¿QUÉ ES LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL?

Recopilado por Richie Pugliese

En Efesios 1:18-20 leemos: alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza,  la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales,”

El Apóstol Pablo inspirado por el Espíritu Santo escribió acerca de la necesidad de recibir iluminación espiritual para “que sepáis”. Dios quiere incrementar nuestra capacidad para ver las cosas del Espíritu. Él nos está invitando a ver otra vez lo que ya hemos visto; él quiere que veamos más allá de lo que vemos en el horizonte. En definitivas, Dios nos anima a que en este tiempo decidamos ver lo que todavía no hemos visto, y para eso necesitamos de Su iluminación.

Ahora bien, ¿qué es iluminación?

El diccionario define a esta palabra como “iluminar, dar claridad, brillar”. Para ser iluminado es necesario recibir luz para obtener un nuevo entendimiento.

Brindar iluminación (o traer luz) es la meta de un maestro. Es un gozo para el maestro cuando alguien le dice “ahora lo veo, ahora lo entiendo”. ¿Qué sucedió allí? La persona recibió iluminación y ahora puede entender algo nuevo y su vida puede cambiar.

Sin iluminación uno está a oscuras, en tinieblas, y no se puede ver el camino correctamente ni moverse con confianza y seguridad. Dios quiere darnos iluminación para que podamos movernos hacia adelante y cumplir nuestro destino. La iluminación produce visión, revela las trampas del enemigo, revela los recursos y equipamiento para prosperar.

En Efesios capítulo 1 Pablo ora para que Dios abra los ojos de nuestro corazón a fin de que sean iluminados. En los vv. 18-20 el ora para que podamos ser iluminados en tres áreas específicas:

1. la esperanza a que él os ha llamado;

2. las riquezas de la gloria de su herencia;

3. la supereminente grandeza de su poder

1. Necesitamos iluminación para ver la esperanza de nuestro llamado

Dios tiene mucho más para cada uno de nosotros que lo que podríamos imaginar. Todavía no hemos visto ni recibido todo, porque hay más. Esta es la esperanza de nuestro llamado.

El problema es que estamos enfocados en los quehaceres de la vida cotidiana y perdemos de vista esta esperanza, las preocupaciones y responsabilidades de la vida diaria nos hacen olvidar lo que nos ha sido dado. ¡Dios quiere que levantemos nuestros ojos y miremos más allá! No limite sus expectativas futuras a lo que usted está experimentando ahora. Lo mejor de Dios está por venir. Jeremías 29:11 dice: “Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.”

El plan de Dios para su vida no está limitado por lo que usted ahora está viviendo o experimentando. 1 Corintios 2:9 dice; ‘’Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman.” Esta es la esperanza de nuestro llamado y si comenzamos a ver la vida de esta manera, seremos transformados.

2. Necesitamos iluminación para ver las riquezas de la gloria de su herencia

Generalmente pensamos al leer esto que se refiere a las bendiciones de Dios que heredamos por ser hijos de Dios, pero si leemos bien el pasaje aquí habla de las riquezas de la Gloria de su herencia. Es la herencia de Dios, no la nuestra. Este versículo dice algo más increíble que eso. Pablo no está hablando de nuestra herencia sino la herencia de Dios. La herencia de Dios somos nosotros sus santos. Y el ve a sus santos como su tesoro.

Usted es un tesoro valioso para Dios. ¡Juan 3:16 dice que tanto Dios nos amó que envió a la cruz del calvario a su propio hijo, para que estuviéramos con él por siempre! En Efesios 1:4 leemos: “según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él”; Sofonías 3:17 dice; “Jehová está en medio de ti, poderoso, él salvará; se gozará sobre ti con alegría, callará de amor, se regocijará sobre ti con cánticos.”

Dios quiere que nuestros corazones sean iluminados para que sepamos qué clase de tesoro somos para el Señor. Lamentablemente, muchos cristianos no se ven así. Se les ha enseñado a pensar que son “una basura redimida” y que ser humilde significa considerarse un gusano o alguien indigno. Esto puede resultar muy piadoso, pero la Biblia dice otra cosa acerca de lo que somos en Cristo. ¡Somos amados, muy amados por Dios, los que estamos en Cristo! ¡Yo soy su herencia, aleluya!

