LA SANGRE DE CRISTO TIENE PODER

LA SANGRE DE CRISTO TIENE PODER

Los 10 beneficios de la sangre de Cristo

Un tema importante de la vida cristiana es el poder que tiene la sangre de Cristo. Todo cristiano necesita saber y conocer el alcance y poder de todo lo que Cristo ha hecho por nosotros cuando fue a la cruz del calvario.

En Apocalipsis 12:10-11 encontramos un pasaje que nos muestra una realidad espiritual que puede afectarnos en lo terrenal.

Este pasaje nos dice que el diablo está acusándonos delante de Dios día y noche, es decir, ¡Sin parar un solo minuto!, ¡Las 24 horas del día y los 365 días del año! ¿De qué nos acusa todo el tiempo? De nuestros pecados pasados, los cuales fueron perdonados, limpiados y olvidados, luego de confesarlos al Señor y creer en la obra de Cristo en la cruz del calvario.

Satanás es un acusador por excelencia y no se resigna que desde el momento en que aceptamos a Cristo como nuestro Salvador, fuimos rescatados de sus sucias manos y trasladados al Reino del Señor (Col. 1:13-14). Por eso intentará hacernos caer de nuestra condición de hijos perdonados por Dios, recordándonos nuestros pecados pasados para que vivamos en continua condenación.

Esto significa que cuando recibimos a Cristo como nuestro Salvador sucedieron dos cosas:
1. Fuimos LIBRADOS de la potestad de las tinieblas.
2. Fuimos TRASLADADOS al Reino de Cristo
.
Vivíamos encadenados y presos en el reino de tinieblas pero al escuchar el mensaje del Evangelio y recibir las buenas nuevas de salvación fuimos libertados, sacados del reino de las tinieblas y llevados a un nuevo reino: El de Dios, el de la Luz.

A partir de ese momento la sangre de Cristo se transforma en un vallado infranqueable que el diablo ni sus demonios pueden atravesar, impidiéndoles volver a llevarnos cautivos a su reino destructor, y tocarnos.

La Sangre de Cristo define nuestra ubicación (es decir, de qué lado estamos). Por más que el enemigo intente una y otra vez volver a llevarnos cautivos, ¡no puede! ¿Por qué? Porque la sangre de Cristo nos protege y nos guarda dentro de los límites del Reino de la Vida. ¿Cómo me mantengo dentro de estos límites salvíficos y del lado del Reino de Dios?: Viviendo una vida a cuentas con el Señor, confesando, arrepintiéndonos de nuestros pecados y dando lugar a que la Sangre de Cristo nos limpie de todo pecado (1 Jn. 1:7-10).

Al recorrer las Sagradas Escrituras, comenzando desde el Antiguo Testamento, vemos que Dios siempre a su pueblo le enseñó lecciones acerca de la sangre, pues Él deseaba que su pueblo siempre pudiese identificarse con ella.

El pueblo de Dios fue enseñado que para recibir la limpieza de sus pecados debían realizar un sacrificio animal, no humano, y verter sangre (Leer Éxodo 24:8, 29:21, Lev. 4:1-7, Ex. 12:1-28). Ellos debían sacrificar un animal sin defecto para obtener la limpieza, el perdón y la liberación. Para el pueblo de Israel, el sacrificio del cordero era esencial, pues sin el derramamiento de la sangre del animal no había para ellos perdón.

Por supuesto, para nosotros hoy es fácil deducir que el cordero animal tipificaba al Cordero de Dios, Jesucristo. Dios trabajó con su pueblo desde la antigüedad para enseñarles que sin la sangre derramada del cordero no había posibilidad de limpieza ni perdón, como una manera gráfica y profética de lo que Cristo iría hacer años después en la cruz del calvario.

Hay varios pasajes en la Biblia donde se presenta a Jesús como el Cordero de Dios: Leer Isaías 53:7; Juan 1:29 y 36; 1 Pedro 1:19,

También hay pasajes que hablan de la sangre de Cristo como la sangre del Cordero (Leer Ro. 3:24-25, Heb. 9:12, 1 Pedro 1:19, Ap. 7:14).

Para entender cabalmente el profundo y real significado de la sangre de Cristo, derramada en la Cruz del calvario en favor de la humanidad, debemos mirar en la Palabra de Dios. Allí encontramos los beneficios disponibles para nosotros hoy:

1. PASAJE BÍBLICO: HEBREOS 9:12
BENEFICIO:
La sangre de Cristo fue derramada en la cruz para confirmar su Autoridad y Validez como Gran Sumo Pontífice y mediador entre Dios y los hombres.

2. PASAJE BÍBLICO: EFESIOS 2:13
BENEFICIO:
La sangre de Cristo fue derramada en la cruz para que nosotros al creer podamos con libertad acercarnos a Dios y tener una comunión íntima con El.

3. PASAJE BÍBLICO: ROMANOS 5:9
BENEFICIO:
La sangre de Cristo fue derramada en la cruz para que podamos ser justificados (declarados justos) ante Dios.

4. PASAJE BÍBLICO: EFESIOS 1:7
BENEFICIO:
La sangre de Cristo fue derramada en la cruz para que podamos ser redimidos (la palabra “redimir” significa: “rescatar a un cautivo”), rescatados del reino de tinieblas y podamos recibir el perdón de nuestros pecados.

5. PASAJE BÍBLICO: HEBREOS 13:20
BENEFICIO:
La sangre de Cristo fue derramada en la cruz para que podamos obtener la bendición del pacto eterno, que es la salvación de nuestras almas, la salvación eterna.

6. PASAJE BÍBLICO: HEBREOS 9:18-22
BENEFICIO:
La sangre de Cristo fue derramada para ser perdonados de la pena de muerte eterna que merecíamos. (La palabra “remitir” significa: Perdonar la pena de muerte a un culpable).
Por nuestros pecados éramos culpables y merecedores del castigo y la muerte. Gracias a Cristo, El cargó sobre sus hombros nuestras culpas y nosotros recibimos el perdón.

7. PASAJE BÍBLICO: COLOSENSES 1:20
BENEFICIO:
La sangre de Cristo fue derramada en la cruz para que podamos ser reconciliados con Dios. Debido a nuestros pecados no podíamos comunicarnos con un Dios Santo, pero gracias a lo hecho por Cristo como mediador y puente, fuimos aceptos ante Él.

8. PASAJE BÍBLICO; ROMANOS 3:25
BENEFICIO:
La sangre de Cristo fue derramada para calmar la ira de Dios y para que creamos en su perdón y salvación. (La palabra “propiciación” significa: Sacrificio para calmar la ira divina). Por ser pecadores, merecíamos la muerte pero al creer en el sacrificio de Cristo obtuvimos la vida eterna y el perdón.

9. PASAJE BÍBLICO: 1 JUAN 1:7 Y 9
BENEFICIO:
La sangre de Cristo fue derramada en la cruz para que nosotros al confesar nuestros pecados pasados, presentes y futuros, podamos ser limpios. Para Dios no existen pecados mayores y menores, grandes o pequeños. Cualquiera sea el “tamaño”, si lo confesamos a Él, recibimos inmediatamente su limpieza y perdón.

10. PASAJE BÍBLICO: 1 PEDRO 1:18-19
BENEFICIO:
La sangre de Cristo fue derramada en la cruz para ser rescatados de nuestra vieja vida y de nuestra vana manera de vivir lejos de Dios.

Con estos pasajes mencionados, nos encontramos con los beneficios de la sangre de Cristo, que son verdaderas joyas celestiales que los creyentes tenemos a nuestra disposición y nos pertenecen por ser hijos legítimos de Dios, y a la vez son un arma legítima para batallar contra el enemigo. ¡El diablo conoce los efectos de la sangre de Cristo, por eso promueve toda forma de culto satánico que tenga como parte principal el sacrificio de animales y seres humanos, intentando que la gente tome estos ritos como algo bueno y pierdan de vista lo maravilloso que Cristo ha hecho en la Cruz del calvario!.

La Sangre de Cristo tiene que ver en la lucha espiritual contra el diablo en el aspecto de la salvación, es decir, respecto a que fuimos rescatados del reino de tinieblas, limpiados de todo pecado, perdonados, reconciliados para asegurarnos la ciudadanía en el reino de Dios. Como dijimos anteriormente, la sangre de Cristo definitivamente define nuestra ubicación y posición, es decir “de qué lado estoy ahora”. ¡Gloria a Dios porque si tenemos a Cristo como nuestro Salvador estamos del lado del vencedor!

La sangre de Cristo es mucho más que un talismán o una frase mágica. Muchos pretenden utilizar la sangre de Cristo como si fuese un amuleto o creen que es como una fórmula o cuenta matemática que opera fríamente y que se la debe repetir muchas veces diciendo: “por la sangre de Cristo, por la sangre de Cristo”, perdiendo de vista su real y poderoso significado.

La sangre de Cristo es poderosa pues define nuestra ubicación: del lado de Cristo con la vida y la bendición o en el reino de tinieblas donde reina la muerte y la maldición. Es por eso que cuando hacemos guerra espiritual contra el enemigo, debemos batallar tranquilos sabiendo que nuestras vidas, familia y posesiones están protegidas.

En el libro de Apocalipsis 12:10-11 encontramos resumida esta verdad. En este pasaje encontramos al diablo acusando de día y noche injustamente a los que ya han sido lavados y limpiados de todo pecado. Piense un instante: ¿Cuál es el propósito de estas acusaciones diabólicas?: Sacarnos de nuestra condición espiritual, de nuestra ubicación con Cristo y llevarnos al campo de la duda y condenación, lejos del Señor.

Estas acusaciones vienen constantemente contra nosotros. ¿Cómo vencer? Marcando y definiendo nuestra posición espiritual con Cristo. El pasaje dice:

1) “POR MEDIO DE LA SANGRE (DERRAMADA) DEL CORDERO (JESÚS)”
Aquí se está hablando de la sangre de Cristo vertida en la cruz del calvario. Al creer en la obra de Cristo nuestra posición cambió de tinieblas a luz, de muerte a vida, con Dios y lejos del diablo. Entonces la frase “por medio de la sangre del cordero” debe leerse también en su sentido más concreto como “por medio de lo que Cristo hizo en la cruz del calvario”.

Cuando el enemigo logra sacarnos de nuestra ubicación espiritual, nuestra fe decrece y aumentan las dudas sobre si realmente somos hijos de Dios, si hemos sido perdonados y lavados de todos nuestros pecados. Antes por medio de la fe estábamos ubicados, ahora al dudar quedamos descolocados y lejos de la cobertura del Señor. De esa manera el enemigo puede vencernos fácilmente.

2. “POR MEDIO DE LA PALABRA DEL TESTIMONIO”
Aquí se está refiriendo a lo que los cristianos anunciaron o proclamaron: Acerca de la verdad de Dios registrada en Su poderosa Palabra.

La palabra del testimonio define nuestra posición. Cuando yo proclamo las verdades de Dios, me estoy poniendo de acuerdo con lo que Dios dice. Estoy, espiritualmente hablando, en la misma posición con Cristo (Efe. 2:6)
Las acusaciones del diablo vienen sobre nuestras mentes para que caigamos bajo la duda, el temor, la frustración y dejemos de confesar la Palabra de Dios. Si él logra esto en nosotros, seremos presa fácil en sus garras.

Las acusaciones del diablo debemos refutarlas con la Palabra de Dios. Isaías 43:25 dice (Leer) ¿Qué dice Dios? “No me acordaré de tus pecados”. Si Dios, nuestro Padre Celestial, Creador y Dueño de todo lo que existe ha dicho esto, ¿Quién es el diablo (una criatura) para hacerme creer sus acusaciones mentirosas y hacerme caer? ¡Yo le debo exclusiva obediencia al Creador (Dios) y no a la criatura (Satanás)!.

Otro pasaje, Miqueas 7:19 dice (Leer) ¿Qué ha dicho Dios? “Yo me olvidé de tus pecados confesados”. Si Dios el Creador, se ha olvidado, por perdonar mis pecados, ¿Quién es la criatura (Satanás) para recordármelos una y otra vez? ¡Debo creerle al Señor y reprender toda palabra mentirosa que venga del diablo en el Nombre de Cristo!
¡Gloria sea al Señor, porque gracias a que Cristo derramó Su sangre en la cruz, hemos sido lavados, limpiados y perdonados de todos nuestros pecados presentes, pasados y futuros! Con tan grande bendición recibida, ¿cómo voy a creer las mentiras del enemigo?

Bendito sea el Señor, porque gracias a que Cristo derramó su preciosa sangre en la cruz del calvario una vez y para siempre, se ha formado alrededor nuestro un vallado infranqueable que el enemigo ni sus demonios pueden atravesar para hacernos daño. Se ha formado un vallado protector contra cualquiera de las artimañas y astucias del diablo. ¡Gracias Jesús por tu sangre derramada en la cruz del calvario en favor de todo aquél que cree!

 


Publicado en: Artículos

clic para cerrar