II. EL TIEMPO DE DIOS

Leer Jeremías 29:11

“Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.”

Leer Eclesiastés 3:1-8

“Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora. Tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado; tiempo de matar, y tiempo de curar; tiempo de destruir, y tiempo de edificar; tiempo de llorar, y tiempo de reír; tiempo de endechar, y tiempo de bailar; tiempo de esparcir piedras, y tiempo de juntar piedras; tiempo de abrazar, y tiempo de abstenerse de abrazar; tiempo de buscar, y tiempo de perder; tiempo de guardar, y tiempo de desechar; tiempo de romper, y tiempo de coser; tiempo de callar, y tiempo de hablar; tiempo de amar, y tiempo de aborrecer; tiempo de guerra, y tiempo de paz.”

Dios tiene un plan detallado para nuestras vidas

La Biblia enseña que Dios tiene un plan detallado para nuestras vidas. Este plan incluye fechas determinadas en las cuales El desea llevar a cabo ciertas cosas para nosotros.

Dios tiene varias clases de tiempos señalados, algunos son un evento de una vez, por ejemplo: Nacemos y morimos físicamente una vez; otros son eventos repetitivos, como si fueran un círculo, como ser, tiempo para plantar y tiempo para cosechar. Algunos tiempos señalados se repiten regularmente y forman parte del calendario.

En la Biblia Dios nos da un calendario específico de estos tiempos señalados. Este calendario de tiempos señalados es muy importante, de los cuales las Escrituras hablan de ellos, maravillosas promesas se dan para los que los guardan, ¡y la mayoría de los creyentes lo ignoran totalmente!

Los tiempos señalados son también llamados “Fiestas” no solamente “feriados” o rituales antiguos. Estos son tiempos diseñados por Dios para llevar a cabo ciertas cosas en nuestras vidas. ¡Son literalmente citas o encuentros con Dios!

Existen tres clases de tiempos señalados en el calendario de Dios:

1. Citas o encuentros semanales dados como un regalo de Dios: El ciclo sabático, el cual revela la bondad de Dios: Trabajo seis días y tomo el séptimo para mí.

2. Citas o encuentros mensuales, los cuales sueltan el favor de Dios y dan dirección profética, el cual se celebra al principio del mes, y donde le damos a Dios las primicias.

3. Citas o encuentros anuales, en las cuales se celebran fiestas especiales, para acercarse más y más al Señor y romper la opresión del enemigo.

Estas celebraciones no son cargas pesadas legalistas, sino que han sido designadas para bendecidnos, pues Dios quiere llenar nuestras vidas de bendición e incrementarnos con Su bondad. Cada vez que hacemos esto una y otra vez, se produce un ciclo positivo repetitivo que nos ayuda a invertir tiempo con Dios, a empezar el mes con el Señor y las tres fiestas especiales con el Dios del universo.

El Calendario anual de Dios:

Leer Éxodo 23:14-17tres veces en el año

La primera fiesta, Pascua, es en el mes primero (Marzo-Abril)

La segunda fiesta, Pentecostés, es en el mes tercero (Mayo-Junio)

La tercera fiesta, Tabernáculos, es en el mes séptimo (Septiembre-Octubre)

Cada fiesta tiene, a su vez,  una triple celebración:

1. Pascua:

• Pascua

• Panes sin levadura

• Primeros frutos

2. Pentecostés

• Cosecha

• Palabra

• Espíritu

3. Tabernáculos

• Trompetas

• Expiación

• Tabernáculos

Estas tres fiestas anuales se ven reflejadas en el Tabernáculo de Moisés:

El Atrio, lugar donde estaba el altar del sacrificio y el lavacro para obtener Redención y limpieza representa la fiesta de Pascua;

El lugar santo, lugar donde estaba la mesa de los panes de la proposición, el candelabro y el altar del incienso para obtener provisión (El trigo de los panes para lo físico; la ley del Antiguo Pacto y el Espíritu del Nuevo Pacto) representa la fiesta de Pentecostés

El velo representa el tiempo del verano.

El lugar santísimo, lugar donde estaba el Arca del Pacto para recibir la Gloria de Dios y habitar en Su presencia, representa la fiesta de los Tabernáculos.

Estas tres fiestas anuales también se ven reflejadas en la Historia de la Iglesia:

El ministerio de Jesucristo trajo redención y limpieza;

La Iglesia Primitiva trajo la provisión de los dones y poder del Espíritu Santo;

Luego vino el tiempo del velo, donde la iglesia perdió el sentido espiritual y se la llamo el tiempo de Oscurantismo;

La Iglesia del tiempo final de la historia, es la Iglesia que vera la Gloria revelada de Dios.

El ciclo anual de Dios es un viaje en la presencia de Dios, como caminar a través del Tabernáculo (atrio, lugar santo y lugar santísimo). Vivir en el mundo es como estar en una escalera hacia abajo, uno tiene la tendencia a alejarse más y más de Dios, pero Dios quiere que esta escalera la subamos para estar más cerca que nunca de la presencia de Dios. El ciclo anual incluye un mapa hacia el avivamiento.

Nuestro problema es que solo conocemos las fiestas tradicionales del país hebreo, pero no entendemos los tiempos especiales de Dios, no sabemos en qué consisten ni sabemos cuándo son, no tenemos idea como celebrarlos para entrar en el propósito de Dios.

Esto no tiene nada que ver con algo legalístico. Usted no se va al infierno por no observar los tiempos especiales anuales de Dios. Usted es libre para celebrarlos o no, pero, nos perderemos esas citas especiales con Dios y confundiremos los tiempos: en vez de celebrar estaremos ayunando, nos perderemos las ventanas de oportunidades que Dios nos quiere dar y nos costara entrar en las bendiciones que Dios tiene para nosotros.

Entra en el enlace de abajo para ir a la Parte 3 del estudio:

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Follow us: