LA CONEXIÓN QUE EXISTE ENTRE LA UNCIÓN DE PROSPERIDAD Y SANIDAD

LA CONEXIÓN QUE EXISTE ENTRE LA UNCIÓN DE PROSPERIDAD Y SANIDAD

Existen algunos detalles importantes en la Palabra de Dios, que nos da la idea de la existencia de una conexión entre la unción de prosperidad y la sanidad, para contrarrestar y anular a los espíritus de pobreza y enfermedad que flagelan a la humanidad, y aún pretenden afectar a los hijos del Señor.

1. Cuando Jesús comienza su ministerio publico

Luego de su tiempo de preparación silenciosa y habiendo llegado el tiempo para comenzar su ministerio public, Jesús dijo en Lucas 4:18 “El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón;…”

Aquí Jesús menciona primero a los pobres y luego se refiere a los enfermos. Como ya lo he escrito en mi libro “La Unción de riqueza”, la palabra “pobre” utilizada aqui en el original griego se refiere a aquellos que están en serios problemas financieros, e inmediatamente luego de declarar Jesús que el tenía la unción para prosperar al pobre, Jesús mencionó que también Dios le había otorgado la unción para sanar.

2. Luego en el pasaje de Lucas 4:23-27 lemos “Él les dijo: Sin duda me diréis este refrán: Médico, cúrate a ti mismo; de tantas cosas que hemos oído que se han hecho en Capernaum, haz también aquí en tu tierra. Y añadió: De cierto os digo, que ningún profeta es acepto en su propia tierra. Y en verdad os digo que muchas viudas había en Israel en los días de Elías, cuando el cielo fue cerrado por tres años y seis meses, y hubo una gran hambre en toda la tierra; pero a ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a una mujer viuda en Sarepta de Sidón. Y muchos leprosos había en Israel en tiempo del profeta Eliseo; pero ninguno de ellos fue limpiado, sino Naamán el sirio.”

Aquí Jesús menciona dos episodios relacionados con la sanidad y prosperidad: La sanidad de la lepra de Naamán (2 Reyes 5:1-14) y de la prosperidad que recibió la viuda de Sarepta en 1 Reyes 17:8-16 cuando el profeta Elías fue a visitarla, donde luego de desafiar su fe, y ella creer, Dios derramó sobre ella prosperidad.

3. En el pasaje de Lucas 8:40-48 donde la mujer que tocó el manto de Jesús fue sanada, se dice de ella en el v. 43: “Pero una mujer que padecía de flujo de sangre desde hacía doce años, y que había gastado en médicos todo cuanto tenía, y por ninguno había podido ser curada,”

Notemos la secuencia enfermedad-pobreza contrarrestada por el poder de Dios para traer en cambio Su sanidad-prosperidad.

Por eso en las Epístolas leemos el sentir del Espíritu de Dios, transmitido en la pluma en 3 Juan v. 2: “Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud….” ¿Qué se encuentra aquí? Otra vez la conexión entre la sanidad y la prosperidad que proviene del Señor. ¿Interesante, verdad?

 


Publicado en: Artículos | Finanzas

clic para cerrar