CÓMO ALINEARSE Y POSICIONARSE PARA QUE FLUYA LA UNCIÓN

Por Ritchie Pugliese

Este es el tiempo para individualmente, y en el grado de influencia que tengamos en el servicio a Dios, empezar a creer y a crear la “atmósfera adecuada” para que el Señor derrame de su unción y nos equipe con poder para hacer todo lo que él nos ha encomendado hacer.

Para que eso suceda debemos entender el alcance de lo que significa estar correctamente alineados y posicionados, ya que este es el requisito previo para experimentar su unción.

Es por eso que considero necesario explicar cómo alinearse y posicionarse correctamente para recibir la unción.

La primera cosa importante para saber es que no es ninguna cosa mala o equivocada anhelar recibir los diferentes niveles de unción que existen. Muchos cristianos sinceros dicen que tenemos que “Buscar solamente a Dios en vez de ir buscando unciones por todos lados”. Yo pensaba de esa manera hasta que leí lo que dice la Palabra de Dios: 1 Crónicas 16:11Buscad a Jehová y su poder; Buscad su rostro continuamente.” y Salmos 105:4Buscad a Jehová y su poder; Buscad siempre su rostro.”

La Palabra nos exhorta a buscar a Jehová, al Señor por sobre todo, juntamente con su poder o unción. Si usted es un buscador de Dios, no tiene nada malo ni es antibíblico buscar la unción. El problema es no ser un buscador de Dios y solo querer tener la unción con motivaciones egoístas y equivocadas.

Así que, si tú eres un genuino buscador de Dios, ¡tienes la vía libre del Señor para buscar de Su unción!

Ahora bien, con esta importante aclaración sigamos avanzando para saber cómo alinearse y posicionarse para recibir la unción.

¿Cómo hacerlo?

1. Necesitas subirte a la ola del Espíritu

¿Qué significa “subirse a la ola”? Para entenderlo voy a comenzar diciendo que este es un término que utilizan los surfistas cuando pretenden subirse a la cresta de la ola para surfear. Cuando lo logran, están correctamente alineados y posicionados y avanzan sin esfuerzo y con velocidad pues la fuerza de la ola los impulsa.

Subirse a la ola no significa ir detrás de la moda espiritual del momento sino principalmente significa “saber lo que Dios está haciendo para luego ponerse bajo la nube de gloria”. Implica el consultarle a Dios para saber qué clase de unción necesitamos para cumplir lo que él nos ha encargado de hacer.

Si eres un ministro y estás orando para ser utilizado por Dios con un mayor caudal de milagros y señales, decidirás que necesitas la unción de milagros y señales; si estás orando para financiar proyectos evangelisticos y hacer actividades públicas de evangelismo, decidirás que necesitas la unción de riqueza.

Antes de avanzar debes entender:

A. Lo que Dios está enfatizando y diciendo a Su Iglesia y

B. lo que él quiere para tu vida y ministerio en este tiempo y

C. Basado en todo lo anterior, eso definir la clase unción que necesitas.

2. Necesitas ubicarte debajo del “paraguas espiritual”

Es probable que te preguntes: ¿qué significa el “principio del paraguas espiritual”?

Lo explicaré con un ejemplo práctico: El predicador Benny Hinn contó una vez en uno de sus seminarios de enseñanza acerca de lo que es el paraguas espiritual.

Él contaba que cada vez que celebra sus cruzadas masivas, es costumbre que antes de comenzar la reunión central, y que él estuviera ministrando arriba de la plataforma, que los ujieres y personas de su equipo oren por la gente del auditorio para ser sanada. Los milagros fluían mucho antes de que la reunión comenzara.

Esto que sucedía una y otra vez, un día dio lugar a que algunos de los ujieres, miembros de su ministerio, fueran a hablar con el pastor Hinn para decirle que dejaban su ministerio para comenzar sus propios ministerios de sanidad. Ellos veían que oraban por la gente y se sanaban y por eso pensaban que ya tenían la unción de sanidad para ministrar con sus propios ministerios.

Lo curioso, continuaba diciendo el pastor Hinn, fue que al cabo de algún tiempo algunos de estos ujieres regresaron para hablar con él para pedirle que les permitiera reincorporarse a su ministerio porque habían fracasado rotundamente con sus propios ministerios, pues las señales y milagros de sanidad no les seguían como cuando estaban bajo su ministerio. ¿Por qué les sucedió esto a los ujieres que regresaron?

El ministerio de Benny Hinn es reconocido por las sanidades y milagros entre otras cosas. Es la unción que Dios le ha dado a él y a su ministerio. Es una unción que lo distingue de otros ministerios que tienen otro tipo de unción.

