CÓMO INICIARSE EN EL MOVER PROFÉTICO DE DIOS – Parte 5 –

V. LA FIESTA O CELEBRACIÓN ANUAL

(Leer Éxodo 12:3-14 y 1 Corintios 5:7-8)

En el calendario espiritual de Dios, las celebraciones anuales son las siguientes:

A. El tiempo de Pascua era en los meses de Marzo-Abril,

B. El tiempo de Pentecostés en los meses de Mayo-Junio y posteriormente

C. La fiesta de los Tabernáculos en los meses de Septiembre-Octubre.

¿Qué es una fiesta bíblica?

La palabra fiesta es una palabra griega “heorte“, que significa “festival, día especial“. La palabra “hebrea” Mo’ed significa “tiempo señalado”. Era una ocasión señalada para tener una cita divina y encontrarse con Dios para tener comunión con él. También la palabra fiesta en hebreo es “Hag“, una forma verbal para danzar y tener una ocasión para alegrarse.

Entonces, la palabra hebrea “hagag” es un día para celebrar, tener una fiesta para el Señor. Esto contradice todo lo referido a que una fiesta solo sirve para emborracharse y hacer cosas que no convienen. La danza hebrea estaba enfocada en la victoria de Dios sobre los enemigos.

Lamentablemente muchos ven a Dios como alguien que exige cosas para padecer y creen que esas festividades son para estar tristes, aburridos, ayunando y flagelando el cuerpo. Si bien existen tiempos para ayunar, la mayoría de los tiempos de Dios son para festejar.

Dios creo los tiempos señalados para crear un “ritmo”, para alinearnos en el ritmo de bendición de Dios, en el tiempo indicado y correcto.

A continuación vamos a estudiar la primera fiesta señalada por Dios:

A. LA FIESTA DE PASCUA

Algunos creen que la pascua es para los judíos solamente. El Nuevo Testamento nos dice que la pascua es una celebración para todos nosotros. Jesús y los apóstoles celebraron la pascua. En el Nuevo Testamento, la última cena original fue una celebración de pascua.

Para la Iglesia primitiva, la pascua era la celebración más importante del año. En 1 Corintios 5:7-8 leemos que Cristo es nuestro cordero pascual. ¿Qué significa la pascua? La pascua es la celebración del amor y poder de Dios para librar a su pueblo de las manos del enemigo, no es una fiesta ritual, sino un tiempo para un intercambio espiritual con Dios, para alabarle por su obrar en el pasado y permitir su obrar para el presente.

Para los judíos, era una celebración del poder de Dios, para librarlos de la esclavitud de Egipto. Ellos luego de tanto tiempo en esclavitud fueron liberados a través de la pascua.

Para nosotros, los cristianos, también es un tiempo de liberación para celebrar. Hemos estado en esclavitud bajo la opresión del enemigo. La pascua nos da un cuadro vivo de como Dios nos ha liberado.

Los Israelitas fueron rescatados por Dios, el cual les proveyó una vía de escape.

Como entender la pascua:

Cuando la sangre del cordero era pintada en los marcos de la puerta, Dios aceptaba la muerte de aquel cordero en lugar de los primogénitos de Israel, y el ángel de la muerte pasaba sobre ellos. La pascua significa que a través de la sangre del cordero, Israel fue redimido. El juicio de Dios pasó sobre ellos. Los dioses de Egipto fueron juzgados y su poder fue quebrado. Israel fue liberado de toda opresión y atadura. Ellos fueron libertados para entrar en las promesas de Dios.

¿Por qué la pascua es importante para nosotros?

La pascua es importante porque:

1. Nos une espiritualmente con Israel (Romanos 11:17; Efesios 2)

2. Es parte del plan de salvación de Dios para nosotros

Si no hubiera sido por la pascua, los judíos hubieran perecido en Egipto, Jesús no hubiera venido y no hubiéramos alcanzado la salvación.

3. Dios designo a la pascua como una celebración de Jesús (1 Cor. 5:7-8). Dios hubiera hecho que Jesús muriera en cualquier otra época del año, pero el eligió la pascua, pues nos quiso enseñar que fue dada para enseñarnos sobre Jesús. Únicamente en el tiempo de pascua podemos entender lo que su muerte significó. La pascua tiene que ver totalmente con Jesús, su sangre nos redimió de todo pecado y el poder del enemigo fue derrotado. Cada elemento de la pascua tipifica a Jesucristo.

El enemigo se ha encargado de pervertir el tiempo de pascua, para que la gente piense en cualquier otra cosa, como ser, los huevos de pascua y reunirse solo para comer con la familia.

A través de la pascua el pueblo hebreo llego a ser el pueblo de Dios y nosotros también hemos llegado a ser el pueblo de Dios. Israel sabía lo que significo ser librado por la sangre del cordero, así como nosotros lo sabemos hoy. ¡Cristo es nuestra pascua! (1 Corintios 5:7-8).

