SANIDAD DIVINA HOY

Para poder comprender todo lo que Dios ha preparado para nuestra bendición física, debemos comenzar por lo primero, que es descubrir al Señor llamándose a si mismo nuestro Medico. Éxodo 15:26 dice:
“Y dijo: Si oyereis atentamente la voz de Jehová tu Dios, e hicieres lo recto delante de su ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad que le envié a los egipcios te enviare a ti;
porque Yo soy Jehová tu Sanador.”

Dios en este pasaje se le revela a Su pueblo como Jehová el Sanador. En el original hebreo, ‘ani Yahweh roph’eka significa literalmente “Yo soy Jehová tu Médico”.

La palabra hebrea “rapha” significa: Buena salud, vigor, sanar, completar con aliento.
Ahora bien, Jehová-Dios se reveló como el Gran Médico Celestial a Su Pueblo en el Antiguo Testamento y en el Nuevo Testamento lo hizoa través de Cristo, para que esa bendición pudiese llegar a nosotros hoy.
Dios se manifestó como el Señor Sanador:

1. A causa del pecado del hombre
Dios se reveló como el Gran Médico debido a que la desobediencia de Adán y Eva desencadenó sobre la tierra el pecado-maldición-enfermedad-muerte. En Génesis 2:17 el Señor le había dicho a Adán que si desobedecían comiendo del fruto prohibido “ciertamente morirás”. Esta muerte no solo los separaría de la comunión con Dios sino que también desencadenaría la enfermedad en la humanidad de allí en más.

Esta revelación de Jehová como el Sanador, es una muestra de la misericordia de Dios para con todo aquel que en el cree. Por causa del pecado vino la enfermedad, por eso El Señor Jesucristo pago un precio muy alto en la cruz del calvario para demostrar que tiene todo poder para sanar tanto los pecados del alma como las enfermedades físicas.

2. Para demostrar que es Todopoderoso Sanador sobre cualquier enfermedad y dolencia.
Dios tiene varios atributos, uno de ellos es que El es Omnipotente, que todo lo puede (Génesis 18:14; Job 42:2; Mateo 19:26) Cada vez que alguien es sanado por Dios no solo se revela Su misericordia sino también Su poder. Dios no solo tiene poder para sanar y brindar salud, también es Todopoderoso para recrear cualquier parte del cuerpo humano (miembros, órganos, músculos, huesos, etc)

3. Para demostrar su amor y compasión hacia la humanidad
Mateo 9:35 dice que Jesús recorría las ciudades y aldeas sanando toda enfermedad y dolencia. Luego dice el v.36 “al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas…” El Señor se revela como el Sanador porque ama a la humanidad y siente compasión cuando las ve enfermas y con dolencias.

4. Para demostrar que El es la Resurrección y la Vida
Juan 10:10 dice que el ladrón (diablo) viene para hurtar, matar y destruir, en cambio Cristo vino para darnos una vida en abundancia. Cristo sana para demostrar que en El esta la Vida y resurrección (Juan 11:25). Cristo tiene poder para resucitar a un muerto así como también para darle vitalidad, salud y longevidad a una persona. Dios es Sanador porque en El esta la Vida. La vida eterna tiene también un efecto presente que es el salvaguardar nuestros cuerpos con salud divina diaria.

Durante su ministerio, Jesús, para demostrar que es la Vida, resucito a tres personas:
a)La hija de Jairo (Mr. 5:21-43)
b)El hijo de la viuda de Nain (Lc. 7:11-17)
c)Lázaro, hermano de Marta y Maria (Jn. 11)

UN PASAJE PROFÉTICO SOBRE JESUCRISTO EL SANADOR
Isaías 53:4-5 registra proféticamente el alcance del ministerio del futuro Mesías, cumplido en la persona de nuestro Señor Jesucristo. Esta profecía fue escrita unos 700 años antes de nacimiento de Cristo:
“Ciertamente llevó el nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido, mas el herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre el y por su llaga fuimos nosotros curados.”

Muchos creen que este pasaje se refiere solo a la faz espiritual, pero vamos a ver que incluye mucho más.
En Mateo 8:14-17 leemos:
“Vino Jesús a casa de Pedro, y vio a la suegra de este postrada en cama, con fiebre. Y toco su mano, y la fiebre le dejo; y ella se levanto, y les servia. Y cuando llego la noche, trajeron a el muchos endemoniados; y con la palabra echó fuera a los demonios, y; sano a todos los enfermos, para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías; cuando dijo: El mismo tomo nuestras enfermedades, y llevo nuestras dolencias.”

Este pasaje nos confirma que la obra de Cristo en la cruz del calvario fue para la salvación del alma y la sanidad física. La palabra “salvación” en el original griego significa “salud, sanidad para el espíritu, alma y cuerpo”. ¡La obra de Cristo fue completa en la cruz!

Ahora bien, para reforzar esto que estamos diciendo, en el pasaje de Isaías hay dos palabras que se utilizan tanto para la salvación como para la sanidad de nuestros cuerpos. Leemos en 53:4 “ciertamente llevó él nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores”. Aquí se mencionan dos palabras que tienen el mismo significa en el original hebreo:

1.La palabra “llevó” (en hebreo “nasa”), la cual claramente se lee que se refiere a la enfermedad, se repite en el v. 12 cuando dice: “habiendo el llevado el pecado…”. Como fácilmente se puede notar, aquí se refiere no a la sanidad física sino a la espiritual.

2.La palabra “sufrió” (en hebreo “cabal”), la cual claramente se lee que refiere a los dolores físicos, se repite en el v.11 cuando dice: “llevara las iniquidades…”

El pasaje de Isaías 53, entonces, demuestra una relación directa entre la salvación y la sanidad física. ¡Bendito sea el Señor que Su salvación y sanidad también están disponibles para nosotros hoy!


SANIDAD EN EL ANTIGUO TESTAMENTO
Jehová-Dios se revelo desde el tiempo de los comienzos como El Sanador. Veamos algunos casos:

1. La sanidad de Job
La mayoría de los estudiosos bíblicos coinciden que el libro de Job es el mas antiguo de la Biblia. Si es así, entonces el caso de Job es el primer caso de sanidad.
Job era un hombre bueno y apartado del mal (1:1), hasta que diversas prueban comienzan a venir sobre sus posesiones, familia y su propia vida. Note que la causa de la enfermedad de Job no fue Dios sino el diablo. El Señor le permitió al enemigo que afectara físicamente (por cierto con un propósito posterior de bendición) a Job. Posteriormente leemos como el fue sanado todo se le restauro al doble.

2. La salud y sanidad del pueblo de Dios por 40 años en el desierto
El Salmos 105:37 dice que entre los israelitas no hubo ninguno enfermo. La preocupación de Dios por su pueblo era tan grande que les dio leyes sanitarias preventivas (Deut. 23:12-13). La separación del leproso fue decretada en Levítico 13. También les hablo de la limpieza corporal y el cambio de ropas en Números 19. En Números 12 vemos como Maria, hermana mayor de Moisés, debido a su pecado de rebelión contrajo lepra y tuvo que salir del campamento para ser sanada (Números 12).

El libro de Deuteronomio contiene la repetición de la Ley, dadas en los primeros libros de Moisés. Allí se reafirma el deseo de Dios se ser el Sanador y proveedor de Salud de su pueblo. En Deuteronomio 7:15 dice: “y quitara Jehová de ti toda enfermedad, y todas las malas plagas de Egipto, que tu conoces, no las pondrá sobre ti, antes las pondré sobre todos los que te aborrecieron.”. Esta palabra recordatoria venia sin dudas de Éxodo 15:26 cuando se revelo como Jehová el Sanador y posteriormente en Éxodo 23:25: “Mas a Jehová vuestro Dios serviréis y el bendecirá tu pan y tus aguas; y yo quitare toda enfermedad de en medio de ti.”

3. La sanidad de Ezequias
El Rey Exequias estaba a punto de morir debido a una enfermedad, y en su dolor clamo al Señor y no solo fue sanado sino que Dios le añadió 15 años más de vida. En este caso la causa de la enfermedad de Exequias no fue el pecado (2 Reyes 20:1-11)

4. La sanidad de Naaman
En 2 Reyes 5 se relata la sanidad de este valiente hombre de guerra, un alto oficial del ejército de Siria. Aquí vemos la misericordia de Dios extendida para alguien que no era israelita. Dios premio la obediencia de Naaman, cuando este se humillo.

5. La resurrección del hijo de la mujer sunamita (2 Reyes 4:8-37)

6. Sanidad del Rey David (Salmos 30:2-3; 103:1-5)

PERSONAS QUE NO FUERON SANADAS EN EL ANTIGUO TESTAMENTO
Algunos, en su enfermedad, en vez de buscar a Dios buscaron por otro lado recibiendo su recompensa:

a)El Rey Ocozias no consulto a Dios sino a Baal-zebub para ser sanado y murió (2 Reyes 1:2-17)

b)El Rey Asa, cuando enfermo gravemente de los pies, no busco a Jehová sino a los médicos (en aquella época es mas que probable que los que se decían médicos eran mas brujos o magos que otra cosa) (2 Crónicas 16:12)


SANIDAD EN EL NUEVO TESTAMENTO
1. EL MINISTERIO DEL SEÑOR JESUCRISTO
Mateo 9:35 dice:
“Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.”

La sanidad física cumplió un papel muy importante en el ministerio de Jesucristo. Es imposible calcular toda la gente que fue sanada por Su poder. La gente seguía a Jesús por la señales que El hacia (Santiago 6:2)

Diversas clases de sanidades que hizo el Señor
durante su ministerio terrenal:
•Brazo seco (Mateo 12:10-13)
•Ceguera (Mateo 12:22; 15:30, 21;14; Marcos 10:46-52; Lucas 7:21)
•Cojera (Mateo 15:30; 21:14)
•Cojo (Mateo 15:30-31)
•Diversas enfermedades (Mateo 4:24; Marcos 1:34; Lucas 4:40)
•Encorvadura (Lucas 13:11-13)
•Espíritu de enfermedad (Lucas 13:11-13)
•Espíritus inmundos (Marcos 1:23-26; 5:2-15; 7:25-30; Lucas 4:33-36; 6:18; 8:26-35; 9:42)
•Enfermedad terminal (Lucas 7:2-10)
•Fiebre (Mateo 8:14-15)
•Hemorragia (Marcos 5:25, 29; Lucas 8:43-48)
•Hidropesía (Lucas 14:2-4)
•Imposibilitado (Juan 5:5-9)
•Lepra (Mateo 8:2-3; Lucas 5:12-13; 17:12-14)
•Lunático (Mateo 4:24)
•Muchos (Marcos 1;34; 3:10; Lucas 7:21)
•Mudez (Mateo 12:22; 15:30; Marcos 9:17-27)
•Multitudes (Mateo 12:15; 19:2; Lucas 5:15; 6:17-19)
•Oído (Lucas 22:51)
•Parálisis (Mateo 4:24; 8:5-13; 9:2-7; Marcos 2:3-12; Lucas 5:18-25)
•Posesión de demonios (Mateo 4:24; 8:16; 8:28-34; 9:32-33; 12:22; 15:22-28; 17:18; Marcos 1:32-34, 39; 5:1-20; 7:26-30; 16:9; Lucas 4:41; 8:2, 26-36; 9:42; 11;14; 13:32)
•Sordera (Mateo 11:5; Marcos 9:25-27)
•Todos los que estaban enfermos (Mateo 8:16; 12;15; 14;14; Lucas 4:40; 6:19; 9:11)

En un caso, debido a la incredulidad de la gente, Jesús solo sano a unos pocos enfermos (Marcos 6:5). Por cierto, Jesús hizo muchas mas señales, que no podrían ser registradas o escritas porque serian miles y miles (Juan 20:30 y 21:25)

¿Cómo sanaba Cristo?
Jesucristo no sanaba por su propio poder como Hijo de Dios sino por el poder del Espíritu Santo (Lucas 4:14, 18; Juan 5:19; Hechos 10:38)

•Ponía las manos sobre los enfermos (Mateo 8:3; Marcos 5:23; 6:5; 8:23; Lucas 4:40; 13:13)
•Dando Su Palabra (Mateo 8:8, 16; Lucas 4:32, 36; 7:7)
•Reprendiendo la enfermedad o al espíritu que la causaba (Mateo 17:18; Marcos 1:25; 9:25; Lucas 4:35, 39; 9:42)
•Diciéndoles a la gente que su propia fe los había sanado (Mateo 9:2, 22, 29; 15:28; Marcos 2:5; 5:34; 10:52; Lucas 5;20; 7:50; 8:48; 18:42)
•La gente lo tocaba a el o a su ropa con fe (Mateo 9:21; 14:36; Marcos 3;10; 5:28; 6:56; 8:22; 10:13; Lucas 6:19)
•Puso lodo y saliva sobre los ojos de un ciego (esto lo hizo solo una vez) (Juan 9:6-15)

2. EL MINISTERIO DE LOS DISCIPULOS DE CRISTO
Jesús les dio poder a sus discípulos para que pudieran sanar a los enfermos. Mateo 10:1 dice:
“Entonces, llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad sobre los espíritus inmundos para que los echasen fuera y para sanar toda enfermedad y toda dolencia.”Ver también Lucas 9:1-2, 6).

