¿QUÉ ES EL ESPÍRITU DE LEVIATÁN?

¿QUÉ ES EL ESPÍRITU DE LEVIATÁN?

Es muy probable que hayamos oído hablar o alguien ha mencionado algo referido al “espíritu de leviatán o quizás en este momento es la primera vez que escuchamos hablar del tema.

Cualquiera sea nuestra situación, como creyentes que nos interesa mucho lo que dice Palabra de Dios veamos lo que ella dice y de esa manera sabremos quién es y qué hace el espíritu de leviatán:

1. Definición de Leviatán
La transliteración de la palabra hebrea para “Leviatán” es “retorcido” y “enroscado”. En Job 3:8 leemos “maldíganla los que maldicen el día, los que se aprestan para despertar a Leviatán.” Según la tradición oriental es un enemigo de la luz.

En Job 41:1-2 es visto como un cocodrilo; En Salmos 104: 25-26 denota que es uno de los seres innumerables que juega en las aguas. La palabra “leviatán” también se usa figurativamente para describir a un enemigo cruel, como algunos piensan que es “el anfitrión egipcio, aplastado por el poder divino y echado en las orillas del Mar Rojo “ (Salmos 74:13-14). En Isaías 27: 1 dice: “leviatán la serpiente tortuosa (perforadora)”.

2. Leviatán no es un demonio sino un principado espiritual
Cuando leemos Job 41 y otros pasajes queda claro que la creencia popular pensaba que el leviatán era un dinosaurio o como en Salmos 74:14 y en Job 41:1 se habla de él como “un monstruo gigante de identidad desconocida”.

Leviatán es un principado espiritual no solo un espíritu demoníaco. Veamos algunos pasajes:
Job 41:1 “¿Sacarás tú al leviatán con anzuelo, o con cuerda que le eches en su lengua?”

Job 41:10 “Nadie hay tan osado que lo despierte…”

Job 41:26-32 “Cuando alguno lo alcanzare, Ni espada, ni lanza, ni dardo, ni coselete durará. Estima como paja el hierro, Y el bronce como leño podrido. Saeta no le hace huir; Las piedras de honda le son como paja. Tiene toda arma por hojarasca, Y del blandir de la jabalina se burla. Por debajo tiene agudas conchas. Imprime su agudez en el suelo. Hace hervir como una olla el mar profundo, Y lo vuelve como una olla de ungüento. En pos de sí hace resplandecer la senda, Que parece que el abismo es cano.”

Por lo que leemos es claro que las armas naturales no pueden destruirlo, pero Isaías 27:1 dice: “En aquel día Jehová castigará con su espada dura, grande y fuerte al leviatán serpiente veloz, y al leviatán serpiente tortuosa; y matará al dragón que está en el mar.”

Para vencer al Leviatán se necesita utilizar la espada del Señor porque es más que un gran mamífero marino.

Salmos 104:25-26 dice: “He allí el grande y anchuroso mar, En donde se mueven seres innumerables, Seres pequeños y grandes. Allí andan las naves; Allí este leviatán que hiciste para que jugase en él.”
Cuando la Escritura habla del Leviatán, siempre está en el mar o en los ríos. Los egipcios temían y adoraban a esta criatura. Le temían en la antigua mitología griega y lo consideraban como el “Dios del caos”. También lo adoraban como la gran serpiente en sus ríos y responsable de la prosperidad y los buenos negocios. Los egipcios creían que los ríos habían sido creados sólo para que ellos aprendieran a utilizarlo. Este orgullo fue uno de los mayores pecados de Egipto.

En el Salmos 104 el mar es una imagen del “mar de la humanidad”. En Isaías 27: 1 está claro que cuando Dios habla del Leviatán en el mar, está hablando de las naciones enemigas de Israel en el mundo. Esta serpiente o cocodrilo, como algunos creen que vivía en el Nilo, se ve al lado de los barcos.

