EL TIEMPO DE PASCUA ES EL TIEMPO DE TU LIBERACIÓN

Por Ritchie Pugliese

En este tiempo por todo el mundo “Cristiano” la gente se prepara para celebrar la llamada “semana santa” o “la fiesta o celebración de la Pascua“, la cual recuerda la obra de Jesucristo en la cruz del calvario, donde él fue crucificado, padeció, murió y resucitó al tercer día para luego ascender a la Diestra de Dios el Padre (Hechos 1) y recibir un nombre sobre todo nombre (Filipenses 2:5-11) y posteriormente derramar el Espíritu Santo (Hechos 2).

Mas allá de celebrar este hecho histórico real y a la vez espiritual (principalmente para aquellos que hemos nacido de nuevo y vivimos en comunión con Dios a través de Cristo), el evento de la Pascua tiene un significado de alcance profético que lo hace actual, para el tiempo en que vivimos hoy, pues en este tiempo de Pascua Dios quiere hacer algo poderoso en nuestras vidas.

Como la mayoría sabemos, Dios Padre, en su sabiduría, escogió el tiempo de la celebración de la fiesta judía de la Pascua (Éxodo 12:11) para hacer que Jesucristo fuera a la cruz del Calvario. ¿Azar o coincidencia?

Cuando leemos en el Antiguo Testamento, vemos que la Pascua fue instituida la noche previa a que el pueblo de Dios fuera liberado de las garras de Egipto y Faraón. Era el momento de salir para siempre de la esclavitud (Lea Éxodo 12).

Según las instrucciones divinas, antes de salir ellos debían sacrificar y comer un cordero (12:2-5). De allí posteriormente vendría el término “cordero pascual” referido a Jesucristo.

Lo que Dios le estaba enseñando al pueblo de aquél entonces (además de dejar constancia profética en las Escrituras) era que para que ellos pudieran obtener libertad, debían entender el concepto del cordero sacrificado. El sacrificio del cordero animal era una figura de lo que sería mucho tiempo después el sacrificio de Jesucristo, el Cordero de Dios, en la cruz del calvario (1 Corintios 5:7).

Muchos de nosotros con certeza siempre hemos creído y enseñado que la relación entre el evento del Antiguo Testamento con el pueblo de Israel y el evento de la crucifixión de Jesucristo, significa que sólo a través del Cordero de Dios (Jesucristo) puede haber libertad de las manos del diablo (Faraón) y de Egipto (figura del mundo sin Cristo). ¡Ya con lo que he mencionado, aquellos que hemos experimentado la libertad espiritual que hay en Cristo, tenemos un motivo para darle Gloria a Dios y celebrar alegremente la Pascua!

Por lo que estamos diciendo, la celebración de la “semana santa” o la “fiesta de Pascua” es mucho más que un evento histórico, Es la Pascua de Jehová Dios (Éxodo 12:11), por lo tanto ¡es un evento sobrenatural, milagroso donde el poder de Dios no solo intervino en el pasado para liberar a Israel, sino que ha servido para sacarnos de la esclavitud a nosotros hoy!

Es por eso que debemos estar bien enfocados en cada fiesta de Pascua que celebremos. Más que recordar una fiesta religiosa, juntarse a comer con la familia y visitar alguna iglesia una vez al año, la celebración de la Pascua para el creyente que ha nacido de nuevo en Cristo es una verdadera fiesta espiritual-sobrenatural.

Lo que quiero compartirles en esta oportunidad es que, además de poder tener la bendición de celebrar lo que Dios ha hecho por nosotros en Cristo, creo que el Espíritu Santo en esta Pascua nos quiere regalar una bendición extra. ¿Está dispuesto a recibirla?

Cuando leemos el relato del Antiguo Testamento, vemos que el proceso de la salida de Egipto no fue fácil: Cada vez que Moisés iba a ver a Faraón para que dejara salir al pueblo, este se negaba y se originaba en la tierra y en los ámbitos celestiales un conflicto espiritual. Cuando leemos las plagas, nos damos cuenta que lo que sucedía físicamente era el reflejo de lo que sucedía en lo espiritual.

La idea de Dios era libertar a su pueblo y la idea del enemigo era mantenerlos encadenados y esclavizados por siempre.

Idea de Dios:

Liberar al pueblo de Faraón y Egipto para llevarlos hacia el otro lado

Cuando sucedió la muerte de los primogénitos y Faraón decidió darle permiso a la gente de Israel para que saliesen, parecía que el conflicto finalizaba, pero si leemos el relato bíblico nos daremos cuenta que el pueblo de Dios fue perseguido con la idea no solo de detenerlos. Cuando los egipcios no lograron detenerlos por tierra, hicieron el último esfuerzo de pretender cruzar junto a ellos hacia el otro lado.

Aquí aprendemos algo importantes acerca de las maquinaciones del enemigo contra el pueblo de Dios: Cuando el enemigo y su ejército malvado no puede detenernos, intentará meterse en el agua para impedir que crucemos al otro lado, y si aún no lograra su cometido de detenernos, intentará perseguirnos cuando crucemos del otro lado y mientras caminemos del otro lado. ¿Entiende la secuencia?

La idea del enemigo:

Persecución por tierra y por el agua (Mar Rojo) mientras cruzaban hacia el otro lado

El Señor en esta fiesta de Pascua quiere que crucemos hacia el otro lado y empecemos a vivir una nueva etapa en la vida, sin la compañía de los enemigos que nos esclavizaban y flagelaban todo el tiempo.

Es probable que usted en todo este último tiempo haya estado literalmente perseguido por la escasez financiera, enfermedades y problemas de todo tipo. Proféticamente le digo en este día, que Dios le ha preparado una vía, un camino de salida pero usted debe decidir cruzar al otro lado y sacarse de encima a estos enemigos. Usted debe decir por fe cruzar al otro lado y hacer que estos enemigos se hundan para siempre, pues Dios tiene un nuevo tiempo y quiere llevarlo a la tierra prometida a la tierra bendecida que ha destinado para usted, su familia y ministerio.

La idea del enemigo era ir aún más allá:

Persecución por tierra y por el agua mientras cruzaban hacia el otro lado y también cuando estuvieren del otro lado.

Tenemos que entender que el enemigo sabe que del otro lado hay bendición de Dios para nuestras vidas, familias, trabajos, negocios, ministerios, entonces el diablo traza su estrategia pegajosa, de pegarse a nuestro lado dondequiera que nos movamos.

El Señor nos está diciendo en esta hora lo siguiente y creámoslo con fe: – Hijo/a mío: Así como liberté a mi pueblo en el pasado de las garras de Faraón y Egipto, como figura profética de lo que mi hijo Jesucristo haría en la cruz del calvario una vez y para siempre, en esta hora te digo que te quiero llevarte hacia el otro lado sin esos malvados enemigos que se te han pegado por largo tiempo y te han detenido, esclavizado, flagelado y entristecido. Por el poder de Resurrección y Liberación que hay en Mí, decide ahora cruzar por fe hacia el otro lado y mientras lo haces creyendo, sacúdete y quítate de encima mencionado el nombre de aquellos enemigos que te han molestado, porque en esta hora ellos quedarán sumergidos en las aguas del olvido así como sucedió con mi pueblo Israel en el cruce del Mar Rojo. Esta es tu hora pueblo mío, de cruzar al otro lado. Quiero que en el calendario de mi Espíritu diseñado para esta hora, la Pascua, experimentes mi libertad y un nuevo comienzo.-

Si no sabe cómo hacer esta oración, voy a darle un modelo a seguir pero usted dígalo con sus propias palabras, porque lo más importante no es la forma cómo lo diga sino que lo diga creyendo verdaderamente en su corazón:

“Gracias Dios mío porque me doy cuenta que en este tiempo de Pascua tú quieres hacer que pueda salir de mi presente situación plagado de enemigos y cruzar al otro lado hacia mi tierra de destino y promesas bendecidas. En este momento en el nombre de Jesús, doy el paso de fe (si quiere hacerlo prácticamente póngase en pie y mientras ora de un paso hacia adelante) de cruzar al otro lado, hacia un nuevo tiempo. En este momento me despojo en el nombre de Jesús (si desea hacerlo, sacúdase como si se sacara el polvo del cuerpo) de los enemigos que se me han pegado. Me quito de encima y declaro que son sepultados en las aguas de tu Espíritu a _____ (aquí mencione si es alguna enfermedad, dolencia, escasez, esterilidad, falta de resultados, escasez, pobreza, fracaso, etc.). Lo declaro hecho en el Nombre poderoso de Jesucristo, amen.”

¡Aleluya! Ahora sí, celebre doblemente esta fiesta de Pascua y camine siempre tomado de la mano del Señor de este lado de la bendición y siempre hacia adelante hacia el cumplimiento del destino precioso que Dios tiene para usted (Jeremías 29:11)

Check Also

LOS PECADOS RELIGIOSOS EN LA IGLESIA HOY

Por Ritchie Pugliese Existe una ola creciente dentro de nuestro ámbito “cristiano” de personas que …

¿QUÉ ES EL ESPÍRITU DE MAMÓN EN LA BIBLIA?

Por Ritchie Pugliese Para operar con la unción de riqueza de un modo eficaz es …

Leave a Reply

Your email address will not be published.