¡NO PERMITAS QUE EL DIABLO TE ROBE LO QUE TE PERTENECE!

Recopilado por Ritchie Pugliese

La Palabra de Dios dice en Marcos 4:15 que el enemigo viene con rapidez a robar la palabra de Dios, y consigue su cometido, cuando ella está en la “etapa de semilla”: “Y éstos son los de junto al camino: en quienes se siembra la palabra, pero después que la oyen, en seguida viene Satanás, y quita la palabra que se sembró en sus corazones.”.

La prosperidad del Señor implica, entre otras cosas, cosechar de lo que ha sido sembrado. Si has sembrado o estás sembrando y no recibiste la cosecha, hay un enemigo en algún lugar, oculto, destruyendo tu ganancia.

El deleite del diablo es destruir nuestra semilla. Es algo terrible sembrar y no cosechar. Esto es lo que llamaríamos el fruto o resultado del espíritu de pobreza.

En Jueces 6:3-6 leemos: “Pues sucedía que cuando Israel había sembrado, subían los madianitas y amalecitas y los hijos del oriente contra ellos; subían y los atacaban. Y acampando contra ellos destruían los frutos de la tierra, hasta llegar a Gaza; y no dejaban qué comer en Israel, ni ovejas, ni bueyes, ni asnos. Porque subían ellos y sus ganados, y venían con sus tiendas en grande multitud como langostas; ellos y sus camellos eran innumerables; así venían a la tierra para devastarla. De este modo empobrecía Israel”

La Biblia dice que cada vez que el pueblo de Israel sembraba su semilla, los madianitas destruían su ganancia, y no dejaban alimento para el pueblo de Israel.

Es interesante notar que el pasaje dice específicamente que la ganancia o cosecha de Israel solo podría ser destruida “hasta llegar a Gaza”.

¿Qué significa esto para nosotros hoy? ¡Para experimentar verdadera prosperidad, debemos dejar atrás a “Gaza”! La semilla que tienes es preciosa, y es por eso que el diablo llega de inmediato para robarla. Él es un ladrón de semillas. Su objetivo es destruirla, porque sin ella usted siempre tendrás necesidad. Donde no hay semilla no hay multiplicación ni cosecha.

La buena noticia es que el enemigo tiene límites. En este caso, era un lugar llamado Gaza. “Gaza” significa “el lugar de la fuerte voluntad” y representa un espíritu territorial. Los espíritus territoriales están limitados a jurisdicciones donde se les ha dado autoridad en cierto territorio. Si puedes pasar y dejar atrás esa jurisdicción de autoridad del enemigo, ellos ya no tendrán gobierno ni autoridad sobre tí. Por eso la clave es que tenemos que pasar y “salir de Gaza”.

Para entender el concepto espiritual, podemos dar el siguiente ejemplo: Es como dejar atrás la frontera de un país donde las leyes son distintas para entrar al otro lado, a otro país. Cuando tú pasas “Gaza”, la ley espiritual de Dios anula el derecho del enemigo de destruir su ganancia. Aunque Gaza es un lugar natural, representa un espíritu maligno.

Jueces 6:6 habla de la gran pobreza de Israel. El espíritu de pobreza es una maldición, y debe ser expulsado del pueblo de Dios. Es cierto que existe mucha necesidad en el pueblo de Dios, pero a lo que me refiero es a lo que está detrás de esa necesidad, es decir, al espíritu inmundo de necesidad.

Esto significa que existe un demonio que mantiene a la gente en constante necesidad hasta llegar al punto de distraerla de su propósito en la vida. La necesidad, que nos distrae del propósito de Dios en la vida, es demoníaca y no debiera tolerarse, sino reprenderla y echarla fuera.

Volviendo al pasaje de Jueces 6, vemos que los israelitas clamaron a Dios por liberación. Debido a que la pobreza es un espíritu maligno, es que las personas que están atadas deben ser liberadas.

La pobreza es una mentalidad o patrón de pensamiento, una fortaleza mentirosa del diablo alojada en nuestra mente. La fortaleza de la pobreza no está en cómo ella se manifiesta, sino en lo que realmente ocurre “detrás del telón”. La pobreza no solo encadena los bolsillos, encadena la mente. ¿Te das cuenta ahora por qué el Señor nos exhorta a renovar la mente con los principios de Su Palabra (Romanos 12:1-2)?

Jueces 6:15 nos dice que la familia de Gedeón era la más pobre en Israel, y sin embargo Dios la escogió para sacar a su pueblo de esa atadura. Gedeón tenía que dejar atrás las circunstancias que estaban delante de el para cumplir el plan de Dios. Para ser librado de la pobreza, tenía que cambiar su modo de pensar. Para Gedeón esa era “la frontera espiritual de Gaza”. El enemigo solo puede atarte hasta el punto en que tu mente crea sus mentiras y se limite, en vez de extenderse en fe.

Dicen los estudiosos que Gaza es actualmente uno de los lugares de mayor pobreza en el mundo (81 % viven en extrema pobreza). Las Escrituras declaran que Dios maldijo la tierra de Gaza para que fuese desierta (Amós 1:6; Sofonías 2:4). Los filisteos hacían su negocio con el pueblo de Dios, pues los tenían y vendían como esclavos. Por eso Dios pronunció juicio eterno sobre ellos. Hoy día la maldición es tan prevaleciente allí que la gente no puede conseguir empleos.

Gaza está situada entre Egipto e Israel. Aún hoy, a cualquiera que nazca en Gaza no se le permite la entrada a Israel. Tienen que quedarse a vivir en Gaza o irse a Egipto.

En todo esto hay un significado espiritual. Aunque Gaza está entre Egipto e Israel en lo natural, la “Gaza espiritual” está establecida de la misma manera. Para nosotros los creyentes en Cristo, Egipto representa al mundo, Israel representa la tierra prometida, y Gaza es un tipo de desierto en el espíritu. Todos los creyentes vienen de un Egipto del que han salido, pero deben atravesar Gaza para a llegar a su tierra prometida en el Espíritu.

Aunque pueda ser que estés pasando por una experiencia “en Gaza”, lo importante es que tú debes decidir dejar atrás a Gaza. Si te quedas allí el enemigo tendrá derecho continuo a destruir tu semilla y tu ganancia o cosecha.

Viene a mi mente el ejemplo de Sansón, que era nazareo apartado para Dios, pero perdió su unción en Gaza. Todo comenzó cuando entró a un prostíbulo en Gaza. Sus padres le advirtieron de que no se juntara con mujeres extranjeras. Como si fuera poco, después se enamoró de otra mujer de Gaza: Dalila. Al dejar las puertas abiertas al enemigo, debido esa relación, el quedó atado, ciego, fue echado en la cárcel hasta que finalmente murió en Gaza.

Gaza es conocida como el lugar de los incircuncisos. Espiritualmente hablando, seamos circuncidados y separados para el Señor, y dejemos que el Señor le guarde a usted y familia de lo que es maldito.

Es interesante destacar que durante el tiempo en que Israel sufrió una gran pobreza, Dios les envió un profeta. El profeta les recordó que Dios los había sacado de Egipto (Jueces 6:8). Gedeón le preguntó a Dios que si él estaba con ellos, debido a las cosas malas que les sucedían. Él le preguntó: – ¿Dónde están los milagros que nuestros padres hablaron? ¿Realmente nos sacó el Señor de Egipto como nuestros padres dijeron? –

No importa lo que hayas experimentado, nunca olvides la bondad del Señor. Recuerda lo que Dios ha hecho hasta este punto de tu vida. El seguramente hizo grandes cosas por tí. No permitas que tu situación actual te robe también lo que Dios ya ha hecho por tí en el pasado. Sé agradecido. Un corazón que busca a Dios tiene un corazón agradecido.

No podemos entrar por las puertas de Dios sin antes darle las gracias por lo que él ya ha hecho. Haz memoria de todo lo que Dios hizo por tí en el pasado, y conságralo al Señor. Recuérdales a tus hijos las cosas que hizo Dios para que ellos no las cuestionen. Anote los milagros que Dios ha hecho y compártalos en familia.

En esta hora, en el Nombre de Jesús, declara bendiciones sobre todo donde tú pongas tu mano para hacer la voluntad de Dios. Declara fertilizada tu semilla con bendiciones y declara hoy con fe y autoridad divina, que la boca del devorador estará cerrada para siempre y nunca más,  a ti ni a tu descendencia, les robará la semilla y la ganancia de la semilla. ¡Amén!

Check Also

¿QUÉ ES EL ESPÍRITU DE MAMÓN EN LA BIBLIA?

Por Ritchie Pugliese Para operar con la unción de riqueza de un modo eficaz es …

¿QUÉ DICE LA BIBLIA SOBRE LA TRANSFERENCIA DE RIQUEZAS?

Por Ritchie Pugliese Con el tema “prosperidad” en la Iglesia se han cometido demasiados “errores …

Leave a Reply

Your email address will not be published.