Por Ritchie Pugliese

Los tiempos que vivimos son tiempos peligrosos, como lo afirma la Palabra de Dios en 2 Timoteo 3:1, y una tendencia que pareciera ir en aumento en los medios masivos es la de imponer la idea de erradicar a Dios de cada aspecto de la vida y aún negar su existencia.

Aquellos que conocemos lo que dice el “Manual del Creador”, la Biblia, bien sabemos que Dios creó al ser humano para que tuviera amistad con él. El resultado de esa relación sería que el ser humano iba a ser bendecido.

Debido a la desobediencia y pecado de la humanidad, la conciencia de la existencia de Dios y la posibilidad de desarrollar una amistad con él se ha minimizado o directamente eliminado de la mente de la gente. La pérdida de la relación con Dios condujo a las personas a la búsqueda de otros “dioses” e ídolos que nada tienen que ver con el Dios verdadero.

El evangelio de Jesucristo que predicamos es el único camino que puede acercar a la gente al Dios verdadero. La Biblia dice en Juan 14:6: “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.”. 1 Timoteo 2:5 afirma que “hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre.”

A pesar de que el camino está abierto, lamentablemente no todos tienen el concepto y perspectiva correcta de la existencia de Dios y quién es él. Para muchas personas el concepto de “Dios” es abstracto, para otros directamente no existe (ateísmo) o es una mentira inventada por la religión.

Como creyentes en Cristo debemos saber que detrás de todo esto hay un causante quién hace todo lo que puede para que las personas nunca conozcan al Dios vivo y verdadero, ni disfruten el plan de bendición que el Señor trazó para la humanidad: El diablo.

En 2 Corintios 4:4 se expresa claramente que el diablo ciega el entendimiento de la gente para que piense mal de Dios o directamente lo ignore, y en 2 Timoteo 2:26 leemos que las personas que no tienen a Cristo tienen un “lazo del diablo, en que están cautivos a voluntad de él”.

Una de las estrategias del diablo para levantar generaciones ateas, “anti-Dios” ha sido plantar en la mente de las personas ideas equivocadas acerca de Dios, de las cuales voy a mencionar a continuación.

Si el enemigo logra hacer que la gente tenga una idea equivocada acerca de Dios habrá logrado que una sociedad nunca pueda conocerlo realmente.

A. IDEAS QUE LA GENTE TIENE SOBRE DIOS

1. El Dios histórico o del pasado

Están aquellos que conocen las historias de las Sagradas Escrituras y de lo que ella dice sobre Dios pero lo ven como algo del pasado, histórico o como si fuera una fábula irrelevante para la modernidad actual.

2. El Dios del cielo o del futuro

Los que tienen esta clase de pensamiento creen que si se portan bien en la tierra, en el futuro ellos podrán ir al cielo a vivir con él para disfrutar la eternidad. Esta clase de personas creen que las promesas de Dios son exclusivamente para “el más allá” cuando la persona muera. En su mente tienen la idea de un Dios al que no le interesa el presente.

3. El Dios malo, castigador

Esta clase de pensamiento, quizás el más popular, asocia a Dios con el sufrimiento, el castigo. Ven a un Dios airado y muy enojado todo el tiempo, siempre listo para azotar, flagelar a sus hijos y enviarlos al infierno.

4. El Dios religioso e irrelevante

Esa clase de pensamiento cree en la existencia de un Dios porque “en alguien o algo hay que creer” pero esa creencia es más un amuleto o talismán que trae suerte, al cual le hacen promesas si les ayuda a solucionar sus problemas.

5. El Dios que vemos reflejado en la conducta de los demás

Muchos al ver los malos ejemplos o la clase de vida ficticia, religiosa, que llevan los que se dicen que son creyentes que aman a Dios, les hace rechazar a Dios. No quieren saber nada de él.

Sumado a lo que estamos viendo, las personas también tienen ideas equivocadas acerca de Dios por otro factor importante, y muchas veces olvidado, pero que está relacionado:

B. LA IMAGEN DE NUESTRO PADRE TERRENAL

La imagen mental que tengamos de nuestro padre terrenal se forma por las vivencias que hemos tenido con nuestro padre terrenal. Aunque cueste creerlo, esa vivencia actuará como un reflejo de lo que posteriormente pensemos o creamos que Dios es como padre celestial. Dios creó la figura del padre natural para que los hijos tuvieran una vislumbre de cómo es el Padre celestial.

Lamentablemente muchos no han tenido un buen padre terrenal y eso les ha creado una imagen distorsionada y negativa de quién es Dios, el Padre celestial.

Lamentablemente no todos han tenido un buen padre terrenal sino todo lo contrario. Dentro de la categoría del mal padre terrenal tenemos: 1. El padre presente y 2. El padre ausente. Cada uno, a su tiene ciertas características que quiero resaltar

Las dos clases de padres negativos son:

1. Padre presente

Es aquél que si bien estuvo presente en el hogar fue:

– Indiferente

– Castigador

– Poco o nada demostrativo

– Silencioso

– Distante

– Religioso

– Abusador

2. Padre ausente

Es aquél que estuvo un tiempo, poco tiempo o directamente nunca vivió en el hogar. Existen padres ausentes que:

– Nunca conocieron a sus hijos (Los hijos son fruto de relaciones extramatrimoniales o casuales).

– No reconocen a sus hijos (Cuando le dan la noticia de que va a ser padre, niega la paternidad acusando a la mujer de tener varias relaciones a la misma vez con otros hombres y que él “no puede ser el padre”).

– Desaparecen de repente y no se sabe nunca más de ellos (Abandonan del hogar por separación, divorcio o directamente por fuga repentina).

Cuando una persona ha tenido una experiencia negativa con su padre terrenal, el enemigo de nuestras almas utilizará esa vivencia que la persona tiene plantada en su mente y asentada corazón para que la persona la asocie con Dios cuando le prediquen el evangelio. Como la idea de esta persona es negativa respecto de la paternidad,  llegará a la conclusión de que Dios, el Padre celestial, es igual a su padre terrenal. Resultado: Esto dificultará mucho el acercamiento y la conversión de esa persona a Dios.

¿Se da cuenta cómo trabaja el diablo en la mente de las personas para alejarlas del Dios verdadero y hacerles creer que Dios es malo?

Esto no solo le sucede a los inconversos. Aun los que ya tenemos a Cristo en el corazón, si no hemos sido sanados emocionalmente por haber tenido un mal padre, podemos quedar infectados con la idea equivocada de quién es realmente Dios.

Tener una idea equivocada de Dios nos impedirá acercarnos confiadamente a su presencia para desarrollar una amistad y tener intimidad con él. Solo podremos tener una relación fría y distante en el mejor de los casos.

¿Puede darse cuenta ahora por qué usted, a pesar de ser creyente, ha tenido por años un impedimento para acercarse confiadamente ante el trono de Dios, nuestro Padre celestial?

¿Se da cuenta por qué no podía entrar en una dimensión más profunda con su alabanza y adoración al Señor?

¿Puede darse cuenta que esto fue el causante que lo mantuvo en una relación fría y distante con Dios, imposibilitado de desarrollar una amistad de intimidad con él?

¡Sigilosamente, a través de los años, el enemigo plantó pensamientos equivocados acerca de Dios, que usted los “creyó” y los tomó como verdaderos!

¡La buena noticia es que podemos revertir esto! ¿Cómo hacerlo?

Lo primero que necesitamos hacer es saber lo que Dios dice en su Palabra. La fe genuina se edifica en el corazón con los principios de la Palabra de Dios.

¿Qué dice la Biblia acerca de Dios?

DIOS ES UN DIOS BUENO

La Biblia nos dice que Dios no solo es un Dios vivo y activo en el presente ¡sino que además es bueno!

Pensemos por un instante lo que dice la Biblia:

Dios es creador de cosas buenas (Leer Génesis 1:10, 12, 18, 21, 25,3 1; 2:9 y 12). Dios es bueno por eso creó cosas buenas.

Dios es dador de vida de una vida abundante, plena (Leer Juan 10:10). Dios es bueno por eso nos da vida y vida en abundancia.

Dios envió un buen Salvador, Jesucristo para acercarnos a él y llegar a ser sus hijos-herederos (Leer Mateo 7:9-11; Hechos 10:38).

Dios es bueno y envío lo que más amaba: A su Hijo Jesucristo a morir por nosotros en la cruz para que pudiéramos acceder a él.

Dios nos promete en el futuro un buen lugar en el cielo (Leer Apocalipsis 21:3-4). Dios es bueno y nos ha preparado buenas cosas en el cielo.

Dios es compasivo y misericordioso (Leer Santiago 5:11). Dios es bueno por eso se compadece de nuestras situaciones y debilidades y es misericordioso, siempre dispuesto a darnos una nueva oportunidad cuando erramos, fallamos o nos equivocamos.

¡Dios es bueno y vale la pena creer en él!

Jeremías 29:11 revela su bondad para con cada uno de nosotros: “Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.”

¡Dios es bueno por eso piensa bien de nosotros!              

Además,

CAMBIA TU MANERA DE PENSAR EQUIVOCADA SOBRE DIOS

Te animo en este momento a despojarte de:

1) todo pensamiento equivocado que ha tenido sobre Dios y de

2) Las malas experiencias que has tenido con tu padre terrenal que han quedado alojadas en tu alma.

Te invito a hacer lo siguiente, para renovar tu mente y comenzar a ver a Dios como lo que él es: Un Dios bueno, vigente y siempre presente.

1. Limpia tu mente

Es probable que por las malas experiencias que has tenido con tu padre terrenal, hayas sacado la conclusión que Dios es igual de malo y perverso. Debes saber que eso es una mentira del diablo que tienes alojada en tu mente y debes quitarla. El diablo sembró en tu mente una semilla maldita, que ha crecido y te ha hecho ver a Dios de la manera que él no es. Es necesario que la quites de tu mente y decidas renunciar a ese pensamiento en el Nombre de Jesucristo.

2. Perdona a tu padre terrenal

Si tu experiencia con tu padre ha sido negativa, decide perdonarlo aunque no lo sientas ni él se lo merezca. Perdonar es una decisión de fe. Tus sentimientos negativos fluyen debido a que tú estás herido emocionalmente, pero la manera de comenzar a ser sanado es tomando la valiente decisión de perdonar. Eso lo haces por tu bienestar y paz interior.

3. Pídele al Espíritu Santo que venga como un agente sanador de tu corazón.

Cuando le damos lugar al Espíritu Santo, él nos ayuda a perdonar y olvidar, a vivir sin rencor. Eso es lo que Dios quiere comenzar a hacer hoy en tu corazón y sanarte totalmente en un proceso. Deja que el Espíritu Santo penetre en tu alma y extirpe lo malo y sane tu corazón.

4. Renueva tu mente con los principios de la Palabra de Dios

Renovar la mente significa comenzar a pensar como Dios piensa. Dios pensó y lo registró en su Palabra, la Biblia. Su Palabra nos dice (y Dios no es mentiroso) que él es bueno y que cuando Dios piensa en mí, piensa en ayudarme y bendecirme.

5. Comienza a irrumpir con alabanzas a Dios y declarar que él es bueno

Comienza a alabar a Dios porque él es bueno. Declara con fe a viva voz: “Dios es bueno todo el tiempo y todo el tiempo bueno es Dios”. ¡Bendice y exalta su nombre! a medidas que vayas repitiendo: – ¡Dios tú eres bueno!- el Espíritu hará su obra en tu ser.

6. Cree con firmeza que en todo tiempo Dios es bueno

A partir de hoy decide y establece en tu corazón que nada de lo que suceda en esta tierra te hará cambiar la idea de que Dios es bueno y que su misericordia hacia tí es para siempre. ¡Aleluya!

¡Dios es bueno! ¡Dios es bueno!

Para terminar compartiré algunos de los tantos pasajes bíblicos que nos enseñan que nuestro Dios es un Dios bueno. Léelos y medítalos cada día para renovar tu mente:

1. Salmos 34:8

“Gustad, y ved que es bueno Jehová; Dichoso el hombre que confía en él.”

2. Salmos 25:8

“Bueno y recto es Jehová; Por tanto, él enseñará a los pecadores el camino.”

3. Salmos 73:1

“Ciertamente es bueno Dios para con Israel, Para con los limpios de corazón.”

4. Salmos 100:5

“Porque Jehová es bueno; para siempre es su misericordia, Y su verdad por todas las generaciones.”

5. Salmos 106:1 y 107:1/136:1

“Alabad a Jehová, porque él es bueno; Porque para siempre es su misericordia.”

6. Salmos 145:9

“Bueno es Jehová para con todos, Y sus misericordias sobre todas sus obras.”

7. Lamentaciones 3:25

“Bueno es Jehová a los que en él esperan, al alma que le busca.”

8. Santiago 5:11

“…el Señor es muy misericordioso y compasivo.”

9. Hechos 10:38

“… cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él.”

¡Qué revelación poderosa es saber y creer que Dios es bueno! ¡Está verdad indiscutible siempre te ayudará a afirmar tu fe y crecer en niveles jamás imaginados! ¡Dios es bueno! ¡Aleluya!

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Follow us: