LA CONTRADICCIÓN DE LA UNCIÓN

LA CONTRADICCIÓN DE LA UNCIÓN

La Palabra de Dios dice en 2 Corintios 4:7-12
7 Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros, 8 que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; 9 perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos; 10 llevando en el cuerpo siempre por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestros cuerpos. 11 Porque nosotros que vivimos, siempre estamos entregados a muerte por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal. 12 De manera que la muerte actúa en nosotros, y en vosotros la vida.

Este poderoso pasaje de las Sagradas Escrituras revela un misterio que puede pasar desapercibido si no lo leemos detenidamente.

El Apóstol Pablo trata en este pasaje sobre el fluir de la unción a través nuestro para ministrar a los demás. El menciona tres cosas importantes:

1. “llevando en el cuerpo siempre por todas partes la muerte de Jesús…”
2. “…entregados a muerte por causa de Jesús” y
3. “… la muerte actúa en nosotros”

En estas tres frases se repite la palabra “muerte” tres veces, enfatizando que ella actúa en nosotros los que ministramos a la gente.

Por lo que leemos en el pasaje el resultado de esa muerte obrando en nosotros produce un fuerte impacto espiritual en los demás: Ellos experimentan la vida de Cristo. ¡Experimentar la vida de Cristo implica recibir todo lo que Dios ha prometido en su palabra!

Para que los demás reciban la vida de Cristo el pasaje bíblico dice que en nosotros debe operar la muerte… pero ¿qué significa que es necesario que en nosotros opere la muerte?

Es probable que asociemos la palabra “muerte” con la necesidad de estar quebrantados y/o rendidos en la presencia de Dios, de negarnos a nosotros mismos. Esto es correcto y necesario pero a través de los años, por la experiencia ministerial personal y ver la vida de otros siervos del Señor, he visto que experimentar la muerte significa experimentar “la contradicción de la unción”.

Antes de explicar qué significa la “contradicción de la unción” es importante aclarar que la muerte que aquí se detalla no tiene nada que ver con inmolarse ni quitarse la vida voluntariamente. Pablo utiliza estos dos antónimos (muerte-vida) para enseñar una verdad espiritual.

Para poder entender este misterio daré algunos ejemplos prácticos de la vida ministerial a fin de que comprendamos que muchas veces a los efectos de que otros sean ministrados, es necesario que opere en nosotros la “contradicción de la unción”.

Veamos por un instante las siguientes situaciones:

Situación 1: ¿Le ha pasado alguna vez que usted, estando enfermo o bajo tratamiento de alguna enfermedad, oró por personas enfermas, y estos se sanaron… y usted confundido se preguntó: ¿Cómo pudo ser posible, Señor?

Situación 2: ¿Le ha sucedido alguna vez que mientras usted estaba atravesando una situación financiera delicada, oró por alguien en necesidad financiera, y esta persona fue prosperada… y usted confundido se preguntó: ¿Cómo pudo ser posible, Señor?

Situación 3: ¿Le ha pasado alguna vez, mientras usted atravesaba un tiempo en el que su ministerio local no se expandía como usted hubiera deseado, que le dio una palabra profética de expansión ministerial a otro consiervo y que poco tiempo después este lo llamó para decirle del crecimiento que estaba experimentando luego de que le diera esa palabra… y usted confundido se preguntó: ¿Cómo pudo ser posible, Señor?

Situación 4: ¿Le ha pasado alguna vez mientras usted estaba en un tiempo en el que había estado orando por una necesidad personal, sin recibir respuesta, que le compartió a otro hermano en la fe, algo que usted mismo había escrito sobre la oración y este lo llamó días después para agradecerle, porque al aplicar esos conceptos había recibido respuesta a su oración… y usted confundido se preguntó: ¿Cómo pudo ser posible, Señor?

Recuerdo un tiempo durante nuestro ministerio pastoral cuando estábamos atravesando un tiempo difícil financiero y en una de las reuniones le di una palabra profética a un joven de que iba a ganar en ese año cien mil dólares. Lo interesante fue que al poco tiempo este joven vino muy contento para agradecerme porque había prosperado grandemente en ese tiempo… y yo, el que había orado por él, ¡seguía con el mismo problema financiero!

Hace unos años me comentaron de un famoso evangelista de sanidad que en sus reuniones las muelas de la gente eran emplomadas sobrenaturalmente con oro, pero que él tenía que ir al dentista para arreglar su boca porque oraba y oraba por su boca y nada sucedía. ¡Vaya contradicción!

Si algunas de estas situaciones u otras le han sucedido, usted podrá comprender lo que estoy diciendo. ¡Quizás sin saberlo usted ha estado experimentando la contradicción de la unción!

Entender esta clase de contradicción es importante para no caer bajo un espíritu de condenación ni de frustración y dejar que el Espíritu Santo nos utilice como lo crea más conveniente.

La mayoría de nosotros hemos crecido con el concepto de que no podemos ministrar lo que no hemos recibido primero. Esto teológicamente es cierto pero muchas otras veces es espiritualmente incorrecto.

En algunas situaciones, o temporadas, a los efectos de glorificar su nombre y mostrar que él es la fuente del poder, y no nosotros, puede hacer que tengamos que movernos espiritualmente con la contradicción de la unción.
Es bueno que siempre nos preguntemos: ¿De quién es el poder que fluye de nosotros o a través de nuestro ministerio? ¿Quién es la verdadera fuente? ¿Quién es el canal?

Por cierto todos respondemos diciendo: ¡Dios es la fuente del poder y yo soy un canal! pero para ser sinceros pareciera que cuando la contradicción de la unción operara en nosotros nos sintiéramos amedrentados o que no tuviéramos autoridad para ministrar a los demás debido a que no estamos experimentando lo que ministramos.

A todos nos gustaría estar siempre bien de salud y en prosperidad cuando predicamos o damos una palabra sobre salud y prosperidad pero muchas veces este no sucede. ¿Qué vamos a hacer? ¿Acaso dejaremos de predicar y no ministraremos a los demás? Allí estará nuestra decisión de rendirnos ante el Señor para que el no utilice cómo quiera y de la manera que él quiera.

Viene a mi mente el pasaje de Romanos 3:4: “sea Dios veraz, y todo hombre mentiroso”. Aplicándolo a lo que venimos hablando seria que cuando estemos ministrando a los demás, decidir no creer a lo contrario que estoy experimentando y seguir hacia adelante con fe declarando lo que dice la Palabra de Dios. En definitivas Dios tiene todo poder para utilizarnos a nosotros, sus vasijas, como crea conveniente a fin de que otros reciban la vida de Cristo y él sea glorificado.

Como embajadores del Reino de Dios a eso hemos sido llamados: A ser transmisores y ministradores de la vida de Cristo. Démosle libertad en nuestras vidas al Espíritu Santo para que esto suceda, ¡aunque sea necesario que opere en nosotros la contradicción de la unción! ¡Aquí estamos Señor!

 


Publicado en: Artículos

clic para cerrar