Aquellos que se habían ido de su ministerio creyendo que tenían “la unción para sanar”, se equivocaron pues no se dieron cuenta que la gente se sanaba no era por la oración y unción de ellos sino porque ellos estaban sirviendo bajo el “paraguas espiritual” de un ministerio que tenía la unción de sanidad.

La unción que corría por el ministerio de Benny Hinn, les daba a ellos la capacidad de sanar a otros. Mientras estuvieran bajo la cobertura o el paraguas espiritual del ministerio de Benny Hinn ellos iban a ser utilizados en la sanidad, pero si se iban, esa unción para sanar no fluiría a través de ellos.

Esto que comento no es nuevo y le pasó a Saúl cuando estuvo entre los profetas y al estar bajo el paraguas espiritual de la unción profética, el mismo comenzó a profetizar. 1 Samuel 10:11-12 dice: “Y aconteció que cuando todos los que le conocían antes vieron que profetizaba con los profetas, el pueblo decía el uno al otro: ¿Qué le ha sucedido al hijo de Cis? ¿Saúl también entre los profetas?”

Amados, el principio del “paraguas espiritual” consiste en alinearse con un ministerio que tenga la misma unción que nosotros estamos buscando, para que se derrame en nuestras vidas y ministerios.

En el relato de la historia de Elías y Eliseo vemos este principio. Si lees el relato va a ver que Eliseo estaba interesado en tener la misma unción que Elías pero al doble. Él estaba subido a “la ola” de lo que hacía Elías, por eso lo seguía por todos lados y le servía hasta que en un momento determinado le pidió la doble unción de la que Elías tenía. Era una petición arriesgada, pero al estar Eliseo bajo el paraguas o influencia espiritual, recibió la doble unción del Espíritu Santo.

A esto nos estamos refiriendo cuando hablamos de estar bajo el “paraguas espiritual”.

3. Necesitas apoyar un ministerio que tiene la unción que tú estás buscando

Esto se puede hacer básicamente de tres maneras:

a) Invertir tiempo para orar/interceder por ese ministerio para bendecirlo

En el ambiente cristiano es muy común prometerle a alguien “voy a orar por tí” para luego olvidarse y no hacerlo. No todos tenemos la carga para ser intercesores pero si podemos orar para que Dios bendiga, utilice, proteja al ministerio con en el que nos identificamos.

b) Invertir financieramente en ese ministerio para que siga adelante con su tarea

Esto es lo que yo llamo “amor práctico”. Muchos con sus palabras hablan o nos escriben diciendo “que poderosa estuvo esa enseñanza”, “que impactante fue su libro para mi vida”, “qué glorioso ministerio tiene”, etc, pero la medida de compromiso en realidad se ve por las acciones más que por las palabras. Cuando alguien valora un ministerio, y más cuando ese ministerio tiene la unción que uno está buscando de Dios, debería apoyarlo financieramente como un acto de gratitud por el impacto espiritual recibido a través de dicho ministerio.

c) Promocionar dicho ministerio según nuestro alcance y grado de influencia

Otra de las maneras es promocionar, de acuerdo a nuestro alcance e influencia, es hablar bien, recomendar dicho ministerio para que Dios lo siga utilizando y la Palabra siga corriendo. Si usted es el pastor de una iglesia local, pudiera invitarlo a celebrar una actividad o evento u organizar algo en su ciudad junto con otros pastores. También puede recomendarlo a otros consiervos de otras ciudades y países, etc. Si usted es un creyente, pudiera recomendar sus libros, su página web, etc., como una manera práctica y gozosa de estar alineado y posicionado.

Para finalizar

Todo lo que acabo de explicar no hay que hacerlo ni por la fuerza, obligación ni por otra motivación, sino con el simple propósito de glorificar a Dios y honrar a aquél ministerio que tiene la misma unción que uno está buscando para cumplir lo que Dios nos ha encomendado hacer.

No nos olvidemos de buscar con todo nuestro corazón al Señor, y a la vez buscar la unción que necesitamos para cumplir nuestro llamado y ser colaboradores directos en la extensión del Reino de Dios y la predicación del Evangelio. 1 Crónicas 16:11 dice: “Buscad a Jehová y su poder; Buscad su rostro continuamente”.

¡Sigamos estos pasos y esa unción comenzará a fluir a través de nuestras vidas y ministerios, no para la gratificación ni vanagloria personal sino para que el Señor sea glorificado y exaltado en lo que él nos ha llamado a hacer!

Check Also

EL DON DE FE

Recopilado por Ritchie Pugliese En 1 Corintios 12:7-9 leemos lo siguiente: “Pero a cada uno …

EL ABISMO SIN FIN DE LA PORNOGRAFÍA

Recopilado y ampliado por Ritchie Pugliese Uno de los principales instrumentos que utiliza Satanás para …

Leave a Reply

Your email address will not be published.