Recopilado por Ritchie Pugliese

El trabajo de parto espiritual para producir un nacimiento espiritual

Miqueas 4:10 dice lo siguiente: “Duélete y gime, hija de Sion, como mujer que está de parto; porque ahora saldrás de la ciudad y morarás en el campo, y llegarás hasta Babilonia; allí serás librada, allí te redimirá Jehová de la mano de tus enemigos.”

Uno de los ejemplos bíblicos de “agonizar” en oración delante de Dios es la historia de Ana en 1 de Samuel. Israel estaba en gran decadencia como nación. El sacerdocio había caído en total confusión. Sin embargo, como lo requería la ley, un hombre llamado Elcana llevó a su familia a Siloé para ofrecer sacrificios al Señor.

Ana era una de las esposas de Elcana y era estéril. Esta carencia la hacía vivir en aflicción de espíritu y angustia contínua, la cual la Biblia llama “amargura del alma” (1:10).

En el tabernáculo de Dios ella oró, lloró con angustia e hizo un voto: “E hizo voto, diciendo: Jehová de los ejércitos, si te dignares mirar a la aflicción de tu sierva, y te acordares de mí, y no te olvidares de tu sierva, sino que dieres a tu sierva un hijo varón, yo lo dedicaré a Jehová todos los días de su vida, y no pasará navaja sobre su cabeza.”

Ana “agonizó” en oración delante de Dios para que le diera un hijo. El sacerdote Eli que la veía vio mover sus labios pero no escuchó lo que decía. Él pensó que estaba borracha y la reprendió, pero Ana le abrió su corazón y este le dijo: ‘Elí respondió y dijo: Ve en paz, y el Dios de Israel te otorgue la petición que le has hecho.”

Ana era una mujer de gran fe y destino cuya agonía nos provee a nosotros hoy un patrón a seguir:

• Ella oró al Señor

• Ella lloró en angustia (trabajo de parto)

• Ella elevó su aflicción al Señor

• Ella dijo: “Y te acordares de mi

• Ella rogó: “si me dieres un hijo varón yo lo dedicaré…”

• Ella le contó al sacerdote el problema y expresó su emoción

• Ella pidió favor que viniera sobre ella

• Ella alcanzó la victoria

• Dios a luz algo nuevo para Israel

Ana entonces cumplió su voto para con Dios y consagró la respuesta que recibió y este acto originó un cambio del curso de Israel.

Samuel comenzó a profetizar desde joven y la nación comenzó a cambiar, aunque no todo estaba yendo bien. Mientras Eli fue sacerdote, Israel fue derrotado en guerra con los Filisteos. El resultado de eso fue que perdieron el Arca del Pacto. Esta derrota sin embargo puso a Israel en curso para restaurar la presencia de Dios en la tierra y David luego retornaría el Arca a su lugar en Jerusalén años después.

El trabajo de parto espiritual en la oración produce un nacimiento espiritual

El trabajo de parto espiritual puede definirse como un trabajo doloroso y dificultoso o una carga pesada espiritual, asociada con la tarea de dar a luz algo en el ámbito espiritual.

Cuando Ana se acercó al Señor, ella estaba en angustia debido a sus circunstancias. Su agonía no era algo puramente emocional o una necesidad no cumplida en su vida. Más bien era su espíritu el que se levantaba debido al destino para lo cual había sido creada pero que aún estaba incumplido. Ella estaba por dar a luz a un gran profeta y juez de Israel, algo en su espíritu le decía que no se conformara con su esterilidad.

Antes de que diera a luz físicamente a Samuel, ella hizo trabajo de parto espiritual y dio a luz espiritualmente para vencer la maldición de esterilidad, no solo para ella misma sino para toda la nación de Israel. Cuando realizamos trabajo de parto espiritual le permitimos al Espíritu Santo dar a luz algo nuevo a través nuestro.

Hay cuatro puntos importantes que nos pueden ayudar a reconocer la obra del Espíritu Santo sobre este tema:

1) El trabajo de parto espiritual es dado por Dios y no es algo que nosotros podemos hacer. Es algo profundo espiritual, lo cual puede ser audible como no audible de acuerdo a Romanos 8:26

2) El trabajo de parto espiritual algunas veces viene como resultado de orar por algún área que otros ya han orado. Dios nos escoge para ser uno de los que oren para que algo sea dado a la luz.

3) Aquellos que tienen un don de intercesión a menudo orarán con este tipo de oración, diferente al tipo de oración que regularmente el creyente ora.

4) El trabajo de parto espiritual puede ser breve o largo. Algunas oraciones son respondidas rápido y otras requieren más tiempo.

Cómo funciona la oración de trabajo de parto para dar a luz espiritualmente

Este tipo de oración no solo da a luz algo de Dios, sino que también siempre le gana al enemigo, quien ferozmente se opone a lo nuevo que Dios quiere que nazca. Es por eso que necesitamos entender lo que Dios quiere que nazca a través nuestro. Necesitamos estar como Ana, en sintonía con Dios para estar listos. Esto solo puede provenir de la intimidad con Dios y disposición de permitirle a Dios que nos utilice para dar a luz algo nuevo.

Una vez que identifiquemos lo que Dios quiere dar a luz, lo cual viene con una carga espiritual que irá creciendo como si tuviéramos un bebe, nos conducirá en el momento determinado a la urgencia de dar a luz. La carga espiritual es el “bebé espiritual”, es cómo una opresión pero no la que proviene del enemigo. La intercesión se acrecentará hasta que se abra la matriz espiritual y la carga sea aliviada.

Precauciones

No entramos en este tipo de oración por elección sino que es algo que el Espíritu Santo hace. Es el tiempo de Dios y a quien el Señor elige para realizar este tipo de oración. Si tratamos de adelantar las cosas podemos dar a luz prematuramente lo cual lo hace susceptible a la destrucción y muerte.

La sensación de este tipo de oración es abrumadora y debemos impedirle al enemigo que entre en el trabajo de parto espiritual. Se hace necesario el dominio propio del Espíritu.

No intentemos imitar esto ni llevar una carga falsa. Si alguien pretende imitar esto, llevará una carga falsa como se describe en Isaías 26:18.

Muchas veces debido a la intensidad de los dolores de parto, nos sentiremos sin fuerzas o débiles como dice 2 Reyes 19:3. Muchas veces es el momento oportuno y la carga es la oportuna pero no tenemos fuerzas. Es allí donde debemos permitirle a Dios que complete nuestra oración de dar a luz.

¡No te pierdas la última parte de este estudio bíblico poderoso sobre la oración!:

Entra al siguiente enlace para ir a la segunda parte: 

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Follow us: