LOS MINISTERIOS DE EFESIOS 4:11 EN EL LUGAR DE TRABAJO

LOS MINISTERIOS DE EFESIOS 4:11 EN EL LUGAR DE TRABAJO

En los últimos años Dios ha estado trabajando en su Iglesia y ha restaurado verdades y conceptos que, si bien siempre estuvieron registrados en su Palabra, han traído una nueva perspectiva para los tiempos que vivimos.

Uno de esos conceptos tiene que ver con el Reino de Dios, su influencia y su alcance. Durante años los cristianos han estado inmersos en una “mentalidad de iglesia” con una visión limitada y hasta un poco egoísta y sectaria; pero Dios ha levantado voces proféticas y maestros de la Palabra para invitar a su pueblo a sumergirse en las corrientes del Espíritu y ver las cosas como Él las ve.

Lo más destacado de este “sentir” de Dios es que Él quiere llevar a su Iglesia a ocupar el lugar que le corresponde: Una posición de autoridad espiritual e influencia positiva en la sociedad.

Con frecuencia, cuando nos referimos a la Iglesia, corremos el riesgo de limitamos al “ámbito o terreno religioso”, cuando en realidad la idea del Señor va mucho más allá. Si analizamos el plan de Dios desde el principio, nos damos cuenta de que su idea siempre fue de influenciar o transformar la tierra en una sucursal del cielo. Podríamos decir que el plan de Dios es que sus hijos sean “colonizadores”, que invadan la tierra con los principios de vida del cielo. La expresión “venga tu reino” significa precisamente eso: Que se manifieste el reino de Dios en la tierra, en todo lugar, en cada ámbito y esfera de la vida.

Hice este breve prefacio para presentar un tema que se puede interpretar como poco ortodoxo, pero considero que es de vital importancia para extender el reino de Dios en los tiempos que vivimos: La influencia de los ministerios de Efesios 4:11 en el ámbito laboral-empresarial.

Por lo general, solemos afirmar que los creyentes debemos ser “la sal de la tierra y la luz del mundo”, pero no nos animamos a dar un paso más y hablar de la influencia que pueden tener los ministerios de Efesios 4:11 en el lugar de trabajo.

En primer lugar, Dios mismo puso en su Iglesia a los ministerios de Efesios 4:11 (apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros). Ahora bien, ¿qué significa que Dios puso a estos ministerios en su Iglesia?

Para entender esto necesitamos saber qué es la Iglesia. Aquí vamos a encontrar dos clases de pensamientos: a) El pensamiento tradicional, que cree que la iglesia es el lugar religioso o espiritual donde los creyentes desarrollamos y practicamos nuestros dones y ministerios (esto sería lo que denomino una “mentalidad de iglesia”) y b) El pensamiento de reino, que cree que la Iglesia debe usar los ministerios de Efesios 4:11 para influenciar la sociedad. Sin embargo, para esto los creyentes deben entender el alcance global de la palabra “Iglesia” y salir de sus paredes para afectar la sociedad.

El Dr. Peter Wagner menciona en su libro, “La iglesia en el lugar de trabajo”, que la Iglesia tiene dos ámbitos de influencia: 1) La Iglesia nuclear o local y 2) La Iglesia extendida, que va más allá del ámbito religioso o local y se inserta en la sociedad y en la esfera laboral.

Considero que la descripción del Dr. Wagner manifiesta la idea de Dios para su Iglesia: cristianos que no se recluyan “dentro de la iglesia”, sino que salgan “afuera”, se integren a los diferentes ámbitos de la sociedad, en especial, los lugares de trabajo y el mundo empresarial.

A la luz profética de lo que Dios está diciendo últimamente, creo que se acercan tiempos cuando veremos incrementarse la operación de los ministerios de Efesios 4:11 en el ámbito laboral-empresarial. Dios quiere que su Iglesia renueve su mente con respecto a los dones ministeriales de Efesios 4:11. ¡Sin dudas, esto representa una nueva ventana de oportunidad!

Durante años hemos escuchado testimonios de personas del mundo de los negocios decir: “Ahora que tengo a Cristo, he renunciado ‘al mundo’ para dedicarme a las cosas de Dios”. Sin embargo, si vemos las cosas desde la perspectiva del reino de Dios, cuando una persona se retira de su lugar de influencia social, pierde precisamente lo que Dios pretende de su Iglesia: Su influencia social para extender el Reino de Dios.

