¿YA SE HIZO EL TEST DEL “RELIGIÓMETRO”?

¿YA SE HIZO EL TEST DEL “RELIGIÓMETRO”?

Cómo saber si uno es un cristiano bíblico o un religioso cristiano

El “religiómetro” tiene la idea de ayudarnos a descubrir si tenemos una mentalidad o conducta religiosa, la cual no tiene nada que ver con los principios de la Palabra de Dios y una vida llena del Espíritu Santo. La idea no es condenar a nadie sino a mirarnos, primero y principal, a nosotros mismos.

Si algunas de las preguntas, reflejan su pensamiento o conducta, recuerde que siempre estamos a tiempo de realizar cambios saludables para reflejar el carácter de Cristo.

1. ¿Veo a Dios más como castigador que un Dios de misericordia?

2. ¿Pienso que yo solo estoy en lo correcto y todos los demás están equivocados?

3. ¿Soy pronto para enjuiciar, prejuzgar y condenar a los demás por sus debilidades?

4. ¿Me considero más espiritual o más santo que los demás?

5. ¿Pienso que solo mi iglesia local o denominación tiene la doctrina más correcta sobre las demás congregaciones?

6. ¿Acostumbro a ver a los que se congregan en otras iglesias como si fueran adversarios y no hermanos en Cristo?

7. ¿Soy de aquellos que siempre discuten diciendo que no es necesario dar el diezmo porque es algo de la vieja dispensación?

8. ¿Soy de aquellos que nunca le han predicado el Evangelio a nadie ni ha traído a alguien a los pies de Cristo y que simplemente se conforman con ir a la iglesia para ser bendecidos?

9. ¿Considero que sólo se puede predicar en la plataforma con saco y corbata?

10. Ante la necesidad de un hermano, ¿Soy de aquellos que simplemente le dicen: “Voy a orar por ti“, o procedo además a ayudarlo de manera práctica?

11. ¿Soy de los que canta y habla sobre el amor de Dios y su perdón, pero en realidad tengo rencor y amarguras contra otros hermanos que me han hecho algo en el pasado?

12. ¿Soy de los que viven criticando a otros pastores, especialmente aquellos que predican lo que no estoy de acuerdo, y además los considero “herejes”?

13. ¿Considero que, por ser cristiano, soy parte de un “pequeño pueblo muy feliz”?

14. ¿Soy de aquellos que afirman: “somos pocos pero buenos”?

15. ¿Considera que la vida cristiana es un “valle de lágrimas” más que un camino bendecido de victoria en medio de las luchas y pruebas de la vida?

16. ¿Soy de los que creen que Cristo viene a arrebatar en las nubes a una iglesia derrotada, pusilánime, debilitada?

17. ¿Soy de los que consideran que para ser un buen cristiano hay que ser pobre?

18. ¿Soy de los que creen que los milagros, el hablar en lenguas y los dones del Espíritu Santo ya han cesado y que solo fueron parte del ministerio de Jesús y la Iglesia del libro de los Hechos?

19. Cuándo estoy orando a solas, ¿Estoy mirando el reloj constantemente para saber cuánto tiempo hace que estoy orando?

20. ¿Soy de los que creen que es “mejor no meterse con el diablo para que el diablo no se meta uno”?

21. ¿Veo a la vida cristiana como una disciplina rígida y pesada más que a una práctica deleitosa, realizada por amor a Dios?

PARA TERMINAR
Si somos sinceros con nosotros mismos, nos daremos cuenta fácilmente como la religiosidad ha intentado erosionar nuestra genuina vida espiritual y relación con Cristo en mayor o en menor grado.

¡Decidamos vivir una relación con Dios vaciada de toda “cáscara” religiosa que a nada bueno conduce y seamos de aquellos que viven una vida llena del Espíritu Santo como dice Efesios 5:18!

 


Publicado en: Artículos

clic para cerrar