En Salmos 104:26 leemos “Allí andan las naves; allí este leviatán.” Los barcos son una figura profética de comerciantes y negocios. Los barcos representan también ministerios que trabajan en el “mar de la humanidad”. Este espíritu quiere destruir los ministerios, especialmente aquellos involucrados en la cosecha de almas. Este espíritu pretende destruir y derribar ministerios y como vemos él lo intentará con su mayor arma: la lengua.

Es interesante que no sólo Egipto adoraba al Leviatán, sino también que la corona del Faraón tenía el emblema de una gran serpiente con un rubí en ella. Hay una conexión en Ezequiel entre este principado, Egipto y Faraón.

Ezequiel 29:3-5: “Habla, y di: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo estoy contra ti, Faraón rey de Egipto, el gran dragón que yace en medio de sus ríos, el cual dijo: Mío es el Nilo, pues yo lo hice. Yo, pues, pondré garfios en tus quijadas, y pegaré los peces de tus ríos a tus escamas, y te sacaré de en medio de tus ríos, y todos los peces de tus ríos saldrán pegados a tus escamas. Y te dejaré en el desierto a ti y a todos los peces de tus ríos; sobre la faz del campo caerás; no serás recogido, ni serás juntado; a las fieras de la tierra y a las aves del cielo te he dado por comida.”

En Job 41: 2 la escritura habla de enganchar la mandíbula de Leviatán. En Sal 74:14 habla de Leviatán siendo alimento para el pueblo y los habitantes del desierto. En Salmos 104: 26 está claro que el Leviatán vive en el mar y los ríos.

Parece que este principado operó a través de Egipto y Faraón e incluso ayudó a hacer de Egipto lo que fue. Lo que está claro en Ezequiel 29: 3-5 es la conexión entre Faraón y Leviatán.

3. Las siete cabezas del espíritu de leviatán
Salmos 74:13-14 “Dividiste el mar con tu poder; Quebrantaste cabezas de monstruos en las aguas. Magullaste las cabezas del leviatán, Y lo diste por comida a los moradores del desierto.

Las siete cabezas espirituales del Leviatán se encuentran en Proverbios 6:16-19: “Seis cosas aborrece Jehová, Y aun siete abomina su alma: 1) Los ojos altivos, 2) la lengua mentirosa, 3) Las manos derramadoras de sangre inocente, 4) El corazón que maquina pensamientos inicuos, 5) Los pies presurosos para correr al mal, 6) El testigo falso que habla mentiras, 7) Y el que siembra discordia entre hermanos.

Al parecer existe una conexión entre el leviatán y el dragón de Apocalipsis 12:3 “he aquí un gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas;
Así como Jezabel, este espíritu es un anti-cristo (o anti-unción), opera contra la unción genuina de los ministerios.

4. Cómo ataca el espíritu de leviatán
a) La primera forma cómo este espíritu ataca es con su lengua.
Job 41:1 “¿Sacarás tú al leviatán con anzuelo, O con cuerda que le eches en su lengua?
Este espíritu ataca desde su boca con mentiras, chismes, acusaciones, críticas, locuras y calumnias. Job 41:19 “De su boca salen hachones de fuego; Centellas de fuego proceden.”

Apocalipsis 12:15 “Y la serpiente arrojó de su boca, tras la mujer, agua como un río, para que fuese arrastrada por el río.

El Leviatán quiere que seas destruido y llevado por las mentiras, los chismes, las calumnias y las acusaciones, y si él puede arrastrará aún a tus amigos y los que trabajan contigo fuera del ministerio por medio de la mentira y el engaño. Su misión es que la gente crea la mentira y la acusación que han hecho contra tí.

Entonces, el espíritu de leviatán quiere calumniarte para desacreditar tu carácter e integridad y traer vergüenza o manchar tu nombre.

b) El quiere que te quedes afuera y/o eliminarte de la carrera espiritual debido a la acusación
Si el diablo no puede hacer que caigas en pecado, te acusará o incluso inventará una mentira en tu contra a pesar de que eres inocente. Proverbios 6:19 dice: “El testigo falso que dice mentiras”.

Esta es una de sus cabezas. Tenemos que estar seguros de responder a estos ataques de inspiración demoníaca que incluso pueden venir de los más cercanos. No luchamos contra carne y sangre.

Debemos recordar y estar alertas para siempre responder con un espíritu correcto. No podemos permitir que el Leviatán nos influencie, ya que podemos sentirnos ofendidos por la mentira y las acusaciones, críticas o juicios que se hablan de nosotros. Retrucar o atacar “en la carne” es lo que Leviatán quiere.

Leviatán está trabajando hoy contra el cuerpo de Cristo y vemos muchas iglesias, ministros y organizaciones que se acusan unos a otros. Hay un espíritu crítico, un espíritu de buscar errores operando en la iglesia hoy, juzgando y hablando contra el mover de Dios, ministerios y denominaciones diferentes.

Realmente no necesitamos de aquellos que se sienten “los guardianes” del cristianismo. Necesitamos a aquellos que restauran el cuerpo de Cristo. Gálatas 6: 1 dice: “ Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado."

No olvidemos cuántos han sido rápidos en juzgar severamente y criticar despiadadamente el cuerpo de Cristo, en buscar faltas y publicar públicamente suciedad cristiana sin pudor alguno. No dejemos que el Leviatán trabaje a través nuestro, en cambio, movámonos con la unción de Gálatas 6: 1.

Otra forma en que podemos contrarrestar este asalto demoníaco de la lengua del leviatán lanzando mentiras, chismes y calumnias es reclamando las promesas de Dios. La boca de las mentiras será detenida. Isaías 54:17 dice:” Ninguna arma formada contra ti prosperará y condenarás toda lengua que se levante contra ti en juicio. Esta es la herencia de los siervos de Jehová, y su salvación de mí vendrá, dijo Jehová."

Necesitamos comenzar a confesar y declarar esta palabra verdadera de Dios, y actuar basados en él, cuando oremos. Sumado a eso, no debemos darle ningún punto de apoyo a este espíritu viviendo en la mentira. Sólo podemos combatir con eficacia este espíritu viviendo en la verdad en cada área de nuestras vidas.

c) Tratará de ocultarte la verdadera revelación y confundir el verdadero significado de las cosas.
Job 42: 3 “ ¿Quién es el que oscurece el consejo sin entendimiento?” O “¿Quién es este que oscurece el consejo sin conocimiento?” O como en otra traducción; -¿Quién es el que sella al abogado?

Job 42:3 también declara: “Por tanto, yo hablaba lo que no entendía; Cosas demasiado maravillosas para mí, que yo no comprendía.”

Job está intentando entender por qué está sucediendo lo qué le está sucediendo. Dios tiene esta larga discusión con Job en Job 41 y revela este principado del Leviatán. Job se arrepiente en Job 42 y confiesa que el consejo y la verdadera comprensión le fueron velados. Este espíritu quiere estar entre ustedes y la revelación de Dios para distorsionar la palabra del Señor.

d) Siembra discordia
Este espíritu de Leviatán esconderá el significado detrás de lo que se dice y hará que haya malentendidos (malos entendidos). Así es como este espíritu puede sembrar discordia entre hermanos. ¿Alguna vez ha estado en la oficina o tal vez en su matrimonio y algo que dice se entendió en forma equivocada? Alguien dice: “dijiste esto” y tú dices “no dije esto” y ambos piensan que tienen razón, o dicen una cosa y la oyen como otra. Dijiste que es negro y oyen azul.

Leviatán quiere interponerse entre tu conversación y escuchar y distorsionar o murmurar lo que realmente estás diciendo. Esto puede suceder entre amigos, ministerio e incluso hijos y padres.

Cuando usted se da cuenta de este ataque en su ministerio o en sus relaciones es importante simplemente decir “Leviatán te ato en el nombre de Jesús”.

e) ataca la palabra profética
En Génesis 3:1-5 la serpiente (leviatán) distorsionó y escondió la verdadera palabra de Dios de Eva. Leviatán quiere echar duda, desconfianza y sospecha de lo que Dios dice.

Génesis 3:1-5 “Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis. Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.”

El famoso “¿Conque Dios os ha dicho?” ¿O es eso realmente lo que quería decir? Leviatán quiere retorcer la verdad de Dios y despojarnos de nuestras promesas. Cuando esto sucede simplemente enlaza este espíritu entre sus promesas proféticas y nos confunde.

Creo que fue el espíritu de Leviatán el que estaba obstaculizando a Job de entender el verdadero consejo del Señor y ocultando a Job sus propias pequeñas áreas de orgullo. Cuando Dios trae a Job al capítulo 42 ya no se justifica, sino que confiesa que no había conocido la revelación de Dios.

f) Esparce orgullo
Job 41:34 “Menosprecia toda cosa alta; Es rey sobre todos los soberbios.”

Este espíritu lleva una actitud de superioridad, altivez, jactancia y arrogancia. Él no sólo trabaja en este tipo de ambiente, sino que también ataca a los ministerios y a los individuos con las tentaciones del orgullo. ¿Puedes oír a este espíritu susurrar suave y engañosamente en tu oído? ¿Quiénes piensan que son? No se mueven en el poder como usted. ¿Quién les da el derecho de hablar en mi vida?

La Biblia dice que no debemos pensar de nosotros mismos en forma altanera. Este espíritu promueve las agendas egoístas y egoístas. Tenemos que estar atentos y mantener una humilde confianza en el Señor. Cuando Dios te está usando poderosamente hay una tentación constante de jugar a compararte con otro y sentir que eres más exitoso debido a cuánto dinero levantas o cuántos vienen a tu iglesia o cuántos milagros haces. ¿Qué tan grandes son tus reuniones? El poder, los números y lo que parece el favor de Dios basado en milagros o sanidades y echar fuera a los demonios no siempre significan que somos los preferidos de Dios. Necesitamos protegernos del falso sentir que dice: “soy demasiado bueno en lo que estoy haciendo”. Este espíritu quiere establecer en ti una falsa confianza y enfocar tu identidad en lo que haces, en lugar de quién eres.

Para terminar – Comentario sobre Egipto y Leviatán -
Echemos un vistazo a Egipto para tener una idea de cómo funciona Leviatán y lo que hizo en esa nación. En Ezequiel capítulo 29-32 tenemos una serie de declaraciones proféticas contra Egipto y faraón. Uno de los primeros pecados de Egipto fue su orgullo y jactarse de una falsa confianza en las cosas más que de la intimidad con Dios.

Egipto pone su confianza y confianza en su riqueza, cuántos caballos y carros tenía y el número de su gente. Este espíritu Leviatán quiere promocionarlo antes que el Señor, y moverlo a un lugar donde ya no depende totalmente del Espíritu Santo, sino de su donación, carisma, finanzas o denominación, tradiciones o programas. Puede haber un lugar en el ministerio donde podamos hacerlo sin Él; listas de correo electrónico, correo salientes, sitios web, que usted sabe, o socios mensuales, vamos a ir a los inversores.

Podemos comenzar a perder de vista a Jesús y escuchar Su voz y obtener nuestras inspiraciones, visiones, iniciativa o nuevas ideas de Su presencia. A veces el diablo te dará una máquina de ministerio si sabe que te moverá donde todo comenzó en el lugar secreto, si puede distraerte y mantenerte ocupado y sentir que todo está bien porque las herramientas de marketing y las infraestructuras están en su lugar, “Dios me bendice, la máquina funciona bien”.

No hay nada malo en todas estas cosas que Dios usa, nuestro ministerio es un gran ministerio con todas las herramientas, muchos empleados, socios, una gran infraestructura y cada día crecemos más. Todos estos son vehículos para ayudar a cumplir la bendición de Dios, pero necesito mantener mis ojos en Jesús y permanecer roto diariamente delante de Él.

ACTITUDES ORGULLOSAS
Aquí hay una lista de actitudes orgullosas. Pidamos al Señor que nos muestre si alguna de ellas están sutilmente obrando en nuestras vidas:

1. Actitudes de menosprecio hacia los demás integrantes del cuerpo de Cristo: Debemos considerar a los demás como superiores a nosotros mismos. Si estamos pensando en otro hermano/a en Cristo como alguien inferior a nosotros mismos en alguna manera, especialmente en lo que respecta a dones espirituales, revelación, etc, debemos arrepentirnos rápidamente.

2. Actitud Independiente: Debemos estar unidos en el corazón como uno solo, aunque todos podamos tener diferentes funciones y visiones. Si alguna vez nos sentimos que estamos “allá afuera como si sólo estuviéramos deseando edificar nuestro propio reino", quizá olvidemos el propósito más completo del Reino que es abrazar y respetar a todo el cuerpo de Cristo.

3. Vanagloria o gloria propia: Aunque es bueno disfrutar de los dones talentos y bendiciones que el Señor nos ha dado, debemos tener cuidado de no pensar que fue debido a nuestra propia capacidad y grandeza. Todas las cosas nos son dadas como un don de gracia (favor inmerecido) y toda la adoración y deleite en estas bendiciones deben ser devueltas a Aquel que las envió. Recordemos nuestro desamparado y miserable estado sin Él. Nunca debemos gloriarnos en nuestra propia justicia; pues ella es como un trapo sucio a los ojos del Señor.

4. Confianza en uno mismo: Cuando empezamos a sentir confianza en nuestras propias habilidades para producir la unción y obtener resultados para el Reino, debemos estar atentos a este ataque del tentador.

5. Falta de tiempo en su presencia: Muchas veces esto es una señal de que ha llegado la seducción del orgullo. Indica la posibilidad de que nos hemos convertido en autosuficientes y dominados por nosotros mismos que ya no necesitamos el fluir de Su Presencia y su sabio Consejo. Esto es peligroso porque puede producir una mentalidad de “independiente” que le pide a Dios que bendiga y sirva lo que el hombre ha iniciado.

6. Jactarse sobre los logros y la revelación: Muchas veces esto no es una acción externa, sino una actitud hacia adentro. (Nota: esto es de la naturaleza pecaminosa, no es el “gloriarse en el Señor” como habla la Escritura).

7. Deshonra de la Autoridad: Debemos estimar y honrar a aquellos que tienen autoridad (aunque no estén bajo el control del Espíritu Santo, es decir, tener la actitud de David hacia Saúl). Las actitudes de deshonra hacia los líderes a menudo indican orgullo en el corazón.

8. Deseando ser servido: Jesús no vino para ser servido, sino para servir. Esta es la postura de la humildad.

9. Deseo de Reputación: Jesús era un hombre sin reputación de corazón. Se vació a sí mismo. Si tenemos deseos interiores de ser estimados por otros, debemos estar atentos. El orgullo podría estar al acecho.

10. Deseando Controlar a Otros: Uso de una Posición de Autoridad o Don para Cumplir la Ambición y la Visión egoísta.

La única forma de combatir eficazmente este embate del orgullo es vivir con humildad.
Santiago 4:10 “Humillaos delante del Señor, y él os exaltará.” ¿Se dan cuenta que dice: “Humíllaos"?, esto es algo que elegimos hacer todos los días y en cada momento cuando sentimos el ataque del Leviatán en el orgullo. Elija ir hacia abajo tomando la posición espiritual de Filipenses 4.

 


Publicado en: Artículos

clic para cerrar