LA VERDADERA IDEA DE LO QUE ES UN HOGAR

La verdadera idea del hogar solamente es entendida en el contexto del cristianismo; la familia es una institución de Dios y ella será exitosa únicamente si sus miembros buscan aplicar los principios de la Palabra de Dios en el hogar.

Algunos de los principios bíblicos que hacen que un hogar florezca incluye lo siguiente:

  1. La unión del matrimonio es sagrada. Una vez establecida, no deberían existir pensamientos de ruptura, divorcio, adulterio o el deseo de actuar en cualquier manera que destruya dicha unión.
  2. La mujer es levantada para desarrollar su papel singular. Históricamente la influencia del cristianismo ha sido la que ha elevado a las mujeres por encima del papel de siervas o ciudadanas de segunda clase, en los hogares cristianos, los maridos deben tratar a sus esposas como Cristo trata a la Iglesia (Efesios 5:25)
  3. La verdadera familia está unida enlazada a Cristo. La manifestación del amor dentro de la familia es la autonegación. Los miembros del hogar tendrán mayor preocupación por los otros que por ellos mismo y poseerán un amor que es más fuerte que la muerte (Filipenses 2:3-11). Dichos hogares nunca serán destruidos. Sin estar entrelazados con Cristo para unir a la familia, solamente el afecto natural los mantendrá juntos, lo cual no es suficiente, como lo demuestra el crecimiento de los divorcios actualmente.
  4. Los padres cristianos ven a sus hijos como un regalo del Señor (Salmos 127:3) y a ellos mismos como mayordomos o administradores. Ellos están para preparar a sus hijos para amar y obedecer a Dios, para buscar vivir como el Señor manda y para cumplir su voluntad en sus vidas. En el hogar, está la primera iglesia, la primera escuela. En el hogar las personas desarrollan carácter y conocimiento, aprende a trabajar y como gobernar sus vidas y ayudar a los demás.

Dios debe ser el centro del hogar y sus principios deben ser la base para la familia si van a cumplir su papel central en la vida de una nación. Los padres no pueden pensar que el hogar es solo un refugio contra el mundo o un lugar para escapar y descansar. Dios ha establecido divinamente la familia y da hijos a los padres como parte de su plan para ellos y las naciones.

Hay un monumento en la ciudad de Plymouth, Massachusetts, conocido como “La madre peregrina” que contiene una inscripción: “Ellas criaron a sus familias en una virtud tenaz y una fe viva en Dios, sin las cuales, las naciones perecen”. Si la familia no cumple este papel, ninguna nación puede permanecer.

La misión del hogar cristiano

Dios le ha dado al hogar la misión general de proveer bienestar temporal y eterno a sus integrantes. Al principio de la vida, los hijos son completamente dependientes de sus padres para todas sus necesidades. Dios espera que los padres proveen para sus necesidades físicas, mentales, morales y espirituales. Los padres que no lo hacen son peores que un incrédulo (1 Timoteo 5:8). Nuestros afectos naturales nos impulsaran a hacer esto, pero tenemos necesidad de la Palabra de Dios para hacerlo apropiadamente. Los padres deben satisfacer las necesidades de sus hijos hasta que los hayan entrenado para proveerse a sí mismos.

El descuido de alguna de sus necesidades o las fallas en entrenarlos para proveer para sus propias necesidades y la de sus familias, es un error y provocara problemas, no solamente a los hijos por el resto de sus vidas, sino a la sociedad en la que ellos viven.

Pensemos en el siguiente ejemplo: Hasta antes de 1959, solamente el dos por ciento de los hijos de familias negras en los Estados Unidos eran criados por padres solteros, actualmente son más del cincuenta por ciento los niños negros criados por padres solteros. ¿Cuál es el resultado de esto? Solo tenemos que ver lo que sucede en las ciudades y observar el incremento exponencial del crimen, drogas, asesinatos, etc., para ver el “fruto” de los hogares rotos.

En lo referente al cuidado de sus hijos, los padres deber ser mayordomos fieles a Dios. Dios le dice a los padres: “críalos para el Rey de los cielos y él te pagara el salario”.

Los padres deben entender que están equipando a sus hijos para la vida temporal en la tierra y para la vida eterna. La falta de un entrenamiento apropiado en estas áreas ocasionara que cuando sean mayores de edad al pensar sobre el hogar de su juventud, lo verán con tristeza.

Las obligaciones elementales de un hogar cristianos son enseñar la Biblia, buscar a Dios en oración y adoración, mantener la disciplina, edificar un carácter cristiano e impartir una visión bíblica de la vida, porque si entrenamos a nuestros hijos correctamente, no se apartarán de ello (Proverbios 22:6). Podemos esperar que los que no tienen a Cristo sean mundanos, pero si las familias cristianas son semejantes, entonces la nación que representan está condenada a perecer.

Si los padres ven a sus hijos como un juego o los consideran una carga y delegan su crianza a otros, entonces su deber paternal no puede ser cumplido. No hay sustituto para los padres, ni la guardería, ni la escuela, personas o instituciones pueden tomar el lugar de la madre o el padre.

Es importante tener regularmente un día sabático, no solamente para asistir a la iglesia, sino también para tener tiempo en el hogar para recordar la mano de Dios en la historia de su familia, iglesia o nación (Deuteronomio 5:15). Además de esto, deber haber un tiempo devocional regular para la Biblia y la lectura en voz alta de literatura clásica cristiana.

La influencia del hogar

La influencia en el hogar puede ser resumida en dos puntos:

  1. El hogar moldea el carácter y da forma al destino de los hombres. Hombres de gran carácter e influencia, desde Timoteo (2 Timoteo 1:5), San Agustín, John Wesley hasta George Washington y Abraham Lincoln repetidamente han reconocido al hogar como la fuente de lo que fueron y de lo que lograron.
  2. El hogar determina el curso de una nación. Lo que conforma al hombre conforma la nación, la influencia del carácter y las ideas infundidas en los hombres a través del hogar es evidenciado en los gobiernos, escuelas, iglesias, medios de comunicación y negocios de las naciones. Tendremos buenos ciudadanos cuando tengamos buenos padres. Napoleón entendió esto cuando dijo: “Lo que Francia quiere son buenas madres y entonces estaremos seguros de que Francia tendrá buenos hijos”. (1)
(1) Rev. S. Phillips, The Christian Home as it is in the Sphere of Nature and the Church, quoted in Slater, página 11.

El hogar cristiano produjo los fundadores de los Estados Unidos de América, quienes establecieron la primera república cristiana con sus correspondientes bendiciones y libertades, las cuales a su vez han influenciado la libertad en todo el mundo.

El hogar es el lugar principal para la educación de los hijos

La Biblia enseña que el hogar es la principal institución para entrenar a las futuras generaciones. El padre, la madre y los abuelos deben tomar parte en la educación de los jóvenes. Efesios 6:1-4 nos dice que el padre es especialmente importante en la educación de los hijos. El versículo 4 dice: “y vosotros padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor”. La palabra disciplina significa “doctrina, instrucción, influenciar personalmente a sus hijos”.

  • La Biblia también manda a los padres enseñar diligentemente la verdad a sus hijos (Deuteronomio 6:4-6)
  • Dios escogió a Abraham para ser padre de naciones porque sabía que sería fiel en entrenar a sus hijos. (Genesis 18:19).
  • Salomón, por medio del libro de Proverbios, no solamente instruye a sus hijos, sino que ha sido capaz de instruir a multitudes de jóvenes a través de los siglos. Fue la instrucción de su padre lo que lo capacito para hacer esto.
  • El papel primordial de las madres es enseñar (Proverbios 1; Tito 2:3). El capítulo de Proverbios que ha enseñado a multitudes las características de una mujer virtuosa fue escrito por un hombre, el rey Lemuel, el aprendió esto de su madre (Proverbios 31).
  • El estadista norteamericano Daniel Webster dijo:

“el corazón domestico es la primera de las escuelas y el mejor de los salones de clases; porque allí el corazón coopera con la mente y los afectos con las fuerzas del razonamiento y este es el escenario del casi exclusivo dominio de la mujer. Sin embargo, aunque es tan grande su influencia ejercitada de esa manera este escapa a la observación en tal forma que la historia raramente la toma en cuenta… las madres de una nación civilizada…trabajan, no con materiales frágiles y perecederos, sino con la mente inmortal, moldeando y formando seres que existirán eternamente. Ellas trabajan, no sobre telas que perecerán o sobre el mármol que se desintegrara en polvo, sino sobre la mente, la cual permanece para siempre y que llevara para bien o para mal, durante su existencia, la impresión de la mano… de una madre… que una república libre, la mujer ejerce su sagrado derecho y cumple su destino’” (2)

(2) Rev. S. Phillips, The Christian Home as it is in the Sphere of Nature and the Church, quoted in Slater, página 11.

Fuente: Tomado del libro “Liberando a las naciones” de Stephen K. McDowell y Mark A. Beliles, capítulo 8, Págs. 107-112

 

Check Also

¿ESTÁS PREPARADO PARA EXPERIMENTAR EL MOVER DEL ESPÍRITU SANTO?

Recopilado por Ritchie Pugliese Cuando hablamos en nuestro círculo cristiano del “mover de Dios”, nos …

LAS PUERTAS POR DONDE LOS DEMONIOS PUEDEN ENTRAR

Recopilado por Ritchie Pugliese Ya hemos tratado en otros artículos, que bajo ciertas condiciones de …