UNA PALABRA PARA LA IGLESIA: PASOS PARA QUEBRAR EL PODER DEL CAOS

Nuestro mundo actualmente está envuelto en un caos, donde todo está sacudiéndose ferozmente. Cuando leemos las noticias vemos desastres por todos lados. Debido al caos en el mundo mucha gente está experimentando un caos personal. La pandemia ha dejado serias secuelas en las familias, relaciones, trabajos, ministerios con estrés, ansiedad, confusión y locura.

Podríamos definir al caos como un estado de confusión y desorden, falta de organización y orden, lo que precedió al orden en la creación del universo.

Algunas palabras relacionadas a caos pueden ser: anarquía, tumultos, discordia, libertinaje, sin reglas, rebelión.

Si nuestra vida actualmente está caracterizada por alguna de estas palabras, estamos en caos. Hemos sido atrapados por el caos.

Satanás quiere que existe caos en este mundo para que no existan valores y diferenciemos lo que es malo de  lo que es bueno, para que no exista claridad sobre lo que es verdadero y lo que es falso, para que no haya credibilidad y pensemos que todas son noticias falsas y mentirosas.

Un ejemplo casero de lo que es el caos es una secadora de ropa. Cuando la ponemos en marcha y miramos a través del vidrio de la puerta vemos que todo gira a gran velocidad en una forma totalmente desordenada y sin forma. Satanás quiere que nos sintamos de esa manera.

Lo opuesto al caos seria la calma, orden, paz, quietud, normalidad, armonía. Existe una palabra hebrea que describe lo opuesto al caos: “Shalom”, que significa paz, bienestar, cumplimiento, salud, prosperidad, seguridad, tranquilidad.

En el Salmo 31:14 leemos “Apártate del mal, y haz el bien; Busca la paz (Shalom), y síguela.”. Las palabras en hebreo tienen un sentido pictográfico y shalom podría definirse como “destruir la autoridad que nos ata al caos”.

La palabra shalom deriva del verbo “shalam” que significa “restauración”. Significa proveer lo necesario para hacer que alguien este satisfecho y completo.

El enemigo de nuestras almas quiere promover el caos, pero ¡que bueno es saber que nuestro Dios tiene todo el poder para quebrar el caos!

Cuando el Señor quiebra el caos trae su shalom. Él nos enseña cómo hacerlo en el primer capítulo de Génesis.

En los vv. 1 y 2 leemos: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra. 2 Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.”

Muchos de confunden y leen que Dios creó el mundo desordenado y vacío y que tuvo que invertir seis días para arreglarlo. En realidad esto no fue así…leamos cuidadosamente:

“En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Luego de la frase hay un punto final que demuestra que la oración se ha terminado y dará lugar al comienzo de otra (el v.2). Este punto tiene mucha importancia porque nos dice que entre el v.1 y el v.2 algo sucedió. Lo que sucedió dio lugar a lo que dice el v.2 “Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo”

La tierra estaba o llegó a ser. Es la misma palabra utilizada en Genesis 19:26 donde dice: “Entonces la mujer de Lot miró atrás, a espaldas de él, y se volvió estatua de sal.”. La esposa de Lot llegó a ser una estatua de sal.

Los términos “desordenada y vacía” en hebreo son “tohu y bohu”, que son los mismo términos utilizados en Jeremías 4:23-26 “Miré a la tierra, y he aquí que estaba asolada y vacía (tohú y bohú); y a los cielos, y no había en ellos luz. 24 miré a los montes, y he aquí que temblaban, y todos los collados fueron destruidos. 25 Miré, y no había hombre, y todas las aves del cielo se habían ido. 26 Miré, y he aquí el campo fértil era un desierto, y todas sus ciudades eran asoladas delante de Jehová, delante del ardor de su ira.”

Estas palabras describen un mundo devastado por el juicio. Para entenderlo mejor podríamos decir que la tierra estaba destruida y arruinada con tinieblas.

