LOGOS Y REMA: DOS PALABRAS GRIEGAS CON UN PODEROSO SIGNIFICADO

Existen dos palabras griegas en el Nuevo Testamento que son traducidas como “palabra”: Logos y Rema. Los eruditos griegos y los teólogos han debatido acerca de estas palabras si son sinónimas, pero muchos creen que los hombres inspirados por Dios escogieron usar cada palabra para expresar un significado diferente. La interpretación que aquí presentamos es más consistente con aquellos eruditos que aceptan la verdad presente.

Cuando usamos la palabra: “logos” nos referimos a la “Palabra (logos) de verdad”, las Escrituras, la Santa Biblia (2 Timoteo 2:15). San Juan también habla de la “palabra” que fue desde el principio que era con Dios, que era Dios, y fue hecha carne y habito entre nosotros, no otro que nuestro Señor Jesucristo. Jesús era la palabra eterna revelada y manifestada en carne mortal (Juan 1:1, 14).

El logos de Dios es creativo, se cumple por sí misma, es poderosa, verdadera, inerrante, infalible, completa y da vida.

La palabra rema, por otra parte puede ser denominada “una palabra de la palabra”. En el Diccionario Expositivo de Palabras del Nuevo Testamento, W. E. Wine explica este término de esta manera: “Rema denota lo que es hablado, lo que es declarado verbalmente o por escrito; en particular, una palabra. El significado de rema (que es distinto al logos) es ejemplificado de la siguiente manera: en el mandato de tomar la espada del Espíritu, lo cual es la palabra (rema) de Dios: (Efesios 6:17). Aquí la referencia no es para toda la Biblia sino solo para ese versículo en particular, que el Espíritu trae a nuestra memoria para usarla en tiempo de necesidad, siendo requerido memorizar con regularidad versículos. (W. E. Wine, Diccionario Expositivo de Palabras del Nuevo Testamento, Nashville, Tennessee, Nelson, 1939, p. 1242).

Una rema es una palabra oportuna inspirada por el Espíritu Santo del Logos que trae vida, poder y fe para llevarla a cabo: “La fe viene por el oír y el oír por la palabra (rema) de Dios” (Romanos 10:17). Para que la palabra rema llegue a cumplirse esta debe ser recibida con fe por el oyente.

En resumen: Cuando usamos el término “logos” nos referimos a la Escritura en su totalidad. Cuando usamos la palabra “rema” queremos decir una palabra específica del Señor que se aplica individualmente. Es una palabra para una persona especifica en un momento específico y para una situación específica.

El logos es como un pozo de agua y la palabra rema es como un balde de agua sacado del pozo. La palabra rema siempre depende del logos.

Debemos estar agradecidos con Dios por el Logos, el cual es la norma de la verdad. Pero también debemos estar agradecidos por la palabra rema, que provee la palabra precisa para esa situación. Todos los cristianos deben vivir por el Logos y deben recibir la palabra rema siempre y cuando sea necesaria.

 

Tomado del libro “Profetas y profecía personal” del Dr. Bill Hamon, publicado en 2001 por Whitaker House, páginas 44-45.

Check Also

CÓMO BATALLAR POR NUESTRA SANIDAD – Parte 2 –

  Importante: Si no has leído la Parte 1, puedes hacerlo ahora entrando en el …

DIFERENCIAS ENTRE EL LIDERAZGO ESPIRITUAL Y EL NATURAL

Por Ritchie Pugliese Mucho se ha dicho acerca del liderazgo en la Iglesia, pero nunca …