En su mayoría, la Iglesia ha adoptado lo que se conoce como el “patrón de pensamiento griego”, que divide lo religioso (o espiritual) de lo secular. Por eso escuchamos decir o quizás lo hemos dicho nosotros mismos alguna vez: “En la iglesia mi ministerio es… pero en lo secular me dedico a…” como si nuestra vida estuviera dividida en dos.

La perspectiva o mentalidad del Reino de Dios es diferente. El patrón de pensamiento del Reino es el que cree que todo lo que hacemos debe ser para glorificar a Dios, sea dentro o fuera del ámbito religioso. Además podemos servir a Dios tanto en la Iglesia como en nuestro lugar de trabajo. Para Dios es lo mismo. Según la perspectiva del Reino todo lo que hacemos es un ministerio donde necesitamos la ayuda y guía del Espíritu Santo. Dios quiere que usemos los ministerios de Efesios 4:11 para ejercer influencia en los lugares de trabajo, además de usarlos en la iglesia.

Los ministerios de Efesios 4:11 en el lugar de trabajo
He leído testimonios de pastores que estuvieron dedicados a la obra de Dios durante muchos años y que por una invitación del Espíritu Santo, tuvieron que hacer algunos cambios radicales en su vida, porque entendieron que Dios los estaba llamando a “dejar la iglesia” e insertarse en el ámbito laboral para continuar desempeñando su función ministerial allí. Para ellos la plataforma de su servicio pasó a ser el ámbito laboral. En ese lugar experimentaron la misma presencia y el mismo poder del Espíritu Santo, pero aplicados al ámbito donde Dios los puso.

En mi caso personal, puedo mirar atrás y ver que el Señor usó usa serie de sucesos inesperados para llevarme del “ámbito religioso” (dónde he estado sirviendo desde 1977) al mundo de los negocios donde pudiera empezar a aplicar los principios del Reino de Dios y ver su obra sobrenatural. Y puedo afirmar que he sido testigo del mismo obrar del Espíritu Santo dentro y fuera de la iglesia. Cuando vivimos los principios del Reino de Dios en el lugar de trabajo estamos siendo verdaderos “luminares en el mundo”… “en medio de una generación maligna y perversa”, según palabras del apóstol Pablo a los filipenses (Fil. 2:15). ¡Allí realmente están las almas perdidas; personas desesperadas y necesitadas de la vida de Cristo!

La aplicación práctica de los ministerios de Efesios 4:11 en el ámbito laboral o el mundo de los negocios
Para terminar, quiero referirme a la aplicación práctica de los ministerios de Efesios 4:11 en el ámbito laboral-empresarial; cómo funcionan en lo que comúnmente llamamos “el mundo secular”. Por ejemplo:

Generalmente, sabemos quiénes son los apóstoles en la iglesia; pero en la faz laboral-empresarial pueden ser los fundadores de un negocio, emprendedores, visionarios o directores de una empresa o los transmisores de la visión empresarial o comercial.

Generalmente, sabemos quiénes son los profetas en la iglesia; pero en la faz laboral-empresarial pueden ser los planificadores, los creadores de ideas y estrategias de marketing, que tienen una visión y un alcance superior a los demás.

Generalmente, sabemos quiénes son los evangelistas en la iglesia; pero en la faz laboral-empresarial pueden ser los que trabajan en las áreas de relaciones públicas, promoción y ventas.

Generalmente, sabemos quiénes son los pastores en la iglesia; pero en la faz laboral-empresarial pueden ser los que trabajan en el área de recursos humanos y atención del personal.

Generalmente, sabemos quiénes son los maestros en la iglesia; pero en la faz laboral-empresarial pueden ser los que trabajan en el departamento de capacitación, como instructores, maestros o mentores.

Estos son tiempos de oportunidad donde podemos ver la manifestación de la gloria de Dios y ser participantes directos en la extensión de su Reino. ¡Renovemos nuestra mente y seamos sensibles a lo que Dios le está diciendo a su Iglesia hoy!

“Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra” (Mt. 6:10).

 


Publicado en: Artículos

clic para cerrar