Recopilado por Ritchie Pugliese

Cuando Dios derrama el poder de su Espíritu Santo, y una nación comienza a experimentar un genuino avivamiento, todo creyente debe elegir entre dos alternativas:

1) Quedarse como simple espectador y criticar lo que sucede, perdiendo lo real y genuino que Dios está haciendo;

2) Sumergirse en las corrientes de Dios y hacer los ajustes necesarios en su vida para alinearse en lo que Dios está haciendo.

La voluntad de Dios, al derramar un genuino avivamiento es que toda su Iglesia lo reciba en plenitud.

Lamentablemente esto no siempre ha sido así, porque es posible, en medio de un genuino avivamiento, quedarse afuera del mover de Dios. ¿Lo habías pensado?

Si has orado e intercedido por años para que Dios derramase un avivamiento en su nación, estoy seguro que no querrás quedarte afuera del mover del Espíritu Santo.

Por eso, quiero compartir acerca del serio riesgo que se corre de quedarse fuera de un genuino mover de Dios:

Detallaré, a continuación, algunas ideas equivocadas que muchos cristianos sinceros tienen respecto al mover de Dios en los tiempos de avivamiento, y que los hace quedarse afuera del mover del Espíritu Santo.

Estas ideas vienen a manera de pensamientos, los cuales las utiliza el enemigo para bloquearnos y hacernos perder el mover del Espíritu Santo. Estas son:

1. “Si yo no lo comprendo, no es de Dios”

Existe una frase que nos ayudará a entender este punto: “Dios ofende la mente para revelar el corazón”. Que yo no comprenda lo que sucede, cuando Dios está actuando o haciendo algo, no significa que no sea de Dios.

En la Biblia encontramos situaciones que no se entienden naturalmente. Recuerde que el hombre natural no puede comprender las cosas del Espíritu de Dios (1 Corintios 2:14).

a) Génesis Capítulo 22. Abraham recibió una orden de Dios antinatural o anormal para el pensamiento humano de sacrificar a Isaac.

b) En Juan 9:1-12 la sanidad del ciego fue realizada por Jesús de una manera no muy higiénica, para nuestro parecer (v.6), no como la gente hubiera imaginado que una sanidad tendría que ser.

c) En 2 Reyes 5, Naamán el leproso no podía entender porque debía sumergirse en aguas desconocidas siete veces (v.10). El razonamiento natural de Naamán casi le hace perder la bendición de Dios.

2. “El Espíritu Santo jamás hará nada contra mi voluntad”

Muchos cristianos dicen livianamente y sin entender: “Señor haz lo que quieras”, sin comprender lo que esto significa realmente. El problema es que la mayoría en realidad dice: “Señor, haz lo que quieras… pero a MI manera”. Hermanos, Dios obra cómo quiere, cuándo quiere y con quién quiere pues él es el Señor.

En la Biblia existen algunas situaciones sobre este punto, que valen la pena recordar:

a) En Hechos 10:9-10 el Espíritu Santo le “suspendió” la comida a Pedro, pues Dios quería mostrarle una visión.

b) En Lucas 1:5-25 Zacarías estuvo nueve meses mudo por el obrar de Dios. La mudez fue contra la voluntad de Zacarías (v.64).

c) En Hechos 5:1-11 Ananías y Safira, contra su voluntad, cayeron fulminados, muertos, sin desearlo por cierto, por el poder del Espíritu Santo.

3. “Si verdaderamente es de Dios, no tendré temor”

Hoy se habla mucho de la presencia de Dios pero se habla poco del temor de Dios. Al sumo-sacerdote que entraba una vez al año al Lugar Santísimo, del tabernáculo, antes de entrar se le ponía una cuerda alrededor de su cuerpo, por si moría ante el resplandor de la Shekina-Gloria de Dios. Si eso sucedía, nadie podía entrar a buscar el cuerpo, sino que debían arrastrarlo hacia afuera.

Cuando la presencia del Espíritu de Dios se hace presente realmente, si somos cristianos que andamos en el Espíritu, automáticamente sentiremos un temor reverente que tocará nuestro ser, que nos impulsará a humillarnos ante El y darle toda la gloria y honor.

La Biblia detalla ciertas situaciones Dios actuó de diferentes formar y la gente experimentó un temor reverente:

a) Lucas 1:30 “No temas” (Lea también Lucas 2:9-10)

b) Daniel 10:4-7 “Un gran temor”

c) Éxodo 19:16 “Se estremeció todo el pueblo” (vea también 20:18 temblaron”).

d) Hechos 9:6 Saulo…“temblando y temeroso”.

e) Éxodo 14:31 “el pueblo temió a Jehová”.

4. “Dios es prolijo y ordenado”

Dios es ordenado, la Biblia así lo dice, pero Su orden es diferente a lo que nosotros consideramos como “orden”. Para Dios muchas veces orden puede ser que, como resultado del obrar del Espíritu Santo, todas las personas en una reunión estén tiradas o postradas en el piso. ¡Para nosotros en realidad sería desorden pero para Dios no!

a) Lucas 8:26-39 El endemoniado gadareno liberado.

b) Hechos 2 El día de Pentecostés.

c) Hechos 16 Pablo y Silas.

d) Hechos 3:1-10 (cojo sanado).

e) Juan 18:5-6 Los que fueron a arrestar a Jesús.

Te sugiero que vuelvas a leer con detenimiento cada cita bíblica para que puedas darte cuenta por tí mismo que Dios opera, muchas veces, muy diferente de lo que nosotros pensamos. Generalmente Dios avergüenza la mente para revelar la dureza que hay en nuestro corazón.

Es tiempo de dejar de pensar naturalmente y renovar nuestra mente, es tiempo de salir de nuestro pensamiento religioso y entrar en la dimensión sobrenatural de entender, por fe, lo que Dios está haciendo entre nosotros. ¡No te quedes afuera de lo que Dios ha comenzado a hacer!

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Follow us: