VIVIR TOTALMENTE LIBRE DE DEUDAS

VIVIR TOTALMENTE LIBRE DE DEUDAS

Cuando lo imposible puede ser posible

Las deudas han sido un cáncer letal que ha destruido la vida de muchos. No solo ha afectado a individuos, sino también ha destruido familias, relaciones y negocios.

Nuestra cultura está basada en la idea de obtener crédito para acceder a más cosas, lo cual ha llevado a muchos a un posterior endeudamiento, los cuales en algunos casos son imposibles de saldar. Con este estilo de vida, realmente se hace difícil vivir una vida libre de deudas.

El mensaje de vivir libre de deudas siempre ha sido una de los principios claves en el reino de Dios. Jesucristo mismo vino para librarnos de la deuda eterna del pecado. Las deudas nunca han sido algo normal en la vida cristiana y debe ser evitada a toda costa.

Una de las cosas que tenemos que tener en cuenta para salir de deudas es rehusar vivir una vida con deudas. Si uno no está convencido de eso, nunca podrá ser libre realmente de toda deuda.

Una de las preguntas que mucha gente endeudada se formula es: ¿Es posible realmente vivir libre de deudas? Si uno lo lograra ¿se puede vivir y permanecer viviendo sin deudas?

Para llegar a vivir libres de deudas, existen ciertas áreas de nuestras vidas en las cuales debemos ser confrontados con una actitud honesta, abierta y oportuna: Es en el área espiritual, las actitudes, los hábitos, la práctica y lo personal.

Debemos tocar cada una de estas áreas y enfrentar nuestra realidad con lo que hemos hecho en el pasado. Esto significa una nueva determinación de realizar cambios, tomar decisiones espirituales y cambiar nuestra actitud hacia el dinero.

Para salir de las deudas es necesario revertir los viejos hábitos y pasos equivocados que hemos tomado, y aceptar nuestra realidad personal de todo lo que hemos hecho. ¡Ya no debe haber más excusas! Es tiempo de rendir cuentas y aceptar que solo con ayuda se puede salir y con la participación o aporte de cada uno de nosotros. Ya no es tiempo de echarle la culpa a los demás.

¿Qué significa la palabra “deuda"? Es la idea de pedir prestado un adelanto, de tu entrada financiera futura, para comprar ahora lo que yo no puedo lograr con mi entrada económica mensual. Lo malo de esto es que debemos pagarlo con intereses que multiplican la deuda. Son como los tentáculos de un gigante que nos lleva hacia abajo y a lo más profundo.

Alguien dijo que salir de deudas es primero una actitud y luego una acción. Si vivimos más allá de lo que ganamos, estamos en un serio problema.

¿Cuánto dinero hace falta para estar satisfecho?, pareciera ser la pregunta que muchos se hacen alrededor del mundo. Sin duda la respuesta es “un poco más", dando a entender que en esta área no existe un total contentamiento.

Es por eso que este tema debemos verlo bajo la óptica de Dios y de los principios reflejados en su palabra, la Biblia. Solo Dios puede darnos el real equilibrio, pues en nuestro mundo no existe tal cosa, sino el desenfreno, desequilibrio, lo cual conduce mayormente a un desastre.

Llegar a vivir libre de deudas es solo el comienzo del proceso trazado por Dios. Se necesita aprender en el proceso, disciplina y sabiduría para tomar pasos que conduzcan a experimentar la bendición financiera de Dios.

Veremos a continuación una serie de “claves” para poder vivir libres de deudas;

Clave 1: Ya no invierta más en usted mismo a menos que lo necesite realmente

Comenzamos con algo bien práctico: ¡Deténgase de comprar más cosas! Usted no necesita lo último, lo más grande, el mejor. Deje de mirar las propagandas en la televisión y los periódicos o en el internet que tratan de convencerlo para que usted compre un nuevo producto. Ellos solo buscan su billetera o tarjeta de crédito, no su amistad.

¿Sabe una cosa? Vivir por debajo de sus recursos es posible. No estamos hablando de vivir miserablemente. Es cuestión solamente de hacer diferentes elecciones y tomar las correctas decisiones.

¿Cuánto hace falta para vivir? ¿Cuántas cosas necesito tener para ser feliz? Si usted se encuentra en el punto en que no puede dejar de comprar (esto se conoce como “comprador compulsivo") tiene que saber que será necesario desarrollar el hábito que le ayude a resistir la tentación de comprar y comprar. ¿Estamos gastando lo necesario o lo innecesario?

La disciplina financiera incluye tiempo para administrar, gastar sabiamente, trabajar esforzadamente, y controlar las deudas. ¿Cuál es la clave para alcanzar el éxito en todas estas áreas? La disciplina personal. Así como existe la disciplina para hacer ejercicios, entrenar fuerte y llegar a ser un atleta exitoso, de la misma manera debemos hacer esto para dejar de invertir dinero en nosotros mismos. Aprender a decir “no” con seguridad es una tentación a vencer.

Clave 2. Comience a darle a otros

Dar a otros produce un inmenso placer. Una alegría interior viene cuando uno sabe que pudo ayudar a otros. Ya sea que demos alguna cantidad de dinero u otra cosa es un acto de dar, lo cual trae su recompensa. Cuando uno aprende a dar primero, nuestras necesidades personales serán automáticamente cuidadas. Después de todo, dar es una característica de Dios. Es un acto de fe cristiano. Jesucristo dijo algo importante sobre el dar a otros en Mateo 25:35-40:"Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí. Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber? ¿Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos? ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti? Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis."

En este pasaje Jesús no estaba hablando de dar de vez en cuando o en ocasiones especiales. A menudo nosotros damos algo para las fiestas, etc. Es bueno darle regalos a los que uno ama, pero ¿podremos dar a aquellos de los cuales sabemos que no vamos a recibir nada a cambio?

Existen muchos pasajes en la Biblia acerca de dar. Allí se nos dice cómo, cuándo y dónde dar, porque damos y lo que damos. La idea con tratar este punto no es desalentarnos, sino mostrarnos que la gente más infeliz es aquella que guarda para sí mismo. Ellos viven descontentos todo el tiempo pues son egoístas, viviendo solo para ellos y tratando de obtener sus propias cosas. ¡Es bueno dar! Trata de dar aunque no te sientas contento al hacerlo. El individuo que no da vive miserablemente. Cuando te sientas triste o desanimado, trata de dar a otros. Tú recibirás a cambio felicidad, esperanza, un sentido de paz, animo. Dale aún a tus enemigos. Deja que se confundan por tu buena actitud.

Ser un buen administrador es un requerimiento bíblico para todo cristiano. Implica bendecir a otros, dar a otros y consiste en el arte de poner en práctica las buenas obras.

Mateo 25:21dice: “Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.” La Biblia es clara aquí en mostrarnos que somos administradores no dueños. Un administrador es un guardián de los intereses de otro. El administrador no debe nada, sino que todo lo guarda fielmente, lo protege y aún lo multiplica para el que sirve. La cualidad esencial de un administrador es la fidelidad. Cuando somos fieles, Dios nos da más pues hemos probado que fuimos fieles, sabios y generosos.

1 Crónicas 29:11-14 dice: “ Tuya es, oh Jehová, la magnificencia y el poder, la gloria, la victoria y el honor; porque todas las cosas que están en los cielos y en la tierra son tuyas. Tuyo, oh Jehová, es el reino, y tú eres excelso sobre todos. Las riquezas y la gloria proceden de ti, y tú dominas sobre todo; en tu mano está la fuerza y el poder, y en tu mano el hacer grande y el dar poder a todos. Ahora pues, Dios nuestro, nosotros alabamos y loamos tu glorioso nombre. Porque ¿quién soy yo, y quién es mi pueblo, para que pudiésemos ofrecer voluntariamente cosas semejantes? Pues todo es tuyo, y de lo recibido de tu mano te damos."

En esta oración se refleja el corazón de un humilde administrador. El reconoce que todo le pertenece a Dios tanto en el cielo como en la tierra. Dios es la cabeza y el que todo lo gobierna. Dios nos da cosas para que las utilicemos, pero en definitiva todo le pertenece. El administrador entiende que debe depender totalmente de Dios y da simplemente porque reconoce que nada es suyo sino que todo es de Dios.

Dar de nuestro tiempo es algo muy valioso también. En el mundo ocupado en el que vivimos (trabajo, familia, escuela, iglesia, etc.) dar es algo bien difícil y quizás sea lo más preciado que tenemos. El tiempo que no utilizamos sabiamente lo perdemos para siempre. Uno de los grandes dones o regalos de Dios es el tiempo. El tiempo es una herramienta y un maravilloso regalo. Uno puede dar tiempo a otros, por ejemplo: Ayudar a limpiar la casa del vecino; ir a la iglesia a servir a Dios; juntar ropa usada para dar a los pobres; visitar a algún enfermo; reparar cosas rotas de la casa; cuidar los hijos por un rato del vecino; escribir una carta de agradecimiento a alguien, etc.

Dar de nuestro dinero

Éxodo 35:5 dice: “Tomad de entre vosotros ofrenda para Jehová; todo generoso de corazón la traerá a Jehová; oro, plata, bronce,” El pasaje nos anima a tener un corazón dispuesto para dar una ofrenda a Dios. Dios nos ha dado una voluntad para que decidamos amarlo voluntariamente. Lo mismo se aplica para las ofrendas. Él no te exige que des más del diezmo, pero cuando damos además de eso una ofrenda le estamos demostrando a Dios que le amamos y lo adoramos.

Dios ha decidido que el cristiano diezme y además voluntariamente de alguna ofrenda para algún proyecto misionero, para un ministerio radial, televisivo o de la internet, para alimentar a los pobres de la comunidad o para alguna obra de caridad, etc.

No podemos ayudar a todo el mundo pero podemos aportar algo para ayudar a otros y colaborar en la extensión del Evangelio del Reino de Dios. Podemos dar también de nuestros recursos. No solo dinero uno puede dar. Uno puede darle a Dios de sus habilidades. ¿Conoces cuáles son tus habilidades? Todos podemos dar algo, no solo dinero sino algo específico para alguna situación específica.

Demos de nosotros mismos

Como miembros del cuerpo de Cristo, somos responsables por la salud y bienestar de otros miembros del Cuerpo de Cristo. Debemos reflejar el corazón de Cristo para ayudar a aquellos que están en necesidad (Leer Hebreos 13:16).

Dar porque Dios es bueno

Cuando nuestros corazones están llenos de la bondad de Dios, daremos a otros de su bondad. Dejemos que Dios nos llene de su verdad acerca de su bondad. (Leer Mateo 12:35)

¡Dios es bueno! Por eso:Dios quiere bendecir tu trabajo (Deuteronomio 28:12)Dios quiere que experimentes crecimiento y que prosperes (Deuteronomio 30:9)Dios cumplirá sus promesas (Josué 21:45)La misericordia de Dios permanece por siempre ( (Esdras 3:11)Dios quiere poner su buena mano sobre ti (Nehemías 2:8)Dios es justo y bueno (Salmos 25:8; 34:8; 100:5)Dios hace lo que es bueno (Salmos 119:68)Dios quiere mostrarte su misericordia (Salmos 69:16)Dios es bueno para aquellos que tienen un corazón puro (Salmos 73:1)Dios quiere darte todo lo bueno ( (Salmos 84:11)Dios quiere darte buenas cosas y hacer crecer tu negocio ( (Salmos 85:12)Dios será abundante y misericordioso contigo (salmos 86:5)Dios quiere darte buenos regalos (Mateo 7:11)Dios tiene compasión y gracia (Éxodo 33:19: 34:6)Dios quiere bendecirte (Salmos 21:3)Dios quiere que su bondad este contigo siempre (Salmos 23:6)Dios le prepara buenas cosas a los que le temen (Salmos 31:19)Dios da el poder para hacer las riquezas (Deuteronomio 8:18)Dios le da fuerzas y poder a su pueblo (Salmos 68:35)Dios le da vida al mundo (Juan 6:33)Dios nos da abundantemente todas las cosas para que las disfrutemos (1 Timoteo 6:17)Dios tiene poder para hacer cualquier cosa (Isaías 40:21-22)Dios tiene poder para crear algo de la nada (Salmos 33:6-9)Dios es soberano y no hay nada difícil para el (Jeremías 32:17-19)

Clave 3. Disciplina tu actitud hacia el dinero en efectivo

Es tiempo de tomar una actitud diferente hacia el dinero en efectivo. El punto aquí es que cuando tú pagas con efectivo, tú compraras menos. Tú pagarás menos. Las estadísticas dicen que la gente compra menos cuando paga en efectivo.

Cuando tú compras con una tarjeta de crédito generalmente compraras más de lo que necesites y pagaras mucho más la compra con su interés. Cuando gastas demasiado no solo pagaras más, sino que tendrás menos posibilidad de ahorrar e invertir.

En todos los lugares de compra te ofrecen no pagar en efectivo, sino con tarjeta y a un bajo interés, etc. Ellos te abrirán una cuenta con un regalo gratis. Por supuesto, lo que ellos están pensando es lo que todos sabemos: No hay nada gratis en la vida. Todo nos costara algo.

La próxima vez que leas un aviso o una propaganda, haz un alto y piensa. Pregúntate a ti mismo si el costo de la oferta es a través del crédito. ¿Es algo que realmente necesitas o solo estas comprando por impulso? ¿Para que quieres comprar esto? ¿Realmente lo usare? Si crees que lo necesitas realmente, haz un alto y piensa: ¿Si no fueras de compras hoy, aun considerarías la compra? ¿Es este el mejor precio? ¿Puedes afrontar el pago? ¿Qué pasará si no pagas? ¿Esta compra te ayudará a cumplir tus metas financieras? ¿Es un buen negocio?

Ahora bien, ¿cuáles son las ventajas de pagar en efectivo? Piensa en lo siguiente:Estarás menos inclinado a pensar que realmente necesitas el producto.Pospondrás la compra lo máximo que pueda para conservar tu efectivo.No sentirás el impulso de comprar con tu tarjeta de crédito.Siempre intentarás obtener descuento para usar menos efectivo.No te preocuparás por arruinar tu presupuesto.No tendrás que preocuparte por los pagos mensualesElegirás tus compras más cuidadosamenteNo comprarás más lo que quieres sino lo que necesitasElegirás cuidadosamente tus compras cuando pagues con efectivo.

Las estadísticas dicen que si tienes una deuda con una tarjeta de crédito de U$S 5.000 dólares y haces un pago mínimo del 2% del balance, tardarás 46 años en pagarlo totalmente. Durante ese tiempo los U$S 5.000 te costarán un adicional de $ 13.931,13 de intereses. ¡¡Esa compra te costará finalmente $18.931,13!!

Estas estadísticas tienen que ser un llamado a despertarse para muchos. Este es el tiempo de elegir ser bendecidos o maldecidos financieramente. ¿Qué elegirás?

 


Publicado en: Artículos | Finanzas

clic para cerrar