Además de los 12 discípulos, Jesús también les dio autoridad a otros 70 de sus seguidores diciéndoles en Lucas 10:8-9:
“En cualquier ciudad donde entréis, y os reciban… sanad a los enfermos que en ella haya, y decidles: Se ha acercado a vosotros el reino de Dios.”

El resultado fue que cuando ellos volvieron de su asignación “volvieron los setenta con gozo, diciendo: Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu nombre” (Lucas 10:17)
Mas adelante, Jesús comisiono a sus discípulos y les dio lo que comúnmente conocemos como “La Gran Comisión”. Leemos en Marcos 16:15-18
“Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.Y estas señales seguirán a los que creen: En mi Nombre echaran fuera demonios; hablaran nuevas Lenguas; tomaran en las manos serpientes, y si Bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre
Los enfermos pondrán sus manos, y sanaran.”

3. EL MINISTERIO DE LA IGLESIA PRIMITIVA
Luego del día de Pentecostés, cuando la Iglesia fue fundada por el Señor con el contundente derramamiento del Espíritu Santo (Hechos 2), los discípulos comenzaron no solo a predicar el Evangelio sino también a ministrar sanidad.
•En Hechos 3:1-11 encontramos el caso del cojo de nacimiento sanado milagrosamente por el Señor.
•Luego leemos en Hechos 5:12 que “por la mano de los apóstoles se hacían muchas señales y prodigios en el pueblo.”
•En Hechos 5:15-16 leemos que “sacaban los enfermos a las calles y los ponían en camas y lechos para que al pasar Pedro, a lo menos su sombra cayese sobre alguno de ellos. Y aun de las ciudades vecinas, muchos venían a Jerusalén, trayendo enfermos y atormentados de espíritus inmundos; y todos eran sanados.”
•Pedro fue utilizado por Dios para sanar al paralítico Eneas (Hechos 9:33-35); restaurar la vida de Dorcas (Hechos 9:36-42);
•Esteban, el primer mártir, fue utilizado por Dios también para hacer prodigios y señales entre el pueblo (Hechos 6:6);
•Felipe, el evangelista, también ministro sanidad a muchos (Hechos 8:6-8);
•El Apóstol Pablo con su ministerio a los gentiles tenia un ministerio de sanidad. El primero fue sanado de ceguera luego de su conversión (Hechos 9:18); también fue sanado de una picadura de una serpiente venenosa (Hechos 28:1-6). Recibió el ataque de un mago llamado Elimas, por lo cual, al mandato de Pablo, quedo herido de ceguera temporal (Hechos 13:6-12).
•En Listra, Pablo y Bernabé ministraron sanidad a un hombre cojo de nacimiento (Hechos 14:8-11).
•La muchacha con el espíritu de adivinación fue liberada y sanada (Hechos 16:16-18),
•Eutico fue resucitado cuando se cayo de una ventana (Hechos 10:9, 10).
•Luego en Efeso, Pablo siguió ministrando sanidad. Leemos en Hechos 19:11-12 “Y hacia Dios milagros extraordinarios por mano de Pablo, de tal manera que aun se llevaba a los enfermos los paños o delantales de su cuerpo, y las enfermedades se iban de ellos, y los espíritus malos salían.”
•En el ultimo capitulo de Hechos vemos a Pablo en la Isla de Malta orando por un enfermo de disentería y eso origino que otros mas fueran sanados (Hechos 28:7-10)

La Historia del Cristianismo, posterior al libro de los Hechos, ha sido igual que en sus comienzos: El poder sanador de Jesucristo fue utilizado por hombres y mujeres de Dios de la Iglesia Cristiana de todas las épocas hasta llegar a nuestros días.

¡El mismo Dios de ayer es el mismo de hoy. Su poder sanador no ha menguado ni cambiado. Su poder de sanidad sigue vigente en estos días, y hoy quiere sanarle a Usted en el Nombre de Jesús!


LIBERACION DE LA MALDICION DE LA LEY
Para el pueblo hebreo existía la bendición y la maldición de la ley. Estas se diferenciaban una de la otra completamente:

MALDICION DE LA LEY BENDICION DE LA LEY
* Pobreza * Prosperidad
* Enfermedad * Salud
* Muerte * Vida eterna

En el Nuevo Testamento se las menciona, pues tiene también un alcance y significado para nosotros hoy, los creyentes en Cristo Jesús.
Gálatas 3:13-14 dice:
“Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque esta escrito: Maldito todo el
que es colgado en un madero), para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a
fin de que por fe recibiésemos la Promesa del Espíritu.”

Cristo en la cruz del calvario quebró toda obra de maldición que pesaba sobre la humanidad. La liberación de ese yugo seria posible a partir del momento en que cualquier persona viniera a los pies de Cristo, reconociéndole como el Salvador. Todo aquel que tomara esa decisión, la Biblia lo llama hijo o hija de Dios (Juan 1:12) y por consecuencia heredero/a de todas las bendiciones del Señor, inclusive la física. ¡Esta sí que es una buena noticia!

Es la voluntad de Dios que vivamos con Su poder vivificador y sanador. En Cristo hasta podemos ser más longevos y terminar nuestros días con vigor y salud espiritual. El Salmos 90:10 dice: “Los días de nuestra edad son setenta años; y si en los mas robustos son ochenta años,…”

La sociedad jubila al ser humano a los 60/65 años y se lo considera un ser sin importancia, al cual se lo encierra en un geriátrico o se lo deja solo y abandonado para que muera. En Cristo podemos llegar a la edad madura de 70, 80, o tal vez más, por la misericordia de Dios, viviendo con vigor y no dependiendo todo el tiempo de medicamentos y médicos.

CAUSAS DE LAS ENFERMEDADES
Las causas de las enfermedades pueden ser naturales y espirituales.

A. CAUSAS NATURALES
1. Quebrar las reglas básicas de la naturaleza.
Por ejemplo:
* Alimentación incorrecta, mala dieta
* Beber demasiado alcohol
* Dormir mal o dormir pocas horas
* Falta de higiene personal, en el hogar
* Mal uso de la medicina (automedicación)
* Exceso de medicamentos
* Exposición a peligros de accidentes

2. Exceso de trabajo, sea físico o mental

3. Pre-post natales
Aquellas personas que fueron engendrados por padres con sangre
contaminada por adicción al alcohol, drogas, nicotina, etc.

4. Vida lujuriosa y libertina

5. Accidentes

6. Vejez, ancianidad


B. CAUSAS ESPIRITUALES
1.Vivir lejos de Dios, sin Cristo, sin cobertura espiritual
1 Juan 5:12 dice:
“El que tiene al Hijo (Jesús), tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.”
Vivir apartado de Dios implica vivir sin Su protección e indefensos antes los ataques de virus, infecciones y enfermedades demoníacas.

2.Hereditaria – Herencia familiar
Jeremías 31:29 dice:
“En aquellos días no dirán más: Los padres comieron las uvas agrias y los dientes de los hijos tienen la dentera.”

3.Ignorancia a la Palabra de Dios
Romanos 10:17 dice: “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.”

4.Desobediencia a la voluntad de Dios
Deuteronomio 28:58-61 dice:
“Si no cuidares de poner por obra todas las palabras de esta ley que están escritas en este libro, temiendo este nombre glorioso y temible: JEHOVA TU DIOS, entonces Jehová aumentará maravillosamente tus plagas y las plagas de tu descendencia, plagas grandes y permanentes, y enfermedades malignas y duraderas; y traeré sobre ti todos los males de Egipto, delante de los cuales temiste, y no te dejaran. Asimismo toda enfermedad y toda plaga que no está escrita en el libro de esta ley, Jehová la enviará sobre ti, hasta que seas destruido.”

5.Pecados ocultos, no confesados
Proverbios 28:13 dice:
“El que encubre sus pecados no prosperará; mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia.

6.Un corazón no perdonador
Isaías 33:24 dice:
“No dirá el morador: Estoy enfermo; al pueblo que more en ella le será perdonada la iniquidad.”

Otras citas bíblicas: Marcos 11:24-26; Mateo 6:14-15; Colosenses
3:13)

7.Espíritus inmundos de enfermedades y dolencias
Lucas 13:10-13 dice:
“Enseñaba Jesús en una sinagoga en el día de reposo; y había allí una mujer que desde hacía dieciocho años tenía espíritu de enfermedad, y andaba encorvada, y en ninguna manera se podía enderezar. Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: Mujer eres libre de tu enfermedad. Y puso las manos sobre ella; y ella se enderezó luego, y glorificaba a Dios.”

8.Preocupación, ansiedad, stress, miedo, temor
1 Pedro 5:7 dice:
“echando toda vuestra ansiedad sobre el, porque el tiene cuidado de vosotros.” Otras citas bíblicas: 1 Juan 4:18; Filipenses 4:6-9

9.Ingratitud
1 Tesalonicenses 5:18 dice:
“Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.”
Otras citas bíblicas: Colosenses 3:17

10. Participar mal de la Cena del Señor
1 Corintios 11:27-30 dice:
“De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor. Por tanto, pruebes cada uno a si mismo, y coma así del pan, y beba de la copa. Porque el que come y bebe indignamente sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para si. Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen.”

11.Disciplina divina
2 Corintios 12:7 dice:
“Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera.”

12. Permiso divino, para enseñarnos alguna lección
Job 2:6-7 dice:
“Y Jehová dijo a satanás; He aquí él (Job) está en tu mano; mas guarda su vida. Entonces salió satanás de la presencia de Jehová, e hirió a Job con una sarna maligna desde la planta del pie hasta la coronilla de la cabeza.”
Otra cita bíblica: Gálatas 4:13-14


IMPEDIMENTOS PARA RECIBIR SANIDAD DE PARTE DE DIOS
1.Pecado no confesado
Santiago 5:14-15 dice:
“¿Esta alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos (pastores) de la Iglesia, y oren por el, ungiéndole con
Aceite en el nombre del Señor. Y la Oración de fe salvara al enfermo, y el Señor lo levantara; y si hubiere cometido Pecados, le serán perdonados.
Otras citas bíblicas: Lucas 5:17-26; Salmos 51:8; 32:3-4

2.Falta de fe
Hebreos 4:2 dice:
“pero también a nosotros se nos ha anunciado la buena nueva como a ellos; pero no les aprovecho el oír la palabra, por no ir acompañada de fe en los que la oyeron.”

Otras citas bíblicas: Santiago 1:6-7; Mateo 13:58
3.Orgullo
2 Reyes 5:10-14 (leer hasta el v. 170
“Entonces Eliseo le envió un mensajero, diciendo: Ve y lávate siete veces en el Jordán, y tu carne se te restaurara, y serás limpio. Y Naaman se fue enojado, diciendo: He aquí Yo decía para mi: Saldrá el luego, y estando En pie invocara el nombre de Jehová su Dios, Y alzara su mano y tocara el lugar, y sanara
La lepra. Abana y Farfar, ríos de Damasco, ¿No son mejores que todas las aguas de Israel? Si me lavar en ellos, ¿no seré también limpio? Y se volvió, y se fue enojado.”

4.Egoísmo
Santiago 4:3 dice:
“pedis, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites.”


5.Desobediencia a la voluntad de Dios
Santiago 4:17
“y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado.”

6.Corazón no perdonador
Efesios 4:26-27)
“Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo.”

7.Autosuficiencia (no pedir ayuda a los lideres espirituales)
Santiago 5:14
“¿Esta alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos (pastores) de la iglesia, Y oren por el, ungiéndole con aceite en el Nombre del Señor.”


8.Rebeldía, falta de respeto y no sujeción a las autoridades espirituales
Números 12:1-16 – Maria contra Moisés –
“Maria y Aarón hablaron contra Moisés… y Maria estaba leprosa como la nieve… Maria fue echada del campamento siete
días; y el pueblo no paso adelante…”

9.Pecado de muerte
1 Juan 5:16
“Si alguno viere a su hermano cometer pecado que no sea de muerte, pedirá, y Dios le dará vida; esto es para los que cometen pecado que no sea de muerte. Hay pecado de muerte, por el cual yo no digo que se pida.”


COMO SANA NUESTRO DIOS
El Señor sana por medios naturales y espirituales.
A. MEDIOS NATURALES

1.La Naturaleza
Cicatrización, reposición de la piel, rehabilitación de lesiones, el descanso y reposo, etc.
2.Medicina
Los medicamentos colaboran para el proceso de sanidad (2 Timoteo 4:11; Mateo 9:12)

B. MEDIOS SOBRENATURALES
1.Milagros a través de la oración
a)Orando uno mismo, como hizo Exequias (Isaías 38:1-5)
b)Recibiendo oración de otros (Números 12:13; Santiago 5:14-16)
2.Los dones del Espíritu Santo
1 Corintios 12:9 “dones de sanidades”
Hechos 9:11-12 Ananías orando para la sanidad de Saulo/Pablo

3.La Palabra de Dios (predicada, enseñada, leída, meditada)
Romanos 10:17 dice que la fe viene por el oír

4.La Cena del Señor
1 Corintios 10:16 dice que es una mesa de bendición.
5.Alabanza y adoración (1 Samuel 16:23) David tocando para Saúl

PORQUE LOS HIJOS DE DIOS PODEMOS GOZAR, ADEMAS DE SANIDAD DIVINA, BUENA SALUD,
1. Vidas moderadas
Cuando una persona se convierte a Cristo, toda su vida comienza a cambiar. La persona aprende a vivir libres de excesos que destruyen su salud, como ser: La bebida o alcohol, glotonería, drogas, nicotina, sexo ilícito. Todas estas cosas van destruyendo lentamente pero a paso firme a los que las practican.

2. Equilibrio emocional
En Cristo podemos vivir sin ira, odio, resentimiento, amargura, temor, preocupación, con sentimientos de inseguridad, etc. Podemos vivir con verdadera paz interior. Los estudiosos afirman que la ciencia médica reconoce que las emociones tales como el temor, la tristeza, la envidia, el resentimiento y el odio son responsables de la mayoría de nuestras enfermedades. Los cálculos varían desde el 60% hasta casi el 100%. La presión emocional puede causar alta presión de la sangre, bocio toxico, dolores de cabeza, artritis, apoplejía, enfermedades cardiacas, úlceras gastro-intestinales y otras enfermedades serias demasiado numerosas para mencionar. Los médicos afirman que ellos pueden prescribir medicina para los síntomas de estas enfermedades, pero no pueden hacer mucho por la causa principal, que es la agitación emocional o falta de paz interior.

3. Protección divina
Como creyentes en Cristo vivimos con cobertura especial protectora. Dios constantemente nos esta librando de contraer enfermedades, virus, bacterias y ser victimas de accidentes (Salmos 91)

4. La vida de Cristo dentro de nuestro ser
1 Juan 5:11-12 dice que el que tiene al Hijo, Cristo tiene la vida. En la Vida de Cristo esta implícita la salud y sanidad divina.


COMO RECIBIR SANIDAD EN EL NOMBRE DE JESUCRISTO
1.La sanidad se recibe por creer en las promesas de Dios (Romanos 10:17)
2.La sanidad se recibe al activar nuestra fe (Hebreos 11:6)
3.La sanidad puede recibirse inmediatamente o en un proceso.
4.La sanidad que se recibe por fe debe ser mantenida por la fe.

Una oración modelo para recibir sanidad:
“Dios mío, vengo ante ti en el Nombre de Jesús para decirte que creo en tus promesas de sanidad y salud divina para mi vida. En este momento y por la fe, en el Nombre de Jesús, recibo sanidad para mi cuerpo afectado, declaro
que todas mis dolencias físicas desaparecen en este momento. En el Nombre de Jesús ato, reprendo y echo fuera de mi vida todo espíritu de enfermedad y dolencia. Creo que recibo en este momento tu sanidad total. Gracias Dios mío por la bendición de la sanidad física. En el Nombre de Jesús, Amen.”


Nuestros cursos bíblicos son gratuitos, pero si usted desea enviar voluntariamente una donación para que otros también tengan la posibilidad de aprender y estudiar la poderosa Palabra de Dios gratis, puede hacerlo en nuestra página web:
http://restorationnations.com/wp/es/
(entrar por dónde dice “donaciones”)
¡Muchas gracias y que Dios le bendiga!

 


Publicado en: Cursos | Lecciones

Grupos y/o relaciones:

clic para cerrar