Por Ritchie Pugliese

Vivimos en un mundo cambiante donde todo se renueva casi constantemente. Lo vemos en el mundo de la moda; en la tecnología y en el ámbito físico donde cada día nuestro cuerpo “cambia”, es decir, madura y envejece, y hasta en las estaciones del año, que van cambiando según la temporada, entre otras tantas cosas.

El cambio es una parte vital de nuestro andar en el camino del Señor.

La vida espiritual en Cristo no es la excepción. El camino de la fe es un camino de constantes cambios para mejor, para experimentar el carácter de Cristo y avanzar. Cambiar es el proceso de madurar (1 Co. 13:11) y madurez es la capacidad de querer cambiar. Los cabezas “duras” no cambian, quizás admiten su error pero nunca cambian pues no desean arrepentirse. La verdad trae convicción para cambiar (Jn 8:32), la verdad siempre confronta.

Cuando un cambio es necesario, no hacerlo es destructivo. Cambiar voluntariamente es aplicar sabiduría, pero cuando los problemas nos cambian, es una crisis (Proverbios 23:7) “Como piensa una persona, así es ella”

Romanos 8:5. Como nuestras ideas o lo que pensamos afectan lo que llegamos a ser, es prioritario que tengamos pensamientos correctos. Nuestra vida no se endereza hasta que la mente lo haga. Por eso es necesario hacer dos cosas:

a) Vigilar lo que uno piensa;

b) Escoger los pensamientos con cuidado.

Mateo 12:33 nos dice que “Los pensamientos llevan fruto”. La actitud de una persona revela la clase de ideas que prevalecen en su vida. Se puede recuperar terreno paso a paso (Gálatas 6:9)

Deuteronomio 30:19 “escoge(los pensamientos) Los pensamientos se vuelven palabras.

Proverbios 18:21 Cambios de a poco, graduales (Deuteronomio 7:22)

Romanos 8:1 “ninguna condenación”.

Cuando uno decide cambiar, al principio todo puede seguir mal. Todo cambio comienza con una decisión. A la decisión debe seguir la dedicación. La disciplina es el puente entre el pensamiento y el cumplimiento. Los cambios requieren arrepentimiento. Sin arrepentimiento, repetiremos los errores.

Tenemos dos opciones: Dirigimos el cambio o el cambio nos dirigirá a nosotros.

¿Por qué la gente no cambia?

Existen diversos factores, como ser:

Orgullo

Temor

Rebelión

Pereza

Ignorancia

APRENDER A SER POSITIVO, es decidir ser una persona de fe, basada en los principios de la Palabra de Dios. Esto es una decisión que debemos tomar. Mateo 18:13 “como has creído, te sea hecho…”

Tener pensamientos positivos no significa pensar solo en cosas bonitas sino estar enfocado en Dios y en Su palabra. Eso nos dará fe más esperanza.

El que ha sido lastimado por muchos años, no querrá volver a creer para evitar otro desengaño y ser herido otra vez. Ese “patrón de vida” que se ha formado en su interior lo conduce a ver todo negativo. Cuando una persona piensa en negativo, habla en forma negativa.

Debemos renovar la mente con el pensamiento de Romanos 8:28 que dice quetodas las cosas ayuda a bien”

La persona positiva, de fe, puede seguir adelante y decidir disfrutar sin importar lo que suceda. El pesimista jamás disfruta nada. Debemos reconocer nuestro negativismo (Filipenses 1:6), debemos pedirle al Espíritu Santo que nos advierta cuando empezamos a ponernos negativos. (Romanos 4:18-20; Proverbios 15:15). Debemos vivir aprendiendo a hacer planes, pero no a desconcertarnos si el plan no sale bien. La persona positiva disfruta de la vida, el pesimista jamás disfruta de nada.

2 Corintios 5:17 dice que somos nuevas criaturas en Cristo.

Juan 16:7-8 tenemos de nuestro lado al Ayudador, ¡el Espíritu Santo!

Filipenses 1:6 Pide al Espíritu Santo que te “tire las orejas”, te advierta cuando te pones negativo.

Aprendamos a creer en el Señor, pues El no falla nunca; no creamos en las situaciones pues son cambiantes y fallan muchas veces.

Romanos 4:18-20

Juan 8:31-32 La verdad os hará libres

Salmos 107:20 envió su palabra y los sanó

Romanos 8:26

Filipenses 4:6-7 paz mental.

Tenemos que pensar en lo que estamos pensando. El Salmo 119:15 dice “meditaré“, “consideraré“. Siembro la Palabra, luego cosecho la Palabra. Usted obtendrá de la Palabra lo que esté dispuesto a poner en ella (inversión de tiempo (Salmos 1:1-2)

Proverbios 4:20está atento a mis palabras” ¿Quién domina mis pensamientos? (Josué 1:8)

¿EN QUE ME DETENGO A PENSAR MÁS DE LA CUENTA?

Generalmente nos detenemos a pensar más de la cuenta en todo lo negativo. El enemigo quiere que pienses que eres infeliz por lo que sucede a tu alrededor, cuando en realidad la infelicidad se debe a lo que sucede en tu interior.

¿Cómo está mi mente?

1 Corintios 2:16 “tenemos la mente de Cristo”

¿Cuándo está normal mi mente?

Efesios 1:17-18 La mente anormal es:

Ocupada

Preocupada

Razonadora

Ansiosa

Temerosa

La mente normal es:

Calma

Tranquila

Serena

Es en este contexto como Dios habla en susurro (1 Reyes 19:11-12); Isaías 26:3completa paz cuyo pensamiento en ti persevera”

A. LA MENTE INCAPAZ DE CONCENTRARSE

La mente “vagando” proviene de los ataques del enemigo. Es la incapacidad de concentrarse, es dejar que la mente haga lo que quiera. Tomar vitamina B, chequear la nutrición, fatiga, cansancio excesivo. La mente incapaz de concentrarse origina la falta de comprensión y nos incapacita para poder escuchar a los demás.

Disciplinar la mente con la Palabra de Dios, decidir concentrarse a leer la Biblia. El que no se concentra no puede aprender nada. 1 Pedro 1:13ceñid vuestro entendimiento

B. LA MENTE QUE DUDA O CUESTIONA TODO

Marcos 11:23-24 Este es el que dice: “Yo me pregunto si….” Preguntarse o cuestionar demasiado, conduce a la indecisión y ésta lleva a la confusión.

C. LA MENTE QUE RAZONA TODO

Santiago 1:5-8 dudar + razonar = CONFUSION

Razonar es imaginarnos el “porque” detrás de algo, buscando entender todo. 1 Corintios 2:14hombre natural” “cosas del espíritu” Razonar en vez de obedecer = perder bendición. Cuando Dios habla, obedezca (Proverbios 3:5). Cuando no obedecemos la Palabra es porque algún razonamiento se ha infiltrado con una mentira.

D. LA MENTE INCRÉDULA

Mateo 14:31; Marcos. 6:6

Dudar es tomar dos caminos, vacilar entre dos opciones. La incredulidad es desobediencia. Nunca Dios nos pone dudas, sino fe (Romanos 12:3; 4:18-21 Abraham no dudó (titubeó) con incredulidad.

A nuestros pensamientos carnales de duda, el enemigo suma sus espíritus de incredulidad para que desobedezcamos a Dios y nos demos por vencidos.

La fe viene por la Palabra (Romanos 10:17)

Mateo 12:24-32 cuarta vigilia de la noche” (3-6 de la mañana) Pedro dedicó mucho tiempo a observar la tormenta. Decidir no dudar (Santiago 1:5-7), dudar es una elección. Mateo 17:14-20por vuestra poca fe“; Romanos 1:17el justo por la fe vivirá

E. LA MENTE ANSIOSA Y PREOCUPADA

La ansiedad y la preocupación apagan la fe y nos conducen a la derrota.

Algunos se preocupan por todo, aun lo de los demás. Si me preocupo no tengo paz (Gálatas 5:22; Juan 15:4)

Distintas palabra bíblicas acerca de la preocupación:

Salmo 37:8no te irrites” (preocupes)

Mateo 6:25

Filipenses 4:6no estar afanosos

1 Pedro 5:7

Preocupación es ocupar el pensamiento en algo que produce temor, ansiedad. La preocupación la utiliza el enemigo para maltratarnos (Mateo. 6:25-34). La preocupación no resuelve nada. (Hebreos 13:5)

F. LA MENTE CRÍTICA, ENJUICIADORA

Mateo 7:1 “yo pienso

Juzgar, criticar revela orgullo (buscar el error en los demás). Debemos tener actitud espiritual no carnal (Gálatas. 6:1-3)

Mateo 7:3-5 La “viga” significa nunca ver lo malo en uno mismo.

G. LA MENTE PASIVA

Oseas 4:6

La persona de mente pasiva dice “no hice nada”. Llenar el espacio vacío de la mente (Efesios 4:27; Lc. 11:24-26 casa vacía) “Mientras más tiempo transcurra sin hacer nada, menos deseara hacer algo”

LA NUEVA MENTE EN CRISTO APRENDE A PENSAR COMO DIOS DICE EN SU PALABRA

(1 Corintios 2:16)

Podemos pensar de una manera que agrade a Dios y traiga bendición. Se puede cambiar de pensar con un corazón nuevo (Ezequiel 36:26-27; Romanos 8:6)

1. POSITIVA (Amós 3:3)

Pensamiento – Actitud – Palabras juntas

Ser negativos es contrario a la mente de Dios. Ser negativo nos aplasta, abruma, deprime. Salmo 3:3 “levanta mi cabeza”

El negativismo trae depresión ¿Cómo vencer la depresión? Lea los siguientes pasajes bíblicos:

Salmo 143:3-10

Identificar el problema, su naturaleza, causa (v. 3)

Saber que la depresión te roba la vida (v.4)

Recordar algo positivo (v.5)

Alabar a Dios por fe (v.6)

Pedir ayuda a Dios en oración (v.7)

Escuchar lo que Dios dice (v.8)

Orar por liberación (v.9)

Hacer la voluntad de Dios (v.10)

2. FIRME

Isaías 26:3 Meditar en Dios y en su obrar, en su Palabra (Josué 1:8; Proverbios 4:20-22; Marcos 4:24)

Salmos 77:12; 119:15

3. ALENTADORA, EDIFICANTE

Romanos 12:8 Sobre su vida, situaciones, los demás. Efesios 4:29 edificarnos en amor.

4. AGRADECIDA

Salmo 100:4 Alabanza + acción de gracias (la queja deja la puerta abierta para el diablo). Si me pongo gruñón pierdo la paz y el gozo. Salmo 34:1 alabanza en todo tiempo. Vivir agradecidos (Efesios 5:18-20)

Es tiempo de renovar nuestra mente con los principios de la Palabra de Dios. Cuando empecemos a trabajar en esto ¡Comenzará una nueva etapa gloriosa en nuestras vidas!

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Follow us: