ESPECIAL NAVIDAD 1: EL TIEMPO DEL CUMPLIMIENTO PARA EL NACIMIENTO DE JESUCRISTO

¿Por qué Jesús nació en esa época y no en otra?

La Palabra de Dios dice en Gálatas 4:4 “Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos.”

Estas palabras nos muestran que el advenimiento del Señor Jesucristo no fue casualidad sino que Dios lo había preparado de antemano según su plan divino.

Existen muchas preguntas que uno puede hacer, como ser: ¿Por qué Jesús nació en esa época y no en otra? ¿Por qué no nació en otra época como en la Edad Media o en el Oscurantismo? ¿Por qué no nació luego del diluvio cuando comenzó una nueva era con Noé?

Todas estas y otras preguntas son válidas pero de lo que estamos seguros es que Jesús nació en el tiempo estipulado por Dios. El interpreto que ese tiempo era el momento preciso e indicado.

Además de eso, es importante que sepamos algunas cosas referidas al momento en el cual Jesucristo nació de la virgen María:

  1. La situación política de ese entonces

Durante siglos hubo muchas guerras entre las naciones, hasta que el Imperio Romano había conquistado la tierra y había reemplazado la guerra con un impero dominador que impuso leyes para que todos viviesen en paz pero dominados por ellos. Las barreras políticas se extinguieron y eso dio lugar al libre intercambio entre las provincias/naciones, lo cual llevo a crear un concepto de unidad pacifica con prosperidad. Los Cesares dominaban y mandaron a construir carreteras que facilito el acceso a todos los lugares para comerciar y explotar los recursos de cada región.

La llamada Pax Romana se difundió por todos lados y su benéfica influencia de dejaba sentir por todas partes. Fueron tiempos de dominio del Imperio Romano pero fueron tiempos de paz, lo cual ayudo posteriormente al esparcimiento del evangelio de Cristo.

  1. La situación cultural e intelectual

En aquella época existía por primera vez en la historia un lenguaje admirablemente adecuado para transmitir las gloriosas verdades del Reino de Dios. Durante los siglos anteriores todas las naciones habían tenido su propio idioma, pero debido al establecimiento del imperio griego bajo Carlo Magno, el idioma griego había llegado a ser el que se utilizo tanto en el comercio como en lo socio-cultural en todos los confines de la tierra.

Además, debemos mencionar que el pensamiento del mundo entero estaba preparado para recibir el mensaje. Los filósofos griegos habían enseñado a la gente a pensar por si mismos, y con avidez se habían propuesto examinar todos los temas de la vida incluida la espiritual. En la búsqueda a la solución de todos los problemas llegaron a la conclusión que para entender y resolver muchas incógnitas tenían que considerar a un ser supremo, sobrenatural.

  1. La situación social y moral

En aquella época la condiciones morales y sociales iban de mal en peor. El mundo estaba sumergido en un mundo empantanado de vicio y maldad como nunca antes en la historia. Parecían haber llegado a un punto donde no era posible distinguir entre el bien y el mal. Por todo eso, la sociedad estaba cargada de un vacío espiritual, de pesimismo y de una gran decadencia moral. Todo esto era el marco adecuado para las buenas nuevas del Evangelio a través de Jesucristo.

  1. La situación religiosa

El sistema religioso basado en la idea panteísta de adorar a muchos dioses había decaído al no satisfacer a la gente. Había un florecimiento de la adoración y veneración del emperador romano. Los diversos cultos saturados de misterio provenían del oriente, pero ninguno de ellos podía apagar el vacío y la sed espiritual de las personas. De allí surgieron nuevos métodos para llenar ese vacío con el eclesismo, que escogiendo lo mejor de cada religión pensaban hallar la panacea espiritual; el sincretismo, que cotejando las muchas religiones, adaptándolas y fusionándolas en una sola; el escepticismo que dudaba de todo y no hallaba satisfacción en nada, creaban un vacío que solo Jesucristo podía llenar. Entre los judíos las cosas estaban un poco mejor, ya que su creencia monoteísta y la promesa de un Mesías pero aun así existía una insatisfacción espiritual.

A través de todo lo compartido vemos entonces como Dios había guiado todos los detalles de la historia, a fin de preparar al mundo de aquel entonces para fuera el escenario propicio para la llegado de su Hijo Jesucristo y cumplir la promesa de Isaías 9:6 “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.”

 

Fuente: La Vida de Jesucristo, lección 2 escrito por Francisco Cook y publicado por Editorial Portavoz, Grand Rapids, Michigan, USA, 1999.

 

Check Also

¡PREVALECERÁS!

Por Ritchie Pugliese Buscando a Dios en estos días, sentí la voz suave y, a …

CUANDO PENSAMOS QUE DIOS SE HA OLVIDADO DE NOSOTROS

Por Ritchie Pugliese ¿Te encuentras en un momento especial, donde a pesar de haber orado, …