B. LA FIESTA DE PENTECOSTÉS

Deuteronomio 16:9-11; Éxodo 19:16-20;  Hechos 2:1-4

La celebración de Pentecostés es una celebración de cielos abiertos. En Marcos 1:10 aparece la palabra griega “schizo“, que significa “algo que se abre con fuerza, violentamente“. Para experimentar los cielos abiertos, necesitamos entender lo que pentecostés significa.

Pentecostés fue una fiesta bíblica instituida por Dios en los tiempos del Antiguo Testamento. Apareces descripta en Levítico 23:15-16; Números 28:26-31 y Deuteronomio 16:9-12. Se celebraba a los cincuenta días posteriores al tiempo de pascua. Pentecostés es la palabra griega que significa “cincuenta días“. En hebreo a la fiesta de las semanas se la llamaba “Shavuot“.

Existen tres niveles de Pentecostés y cada nivel representa una expresión de las bendiciones de Dios. Ellas reflejan tres cosas que Dios quiere hacer en nuestras vidas cuando los cielos se abran. Cada nivel es una puerta de entrada para entrar en una nueva dimensión del poder de Dios.

a) Pentecostés celebra la liberación de la provisión de Dios.

El primer nivel es recibir la bendición de Dios de abundante provisión. Los granjeros habían estado trabajando mucho semana tras semana para preparar el suelo y plantar las semillas con la esperanza de recibir una buena cosecha, pero ellos no tenían la habilidad de hacer que la tierra produzca. Si el Señor no abría los cielos, no habría frutos. Cuando la tierra daba su primera cosecha, ellos le daban a Dios una ofrenda de agradecimiento por su provisión. Era una ofrenda de alabanza y fe, antes que toda la cosecha fuera recibida.

Pentecostés celebra la liberación de la provisión de Dios y ellos la celebraban con alabanza y dando en fe.

Entonces, el primer nivel de pentecostés era abrir sus corazones a Dios a través de alabar y dar. De esa manera ellos estaban posicionados para recibir. Pentecostés celebra la bondad de Dios, al abrir los cielos para liberar su abundante provisión.

b) Pentecostés celebra la recepción de revelación sobrenatural.

Pentecostés fue el día en el que Dios abrió los cielos para revelar su palabra. Cuando el pueblo de Dios salió de Egipto, cincuenta días después de la pascua los cielos se abrieron y Dios les dio su palabra, la Torah. ¿Que es la Torah? Algunos piensan que es la ley, pero la palabra significa en realidad “La enseñanza de Dios“. La revelación de la voluntad de Dios, su amor y su carácter reflejan la Torah. En pentecostés, Dios revela su corazón a su pueblo. Pentecostés celebra la liberación de la revelación de Dios.

c) Pentecostés celebra la recepción de poder y autoridad sobrenatural

En el libro de Hechos capítulo 1 y 2, leemos que cuando llego el día pentecostés estaban todos reunidos. Ellos seguramente habían traído sus ofrendas al templo la noche anterior y entonces estuvieron toda la noche estudiando la Palabra de Dios. ¿Que habían ellos estado estudiando? Jesús les había prometido que el poder del Espíritu vendría…. Dios apareciendo como fuego en medio de las matas ardiendo… fuego de Dios como sucedió en el monte Sinaí…. la visión de Ezequiel donde vio al Señor en un remolino donde había un trono y llamas de fuego… a medida que ellos se iban llenado con la Palabra de Dios, se iban preparando para el tercer nivel de pentecostés… ¡Los cielos abiertos!

El poder de Dios fue soltado sobre la tierra, ¡y esto es lo que la iglesia ha estado esperando por largo tiempo! es por eso que si no entendemos el significa de pentecostés no sabremos cómo prepararnos para recibir un nuevo pentecostés.

Los Apóstoles entendieron lo que significa pentecostés. Ellos sabían como entrar en la bendición de los cielos abiertos. Ellos celebraron la provisión de Dios, ofreciéndole a Dios sus alabanzas y ofrendas; ellos llenaron sus mentes con los pensamientos de Dios, por lo cual se llenaron de fe para recibir la promesa del poder del Espíritu Santo.

Entonces, pentecostés tiene que ver con tres cosas:

1) Provisión abundante;

2) Revelación sobrenatural y

3) Poder y autoridad.

Todos estos niveles conducían a experimentar los cielos abiertos.

C. LA FIESTA DE LAS TROMPETAS

(Levítico 23:24, 27-28, 34; Deuteronomio 16:13)

Ya hemos visto las dos primeras fiestas o tiempos señalados por Dios para encontrarse con su pueblo: Pascua (Marzo-Abril); Pentecostés (Mayo-Junio) y ahora veremos la fiesta de los Tabernáculos (Septiembre-Octubre).