Por eso lo que vemos posteriormente en los primeros seis días es un proceso de restauración de un mundo devastado, en total caos. Dios tomo seis días para la restauración de la tierra.

La pregunta que surge aquí es que le sucedió a la tierra original, y de dónde provino el caos. La respuesta la tenemos en Génesis 3:1 “Pero la serpiente”. La serpiente antigua es el diablo.

Si Dios menciono que todo lo que había restaurado era bueno, el origen del diablo fue antes del v.2 de Génesis. En Ezequiel 28:12-18 se describe el origen del diablo y en Isaías 14:12-15 su caída y expulsión del tercer cielo.

Estos pasajes nos hablan de Lucero, la más grande criatura. Era un querubín (un ángel) que guiaba a la creación a adorar a Dios… pero…en un momento se llenó de envidia y orgullo y se rebeló juntamente con la tercera parte de los ángeles. Por eso fue expulsado del tercer cielo y enviado a la tierra.

No sabemos cómo fue ese juicio de Dios sobre Lucero cuando fue expulsado. Según se cree, los científicos llaman a ese suceso E.L.E (Extinction Level Event). Satanás y sus demonios habitaron la tierra arruinada y vacía. No sabemos cuánto tiempo esto duro, pero Dios no dejo las cosas así…vemos que paralelo a todo el caos el Espíritu de Dios se movía sobre la ruina oscura…. entonces Dios dijo: Sea la luz y la luz fue hecha.

Este pasaje nos muestra algunas cosas que son necesarias para quebrar el caos:

  1. La presencia del Espíritu Santo

“el Espíritu de Dios se movía”. El verbo mover solo es utilizado otra vez en Deuteronomio 32:11 donde dice “revolotea” y en el Nuevo Testamento hay un pasaje paralelo en Lucas 1:25 donde dice “cubrir”. Cuando el Espíritu revolotea, cubre, engendra e imparte vida.

  1. La voz de Dios

En los seis días de restauración, Dios dijo, Dios habló y las cosas sucedieron. La palabra de Dios tiene poder creativo. En Genesis 1 vemos que la palabra hizo dos cosas:

  1. Dia 1: Dia y la noche >>>>>> Dia 4 las luces del día y la noche
  2. Dia 2: Mares y el cielo >>>>>>> Día 5 El hizo las criaturas del cielo y el mar
  3. Día 3: La tierra seca >>>>>>>>> Día 6 El creo las criaturas de la tierra.

Así como fue en el proceso de total restauración de la tierra, dejemos que Dios nos hable para establecer su orden en nuestro “Tohu y Bohu” (caos)

Dios llamó también a su Iglesia a quebrar el caos en este mundo. En la Biblia la palabra “iglesia” es “Ecclesia” y se refiere a un cuerpo legislativo que establecía límites y ejecutaba decretos.

¿Cómo la Iglesia puede quebrar el caos?

Con la presencia del Espíritu Santo…

Con la Palabra escrita, y la declarada o decretada…

  1. Como resultado se estableció el shalom o la paz de Dios

la Palabra nos dice que al séptimo día Dios descansó. El caos no fue completamente quebrado hasta el día séptimo, cuando el proceso de restauración se completó y la paz y el descanso se establecieron. La paz de Dios viene cuando le damos lugar a la presencia de Dios y a su poderosa palabra. Esta es la única manera de quebrar nuestro caos.

 

Los conceptos de este artículo fueron compartidos por el Dr. Robert Heidler, pastor del ministerio Glory of Zion de Corinth, Texas en Julio del 2022.

 

Check Also

EL OBRAR “DE REPENTE” DE DIOS

Por Ritchie Pugliese La Palabra de Dios dice lo siguiente en Eclesiastés 3:1: “Todo tiene …

JEHOVÁ CHAYIL – LA FUERZA DE DIOS –

Recopilado por Ritchie Pugliese Habacuc 3:19 dice: “El Señor omnipotente es mi fuerza; da a …