EL “911” DE DIOS

Por Ritchie Pugliese

En algunos países cuando se origina una emergencia, o alguna situación peligrosa, cualquier persona puede llamar al número 911 para solicitar pronta ayuda desde su teléfono.

Este número es muy importante y ha ayudado y sigue haciéndolo para proteger y atender a la ciudadanía en caso de emergencias.

Así como en lo natural,  considero que Dios tiene su propio ” 911″ para poder utilizarlo en todo tiempo, y especialmente en los tiempos de temor e inseguridad.

Me estoy refiriendo específicamente al Salmo 91, de las Sagradas Escrituras, el cual contiene poderosas promesas de cuidado y protección de Dios. Lo interesante es que todas las promesas del capítulo están condicionadas al versículo 1. Por eso la comparación con el número 911.

Cuando leemos el capítulo entero nos damos cuenta que la clave para recibir todas las bendiciones prometidas allí, es estar bien posicionados espiritualmente.

Es por eso que creo firmemente que Dios tiene su propio “911” que trasciende lo natural y es algo sobrenatural disponible para todo creyente en Cristo.

Leamos entonces el Salmo 91:

“El que habita al abrigo del Altísimo Morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; Mi Dios, en quien confiaré. Él te librará del lazo del cazador, De la peste destructora. Con sus plumas te cubrirá, Y debajo de sus alas estarás seguro; Escudo y adarga es su verdad. No temerás el terror nocturno, Ni saeta que vuele de día, Ni pestilencia que ande en oscuridad, Ni mortandad que en medio del día destruya. Caerán a tu lado mil, Y diez mil a tu diestra; Mas a ti no llegará. Ciertamente con tus ojos mirarás Y verás la recompensa de los impíos. Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza, Al Altísimo por tu habitación, No te sobrevendrá mal, Ni plaga tocará tu morada. Pues a sus ángeles mandará acerca de ti Que te guarden en todos tus caminos. En las manos te llevarán, Para que tu pie no tropiece en piedra. Sobre el león y el áspid pisarás; Hollarás al cachorro del león y al dragón. Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré; Le pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre. Me invocará, y yo le responderé; Con él estaré yo en la angustia; Lo libraré y le glorificaré. Lo saciaré de larga vida, Y le mostraré mi salvación.”

En este Salmo encontramos reveladas las siguientes bendiciones:

1. El v. 1 es una declaración o principio espiritual: “El que habita al abrigo del Altísimo Morará bajo la sombra del Omnipotente.”

Este pasaje también puede ser leído como el que habita en el lugar secreto del Altísimo, dando a entender la idea de desarrollar una relación íntima espiritual con Dios cada día a través de la oración, la meditación y lectura de la Palabra y la comunión con el Espíritu Santo. Como dijimos anteriormente, este es el pasaje fundamental, pues no es posible recibir las bendiciones que siguen sin primero creer y vivir bajo al glorioso amparo del Señor.

2. El v. 2 es la confesión de fe que el creyente hace luego de ser impactado en su espíritu por la declaración poderosa del versículo 1: “Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; Mi Dios, en quien confiaré.”

Esta declaración la hacemos bajo la cobertura del Todopoderoso, y en Él nos sentimos seguros en medio de los tiempos inestables e inseguros.

3. A partir del v. 3 comienzan las bendiciones decretadas por Dios para la vida de aquellos que viven bajo la cobertura del Dios Altísimo y confiesan con fe el favor de Dios sobre sus vidas:

a) v.3 “Él te librará del lazo del cazador,

b) De la peste destructora.

c) v. 4 Con sus plumas te cubrirá, Y debajo de sus alas estarás seguro;

d) Escudo y adarga es su verdad.

e) v. 5 No temerás el terror nocturno,

f) Ni saeta que vuele de día,

g) v. 6 Ni pestilencia que ande en oscuridad, Ni mortandad que en medio del día destruya.

h) v. 7 Caerán a tu lado mil, Y diez mil a tu diestra; Mas a ti no llegará.

i) v. 8 Ciertamente con tus ojos mirarás Y verás la recompensa de los impíos. 9 Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza, Al Altísimo por tu habitación,

j) v. 10 No te sobrevendrá mal, Ni plaga tocará tu morada.

k) v. 11 Pues a sus ángeles mandará acerca de ti Que te guarden en todos tus caminos.

L. v.12 En las manos te llevarán, Para que tu pie no tropiece en piedra.

LL) 13 Sobre el león y el áspid pisarás; Hollarás al cachorro del león y al dragón.”

Lea detenidamente las bendiciones del Salmo 91 y sin dudas nos daremos cuenta que esta bendición implica recibir cuidado, protección, salvación, sanidad, victoria. ¡Esta es la manera cómo Dios quiere que nosotros sus hijos caminemos cada día!

4. El pasaje termina con palabras de Dios para aquél que vive bajo su cobertura y protección: v. 15 “Me invocará, y yo le responderé; Con él estaré yo en la angustia; Lo libraré y le glorificaré. v.16 Lo saciaré de larga vida, Y le mostraré mi salvación.”

La cobertura y bendiciones del Salmo 91 nos proveen, además, cielos abiertos para recibir respuestas a nuestras oraciones, asistencia inmediata en medio de las dificultades y la certeza de que viviremos largos días experimentando el gozo de la salvación.

Le animo a tomar este pasaje y leerlo cada día al levantarse o al llegar a su lugar de trabajo. ¡No salga a la calle ni empiece su día sin la cobertura poderosa del Salmo 91!. ¡Lo necesitamos!

Check Also

¿QUÉ ES EL ESPÍRITU DE MAMÓN EN LA BIBLIA?

Por Ritchie Pugliese Para operar con la unción de riqueza de un modo eficaz es …

¿QUÉ DICE LA BIBLIA SOBRE LA TRANSFERENCIA DE RIQUEZAS?

Por Ritchie Pugliese Con el tema “prosperidad” en la Iglesia se han cometido demasiados “errores …

Leave a Reply

Your email address will not be published.