¿CUÁNTOS TABERNÁCULOS HAY EN LA BIBLIA?

Recopilado por Ritchie Pugliese

Su significado espiritual para nuestras vidas hoy

Juan 1:14 dice: “… aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.”

Este pasaje revelador de la Palabra de Dios nos dice que Jesús habitó entre nosotros. La palabra “habitar” se puede traducir literalmente como que hizo un “tabernáculo” entre nosotros.

Para nuestro pensamiento cristiano automáticamente el mencionar la palabra “tabernáculo” nos remonta al Antiguo Testamento donde se relata sobre el tabernáculo. ¿Por qué cuando se habló de Jesús en Juan 1:14 se dice que él hizo un tabernáculo entre nosotros?

Para poder entenderlo primero debemos entender el significado que la palabra “tabernáculo” tiene para Dios. En nuestras palabras diríamos que significa “habitar entre la gente para manifestar sus bondades entre ellos”.

El deseo de Dios nunca fue estar allá lejos en el cielo y nosotros aquí abandonados en la tierra, sino todo lo contrario. Su gran amor lo ha llevado a establecer una conexión cielo-tierra donde él estuviera presente manifestando de su omnipotencia.

Siempre para Dios fueron muy importantes los tabernáculos por eso en las Sagradas Escrituras encontramos revelados varios tabernáculos.

Vayamos entonces a analizar brevemente los tabernáculos revelados en la Palabra de Dios y su profundo significado espiritual para nosotros hoy:

PRIMER TABERNÁCULO: EL JARDÍN DEL EDÉN

Todo comenzó allí. Cuando Dios creó al ser humano lo puso en un paraíso terrenal. Era un lugar hermoso con toda clase de provisión, un lugar de vida en abundancia. Allí Adán y Eva tenían todo pero lo más importante de todo era que ellos experimentaron una íntima e inquebrantable comunión con Dios.

El Edén fue el primer lugar donde Dios hizo su habitación o tabernáculo para manifestar su gloria. En ese lugar Dios tenía comunión con Adán y Eva de manera continua… el problema fue que debido a la desobediencia todo eso se perdió. Al pecar no pudieron permanecer más en el Edén y tuvieron que ser expulsados del jardín. A partir de allí todo cambiaría….el dolor, la enfermedad, la escasez, la muerte serían la norma de vida… pero Dios no bajo los brazos rendido y se propuso restaurar el concepto de lo que es hacer un tabernáculo. El diseñó un plan de restauración ya que por el establecimiento de un tabernáculo, la presencia de Dios podría nuevamente habitar entre su pueblo, y en su presencia todos los efectos de la maldición serían cancelados y su bendición sería restaurada.

Entonces, el proceso de restauración de Dios para que se presencia estuviera, o hiciera tabernáculo entre su pueblo, comenzó en el Sinaí.

SEGUNDO TABERNÁCULO: EL DE MOISÉS

Cuando Israel salió de Egipto ellos vivieron en tiendas o tabernáculos temporarios por el desierto. Allí Dios le dijo a Moisés: – Ustedes tienen un tabernáculo o tienda donde viven con sus familias. Edifícame a mí también una tienda o tabernáculo para que pueda habitar entre ustedes y manifestar mi gloria –

Fue allí que construyeron lo que se conoce como el tabernáculo de Moisés, donde la gloria descendía y Dios vivía en medio de ellos.

El tabernáculo era el lugar donde la gloria de Dios habitaba en medio de la gente. La gloria desplegada aseguraba un fluir continuo de su bendición. Esto es lo que sucedía en el tabernáculo de Moisés, según Éxodo 40:33-35 “…Así acabó Moisés la obra. Entonces una nube cubrió el tabernáculo de reunión, y la gloria de Jehová llenó el tabernáculo. Y no podía Moisés entrar en el tabernáculo de reunión, porque la nube estaba sobre él, y la gloria de Jehová lo llenaba.”

La gloria manifestada era llamada “Shekina”. La palabra hebrea “shakan” significa “hacer morada o habitar”

Vale la pena mencionar los diferentes niveles de la presencia de Dios:

1. La omnipresencia de Dios: Dios presente en todos lados.

2. La presencia interior de Dios: El Espíritu Santo habitando en la vida del creyente nacido de nuevo.

3. La manifiesta presencia de Dios: Cuando la presencia de Dios se hace “tangible” o la sentimos.

4. La habitación continúa de la presencia de Dios: La presencia de Dios desciende y permanece manifestando su gracia.

Mientras hubiera un tabernáculo, la gloria de Dios estaría habitando con y entre ellos. Eso significaba que:

• Habría perfecta provisión (maná del cielo, el calzado y la ropa no se les desgastaban, Dios les suplía para sus necesidades diarias).

• Habría protección completa (los enemigos eran derrotados)

• Habría salud total (nadie estaba enfermo ni debilitado)

¡La gloria de Dios traería la bendición de Dios!

Para mantener y hacer que la presencia de Dios se quedara entre ellos había que seguir reglas estrictas. El diseño del tabernáculo era un patrón o diseño de Dios con un Atrio (Altar del sacrificio y lavacro), lugar santo (mesa de los panes, candelabro y altar de incienso) y lugar santísimo (El Arca del pacto).

Solo los sacerdotes podían entrar hasta el lugar santo pero únicamente el sumo sacerdote una vez al año podía entrar al lugar santísimo. Para poder entrar tenían que estar ritualmente preparados y allí realizar específicos sacrificios y presentar diversas ofrendas. Cuando todo eso se cumplía estrictamente recién allí la gloria descendía… pero esto no estaba a la vista de todos y el “creyente” normal no podía entrar ni experimentar la presencia de Dios.

TERCER TABERNÁCULO: EL DE DAVID         

En los días de David, Dios le reveló otra manera de entrar en su presencia. David levantó una tienda o tabernáculo en Jerusalén y puso el arca del pacto a la vista de todos. Rodeó ese tabernáculo con adoración las veinticuatro horas del día, los siete días de la semana. Dios era así entronado en medio de las alabanzas de su pueblo. Su presencia habitaba abiertamente entre su pueblo como dice el Salmo 63:2 “Para ver tu poder y tu gloria, Así como te he mirado en el santuario.”

El nombre del lugar donde la presencia de Dios habitaba abiertamente era Sión. Es interesante notar que el primer lugar en la Biblia donde aparece la palabra “Sión” es en el tabernáculo de David. ¿De dónde obtuvo ese nombre David?

Antes de David la palabra “Sión” nunca fue utilizada, ni por ninguna otra cultura de la época… entonces, ¿De dónde obtuvo David la palabra Sión? ¡Directamente de Dios!

Sión es el nombre del nivel más alto del cielo, el lugar de habitación de Dios. El santuario descripto en Apocalipsis 4 y 5 es Sión. El Sión original está en el cielo. Hebreos 12:22 habla del monte Sión. En Apocalipsis 14:1-13 se habla del monte Sión. Sión es un lugar de adoración, es donde Dios siempre es entronizado entre las alabanzas de su pueblo (Salmos 22:3).

¿Por qué el tabernáculo de David fue llamado Sión?

Porque el tabernáculo de David era un pedazo de cielo experimentado en la tierra. En ese tabernáculo, Sión era traído a la tierra. Isaías 33:20 dice: “Mira a Sion, ciudad de nuestras fiestas solemnes; tus ojos verán a Jerusalén, morada de quietud, tienda que no será desarmada, ni serán arrancadas sus estacas, ni ninguna de sus cuerdas será rota.”

Israel gustaba un poco de cielo con el tabernáculo de David. Para poder entender esto necesitamos ver qué sucede cuando adoramos.

Adorar no es lo que se hace en una iglesia, un domingo por la mañana. No significa cantarle canciones a Jesús. La adoración es lo que sucede cuando uno irrumpe en la presencia de Dios.

Supongamos que uno llega a la reunión cansado, turbado y empieza a cantar casi por la fuerza, sin ganas, hasta que algo sucede y uno solo se enfoca en el Señor, adorando…. ¡solo tú y El!… uno está físicamente presente en la reunión pero más consciente de la presencia de Dios, se ha abierto una puerta directa hacia el trono de Dios… ¡para esto fuimos creados…. Allí está nuestra satisfacción!…. Y además todas las bendiciones están almacenadas en el cielo como dice Efesios. ¡Necesitamos aquí las bendiciones de Dios y no en el cielo!

Cuando irrumpimos en la presencia de Dios somos satisfechos. Dios ha dado promesas acerca de Sión:

• Desde Sión las bendiciones de Dios son derramadas (Salmos 128:5)

• Desde Sión la revelación se hace conocida (Isaías 2:3)

• En Sión la autoridad de Dios es establecida (Salmos 110:2)

• Sión es el lugar de refugio y protección (Isaías 14:32)

• Sión es el lugar de sanidad y perdón (Isaías 33:24)

• En Sión se experimenta abundante provisión (Salmos 132:15-16)

• Sión es un lugar de gozo inefable (Jeremías 31:12-13)

Cuando la presencia de Dios habita y se hace presente se manifiestan todas estas cosas. Todo esto fue lo que sucedió en el tabernáculo de David, pero luego el tabernáculo fue destruido y se llevó el arca al templo, perdiéndose toda esta manifestación de la presencia de Dios.

Durante todo el tiempo que el tabernáculo de David estuvo, Israel disfrutó lo que se conoce como “la era dorada”, cuarenta años de increíble prosperidad y victoria.

CUARTO TABERNÁCULO: JESUCRISTO

Años más tarde vino el cuarto tabernáculo: Jesucristo. Como dice Juan 1:14 Dios vino a la tierra y habitó o hizo un tabernáculo entre la gente. ¿Cómo es que Jesús era un tabernáculo? Por cierto, el no vino a levantar una tienda ni organizar un plan para adorar las veinticuatro horas el día los siete días de la semana. Jesús mismo era Dios habitando entre la gente. Él era un portador de la gloria de Dios. Cuando uno estaba con Jesús estaba en la presencia de Dios. Donde Jesús estaba, la bendición de Dios se manifestaba (sanidades, milagros, provisión, liberación, resucitación, etc.)

Cuando el tiempo de Jesús en esta tierra fue cumplido, se originó el quinto tabernáculo.

QUINTO TABERNÁCULO: LA IGLESIA (Los redimidos por la sangre de Cristo)

SEXTO TABERNÁCULO: EL ETERNO O CELESTIAL (Futuro)

El sexto tabernáculo será cuando todos los tiempos proféticos se hayan cumplido. Será la restauración total de todas las cosas. Así como en el Edén se perdió todo en el comienzo, al final de los tiempos todo será recuperado y Dios habitará por siempre con su pueblo.

Apocalipsis 21:3-4 dice: “Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios. Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.”

El tabernáculo celestial está lleno de alabanza y adoración continua. Dios es entronado y exaltado en medio de las alabanzas de su pueblo. Lo que se perdió en Edén ahora es restaurado.

Volvamos por un instante al quinto tabernáculo: La Iglesia, pues Dios quiere mostrarnos algo glorioso:

Por lo que vemos en las Sagradas Escrituras, la Iglesia es la restauración del tabernáculo de David.

En el tabernáculo de David, Dios habitó por cuarenta años abiertamente pero como todavía Jesucristo no había venido, los sacrificios rituales continuaban. Cuando el templo de Salomón fue levantado, el tabernáculo de David fue destruido. El tabernáculo de David fue erigido como un indicio profético de lo que vendría en el futuro.

En Amós 9:11-12 Dios prometió restaurar el tabernáculo de Dios para bendecir a los gentiles que buscaran a Dios: “En aquel día yo levantaré el tabernáculo caído de David, y cerraré sus portillos y levantaré sus ruinas, y lo edificaré como en el tiempo pasado; para que aquellos sobre los cuales es invocado mi nombre posean el resto de Edom, y a todas las naciones, dice Jehová que hace esto.”

¿Por qué es esto importante para nosotros?

En Hechos 15:13-18 vemos que Jacobo oyó el informe de lo que Dios estaba haciendo entre los gentiles y el conectó eso que estaba sucediendo con la restauración del tabernáculo de David. Él dijo: – ¡Esto es lo que Dios está haciendo con su Iglesia!

La Iglesia ha sido llamada a ser la restauración del tabernáculo de David. ¿Cómo puede ser la Iglesia la restauración del tabernáculo de David? ¿Acaso hay que levantar otra vez una tienda y volver a los ritos religiosos?

Algunos creen que hay que tener un lugar especial donde haya oración y adoración continua las veinticuatro horas de día, los siete días de la semana, pero hacer esto no asegura que haya una restauración.

En Hechos 15 Jacobo cuando habló de la restauración del tabernáculo de David no dice que hay que volver a levantar una tienda ni orar las veinticuatro horas del día los siete días de la semana.

La Iglesia primitiva se reunía en los hogares, por todos lados y a veces en lugares más grandes en los atrios del templo.

¿Cómo es prácticamente la restauración del tabernáculo de David en la Iglesia?

La Iglesia es el tabernáculo de la misma manera que Jesús lo fue. El Espíritu Santo vino a residir en el creyente en Pentecostés. Ellos hablaron en lenguas y profetizaron, se movían con sus dones, soltando bendición en el ámbito terrenal. ¡Por medio del Espíritu Santo la presencia de Dios estaba en cada uno de ellos! ¡Ellos eran los portadores de la gloria de Dios!

Cuando se reunían traían con ellos la gloria de Dios y algo se encendía: ¡La presencia de Dios se revelaba!

¿Cómo era esto prácticamente?

Si hiciéramos una visita típica a una reunión casera de la iglesia primitiva del primer siglo, nos encontraríamos en una casa ubicada en un barrio de la Roma antigua. Se reunían por la tarde ya que la creencia hebrea creía que el primer día de la semana empezaba el sábado al atardecer.

Al entrar a la casa uno era recibido afectuosamente por la gente. Parecía que había una fiesta. Algunos tocaban instrumentos, otros cantaban y danzaban, aplaudían levantando las manos. Era una celebración ruidosa y gozosa.

A medida que la música se ponía más lenta para adorar, los presentes se arrodillaban y levantaban sus manos a Dios. La presencia de Dios se hacía evidente. La gente experimentaba el amor fraterno y la aceptación de unos con los otros comiendo juntos alrededor de una mesa. Esto lo describe Pablo en 1 Corintios y por Judas y Pedro. Llamaban a esto “los ágapes”. Daban gracias por los alimentos y en un momento determinado el líder levantaba la copa de vino y la pasaban de mano en mano bebiendo un sorbo. ¡Así era la cena del Señor! La comida era una oportunidad para compartir las cosas de Dios y estar enfocados en él. Compartían testimonios, leían las Escrituras, cantaban y en un momento espiritualmente sucedía algo: La presencia tangible de Dios venía al lugar y el poder de Dios se movía….

En medio de esa gloriosa presencia la gente adoraba y sucedía lo que dice 1 Corintios 14:26 “¿Qué hay, pues, hermanos? Cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene salmo, tiene doctrina, tiene lengua, tiene revelación, tiene interpretación. Hágase todo para edificación.”

El Espíritu se movía con libertad, los milagros sucedían y la gente se convertía.

El historiador Ireneo (año 195 d.C.) decía que las lenguas, palabras proféticas, milagros y sanidades eran lo común. Los muertos eran resucitados por la oración de los creyentes. Las reuniones se extendían hasta tarde pero a nadie le importaba… la reunión terminaba y se despedía alegremente. ¡Así era una reunión de la Iglesia primitiva! ¡La gloria de Dios se manifestaba entre ellos!

Como dijo Jacobo, la restauración del tabernáculo de David resultaría en la salvación de los gentiles.

¿Cómo la gloria de Dios se manifestaba con semejante poder en la Iglesia primitiva?

Sucedía como en los tiempos del tabernáculo de David. Era la gloria transportada por hombres y mujeres consagrados que la llevaban en sus hombros.

La gloria de Dios se manifestaba porque cada creyente la traía con ellos cuando se reunían. Vivían vidas llenas del Espíritu Santo porque en su interior tenían la presencia de Dios. Eran portadores de la gloria de Dios. La presencia o tabernáculo de Dios estaba por todos lados. ¡En su presencia está lo que todos necesitamos! ¡Dios necesita tabernáculos vivientes que lleven su gloria por todos lados!

El tema del tabernáculo (o los tabernáculos) en la Biblia es una expresión del amor de Dios y su deseo de tener comunión con nosotros, como lo dice Éxodo 25:8: “Y harán un santuario (tabernáculo) para mí, y habitaré en medio de ellos.”

Check Also

¿QUÉ ES EL ESPÍRITU DE MAMÓN EN LA BIBLIA?

Por Ritchie Pugliese Para operar con la unción de riqueza de un modo eficaz es …

¿QUÉ DICE LA BIBLIA SOBRE LA TRANSFERENCIA DE RIQUEZAS?

Por Ritchie Pugliese Con el tema “prosperidad” en la Iglesia se han cometido demasiados “errores …

Leave a Reply

Your email address will not be published.