El séptimo mes del calendario hebreo comienza con la fiesta de las trompetas (Yom Teruah), que significa literalmente: El día del despertamiento. Comienza con la más importante serie de días en la Biblia, llamados Rosh HaShanna, que significa “Cabeza del año“. Es el día del nuevo año en el calendario bíblico.

Quizás algunos puedan confundirse y decir cómo es posible que el nuevo año comience en el séptimo mes. Lo que debemos saber es que existen dos diferentes ciclos en el calendario de Dios.

El plan de Dios era que cada año la fiesta de las trompetas marcara el comienzo de un nuevo año de paz, salud, gozo y provisión en la presencia de Dios. El problema fue que el pecado nos alejó del ciclo de bendición y nos acercó al ciclo de pecado y muerte.

En vez de tener paz, salud, gozo, provisión, cada nuevo año traería temor, pérdida, enfermedad, muerte. Fue por eso que Dios inicio un nuevo ciclo de redención. Este ciclo no lleva otra vez al plan original de Dios. El ciclo de redención comienza sietes meses antes. Cuando Dios instituyo la pascua dijo que ese sería el primer mes (fiesta de pascua = redención, luego vendría la fiesta de pentecostés = provisión y tercero vendría la fiesta de las trompetas para completar el ciclo de redención bendecida.

Cuando el ciclo de redención es completo una puerta se ha abierto para la restauración de todo lo que se había perdido. El séptimo mes de redención llega a ser el primer mes de un nuevo año de bendición.

Esta fiesta es una clave importante para la Iglesia hoy. Estas fiestas siempre han sido importantes. Romanos 15:4 dice: Los ciclos de las fiestas anuales de Dios son un sendero hacia la gloria de Dios. Somos redimidos por la sangre del Cordero, somos limpios de todo pecado, aprendemos a recibir su provisión y habitamos en su santa presencia.

Este sendero refleja un cuadro de la iglesia a través de la historia. La pascua representa la redención y limpieza de pecados que tenemos en Cristo, el cordero; pentecostés representa la provisión del poder y los dones del Espíritu Santo; luego vienen tiempos de oscuridad (representado por el tiempo de verano) y luego los tabernáculos representan la gloria de Dios revelada.

Vivimos en tiempos donde la gloria de Dios va a ser revelada. La tercera fiesta, la de los tabernáculos, nos da cuatro pasos para habitar en Su gloria:

1. Trompetas = El llamado para despertar, levantarse (Joel 2:1)

2. Días de expiación, para buscarle (Jeremías 29:12-13)

3. Días de búsqueda, para restauras su comunión (1 Juan 1:9)

4. La fiesta de los tabernáculos (2 Crónicas 7:1-2)

Dios estableció Su calendario para llevarnos a estos cuatro pasos cada año. Estos pasos nos dan el modelo para experimentar un avivamiento.

El punto de partida es la fiesta de las trompetas. El Señor dio un mandamiento acerca de estos días. Todo su pueblo debería escuchar el sonido de las trompetas. Es un llamado a despertar y estar alertas para entrar en una nueva etapa. Dios desea que este llamado capte nuestra atención. Es un tiempo para preguntar a Dios si estamos donde necesitamos o debemos estar.

Los diez días siguientes a las trompetas era el día de compungimiento, llamado “Teshuvah”, que significa “volver, retornar, primavera”. Cuando Dios nos da un llamado, es tiempo de volverse de todo lo que nos impida retornar hacia Dios. En los días de expiación nos acercamos a Dios, le alabamos, leemos su palabra y dejamos que él nos revele los viejos ciclos, para que nos arrepintamos de todo pecado conocido.

Una vez hecho esto, nos movemos al día de búsqueda.

El día de búsqueda es el día para ser restaurados, es un día para que nuestros pecados sean cubiertos con la sangre de Cristo y seamos completamente restaurados para Dios y sus propósitos (Isaías 44:22).

Una vez que la comunión ha sido restaurada, la fiesta de los tabernáculos nos conduce a una semana de gozosa celebración con regocijo. Dios está en medio de su pueblo y nos da gozo al estar en la presencia de Dios. Esto si es un avivamiento.

El plan de Dios para comenzar el año es:

1. Revivir, levantarse

2. Volvernos y volvernos otra vez

3. Ser restaurados

4. Regocijarse

Entonces, cuando las trompetas suenan…. ¡se viene el cambio!

Luego venía el día de expiación, para experimentar restauración.

Es un tiempo para cortar todo impedimento y recibir unción fresca de la vida de Dios (Hebreos 12:1).

El día de expiación era el día más santo del año. Era un día señalado por Dios para un propósito específico. No era un día de fiesta sino de ayuno. Era una ordenanza requerida para todo Israel. Ese era un día clave, donde el sumo sacerdote entraba al lugar santísimo. De esa manera se restauraba la comunión con Dios nuevamente.

Cuando la expiación era hecha, todo pecado era removido y proveía un fresco y nuevo comienzo, para comenzar el año sin culpas. El día de expiación fue designado para enseñarnos a tener un fresco y nuevo comienzo (Lev. 16).

En el día de le expiación, se hacía una ofrenda por el pecado, donde una cabra era sacrificada para cubrir los pecados. Este era un cuadro para comprender el horror del pecado. Cuando la sangre era esparcida en el propiciatorio del Arca del pacto, la expiación era hecha. De la misma manera hoy, Dios nos hada a Jesús como sacrificio expiatorio (Romanos 3:24-25) en la cruz del calvario.

Ahora podemos sencillamente confesar nuestros pecados y recibir su perdón y misericordia (1 Juan 1:9).

El día de expiación es un día para ser perdonados y ser completamente restaurados (Isaías 44:22).

Como comenzar un nuevo año:

1. Asegura que has aceptado a Jesús como tu expiación

2. Asegúrate que has sido limpiado y restaurado para tener comunión con Dios

Confiesa tus pecados

Reclama las promesas de Dios

Dale gracias por su perdón y limpieza

Acepta que has sido limpiado y perdonado

Entra en su presencia con gozo

Al final venía LA FIESTA DE LOS TABERNACULOS

(Éxodo 40:33-35; Juan 1:14)

Comenzaremos analizando los ciclos de Dios. Existen diversas clases de ciclos

A. CICLOS DE DESTRUCCION

Ciclo de adicción

Ciclo de pobreza

Ciclo de incredulidad

Ciclo de pecado y juicio

B. CICLOS DE CREACION

Ciclos de bendición

Ciclos de crecimiento

Ciclos de incremento

Dios quiere que rompamos los ciclos de destrucción y entremos en sus ciclos de bendición. En el Antiguo Testamento, Dios nos dio un ciclo anual de vida. En el calendario de Dios, el nuevo año comienza con la fiesta de las trompetas. Esta fiesta nos llama a una etapa donde podemos romper todo impedimento y experimentar la gloria de Dios. Luego seguían los días de dolor, para buscarle; luego el día de expiación para arrepentirnos y ser perdonados y prevenir nuestra sequia espiritual, hasta que finalmente llega la fiesta de los tabernáculos, el cual era un tiempo para rendirse completamente en Su presencia sabiendo que todo impedimento será removido.

¿Qué es la fiesta de los tabernáculos?

Levítico 23:34-43 dice que el día 15 del séptimo mes la fiesta comenzaría, por siete días. Ellos tendrían que buscar ramas y hojas de palmeras y árboles, para edificar un “Sukkahs” (protector temporario). En el desierto la gente venía de Egipto y habitaron en lugares temporarios y la gloria de Dios vino y habito entre ellos.

La fiesta de tabernáculos, proféticamente, celebra los cinco tabernáculos de Dios:

1. El tabernáculo de Moisés (Éxodo 40:33-35)

2. El tabernáculo de David (Salmo 63:2)

3. El tabernáculo de Jesús (Juan 1:14)

4. El eterno tabernáculo (Apocalipsis 21:3-4; Isaías 4:5)

5. La iglesia es el tabernáculo de Dios (Hechos 15:16-17)

Entonces, los tabernáculos celebran la gloria de Dios habitando entre su pueblo. La gloria de Dios es tangible, es la manifestación de su presencia, como la nube en el templo, los relámpagos y fuego en Sinaí, es un sentido de su presencia con milagros y actos de su gran poder. La fiesta de los tabernáculos es una celebración de la gloria de Dios.

Al celebrar la fiesta de los tabernáculos:

1. Que sea un tiempo de recordar a Dios haciendo “tabernáculo” o morada en el desierto, en Jesús, en nuestras vidas.

2. Que sea un tiempo de gozarse (Lev. 23:40; Deut. 16:14-15).

3. Preparar una ofrenda como expresión de gratitud (Deut. 18:16-17).

4. Que sea un tiempo de anticipación (Juan 7:37-38)

(Esta enseñanza bíblica le pertenece al Pastor-Maestro Robert Heidler del ministerio profético de alcance mundial, “Glory of Zion International Ministries”, Corinth, Texas, USA)

Check Also

DIOS Y LAS FINANZAS EN LA BIBLIA – Parte 1 –

El único sistema financiero que Dios ha ordenado, aprobado y bendecido En los tiempos que …

DIOS Y LAS FINANZAS EN LA BIBLIA – Parte 2 –

El único sistema financiero que Dios ha ordenado, aprobado y bendecido EL ORDEN FINANCIERO EN …

Leave a Reply

Your email address will not be published.