3. Necesitamos iluminación para ver la supereminente grandeza de su poder

La palabra “poder” aquí en el pasaje es la palabra griega “dunamis”, que significa: Habilidad, fuerza, poder sobrenatural, poder milagroso (1 Corintios 12:10).

El poder “dunamis” era la clave del ministerio de Jesús. EnHechos 10:38 leemos: “cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder (dunamis) a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él.”; enLucas 6:19 leemos también: “toda la gente procuraba tocarle, porque poder (dunamis) salía de él y sanaba a todos.” Dios ha puesto de su dunamis como leemos en2 Timoteo 1:7: “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder (dunamis)…” yEfesios 3:16 “para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder (dunamis) en el hombre interior por su Espíritu”

El dunamis de Dios es la marca que distingue al Cristianismo. El cristianismo no es solo asunto de creer lo correcto, sino que también es cuestión de desplegar las obras de Dios. 1 Corintios 4:20 dice: “Porque el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder (dunamis).”

El poder dunamis debería ser algo normal en la vida de la Iglesia. En 1 Corintios 14:26 “¿Qué hay, pues, hermanos? Cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene salmo, tiene doctrina, tiene lengua, tiene revelación, tiene interpretación. Hágase todo para edificación.” Jesús mismo dijo en Juan 14:12: “De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aún mayores hará, porque yo voy al Padre.” ¡Dios nos ha llamado a realizar Milagros! Por medio de los dones del Espíritu Santo que nos ha dado recibimos habilidades sobrenaturales.

Cuando el poder de Dios es desplegado fluye a través de varios canales, por ejemplo: Algunas veces Su poder fluye a través de los ojos de su pueblo, y ellos ven las cosas que no se ven naturalmente, ellos ven visiones, y tienen discernimiento de espíritus, algunas veces Su poder fluye a través de la boca de su pueblo y ellos hablan lo que de otra manera no se podría hablar, como ser profecía, hablar en nuevas lenguas, Algunas veces Su poder fluye a través de su pueblo, y ellos conocen lo que no se podría conocer de otra manera, como ser, palabra de conocimiento, palabra de sabiduría. ¡Esta es la voluntad de Dios para cada cristiano! ¡El dunamis de Dios fluyendo corporativamente!

El poder sobrenatural del Espíritu Santo es prometido para cada creyente. En Marcos 16:18 leemos: “Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.”

Su poder sobrenatural es indispensable para el Evangelismo. En Romanos 15:19 leemos: “con potencia de señales y prodigios, en el poder (dunamis) del Espíritu de Dios; de manera que desde Jerusalén, y por los alrededores hasta Ilírico, todo lo he llenado del evangelio de Cristo.” Y en 2 Timoteo 3:5 leemos: “que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia (en el original dice “poder” dunamis) de ella; a éstos evita.”

¡Tengamos cuidado de aquellas iglesia donde se habla de piedad pero no hablan del poder del Espíritu Santo para vivir una vida de piedad!

En Efesios 1:19 leemos: “y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza,” Tan grande y poderoso es el poder dunamis de nuestro Dios, que el Apóstol Pablo tuvo que utilizar varias palabras para que pudiéramos entender la dimensión de eso poder. Este es el poder de Su resurrección como dice Romanos 8:11: “Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.”

¿Nos damos cuenta ahora por que necesitamos la iluminación del Espíritu?

La necesitamos para ver las cosas como Dios la ve. Clamemos en este día: – ¡Señor, abre mis ojos!- y comencemos a ver las gloriosas realidades del Reino de Dios.

Check Also

EL DON DE FE

Recopilado por Ritchie Pugliese En 1 Corintios 12:7-9 leemos lo siguiente: “Pero a cada uno …

EL ABISMO SIN FIN DE LA PORNOGRAFÍA

Recopilado y ampliado por Ritchie Pugliese Uno de los principales instrumentos que utiliza Satanás para …

Leave a Reply

Your email address will not be published.