LA CLAVE PARA PREDICAR EL EVANGELIO Y OBTENER RESULTADOS

LA CLAVE PARA PREDICAR EL EVANGELIO Y OBTENER RESULTADOS

Con el paso del tiempo y estar involucrados en el “sistema cristiano”, podemos sin darnos cuenta perder de vista algunos puntos importantes para tener en cuenta si deseamos predicar el Evangelio y obtener resultados positivos.

Predicar el Evangelio implica mucho más que simplemente repartir un folleto, realizar una cruzada evangelística masiva o predicar persona a persona. Todos estos métodos tienen su valor pero pueden ser actos infructuosos si no sabemos y entendemos primero cuál es la necesidad real del ser humano.

Este artículo nos ayudará a conocer la necesidad que hay en todo ser humano. Si entendemos esto nuestra predicación del evangelio será más productiva.

Para comenzar podemos decir que todos los seres humanos, en cierto sentido, son iguales: Están en la búsqueda de algo. La humanidad básicamente enfrenta dos problemáticas. Veamos cuáles son:

Problemática # 1: “Nadie puede controlar por sí mismo sus circunstancias ni evitar lo que le puede pasar”
Nadie por sí mismo puede evitar que le venga una enfermedad, que lo echen del trabajo, que pierda lo que tenía, la pérdida de un sueño, un fracaso amoroso, comercial, etc. La humanidad está en problemas porque no tiene dominio sobre nada y eso es una gran preocupación porque se siente indefensa y a merced de cualquier calamidad.

En el principio, cuando Dios trajo su reino a la tierra, le había dado al ser humano gobierno y dominio sobre las circunstancias y sobre todas las criaturas (Génesis 1:26). Ese dominio que el ser humano había tenido en la creación como un regalo de Dios se perdió al desobedecer y ser engañados por la serpiente antigua, el diablo (Génesis 3:1-6).

A pesar de semejante caída, Dios en su misericordia, para restaurar el patrón original de gobierno y dominio que le había dado al ser humano, le dio la promesa en Génesis 3:15 de que Jesucristo (la simiente de la mujer) vendría posteriormente para devolverle al hombre el dominio que había perdido y que el diablo le había robado.

El ser humano a partir de allí estuvo y sigue estando en problemas: Ha perdido el gobierno y dominio…

Jesucristo durante su ministerio terrenal demostró que es el único que podía tener dominio de las situaciones y vencer a las circunstancias: Donde había Tormentas traía de su calma y paz, donde había hambre y enfermedad traía provisión y sanidad, donde operaban los demonios atormentando a la gente, eran echados fuera y el lugar se llenaba con su presencia. ¡Hasta venció a la misma muerte y volvió a la vida! ¡Por eso Jesucristo es el Rey del reino y ese gobierno y dominio se lo ha regresado a los suyos!

Existe otra problemática que tiene la humanidad:

Problemática # 2: La búsqueda de un mundo perfecto e ideal
Debido a que el ser humano fue creado por Dios para vivir en un estado perfecto e ideal, pero que lamentablemente lo perdió, en su interior se ha creado un vacío que quiere llenar lo que lo lleva a buscar inconscientemente por todos lados la solución. Esto llevaría al ser humano a estar siempre en la búsqueda de un mundo mejor.

Esto significa que:
a. Cada generación está detrás de la búsqueda de la utopía de un mundo perfecto, ideal.
b. La búsqueda es la fuente de todo progreso, desarrollo, inventos y filosofías humanas.
c. La búsqueda y deseo de un mundo idílico es la fuente de las ideologías, llamadas “escuelas de pensamiento” (filosóficas, religiosas).

La búsqueda de lo ideal… o de un mundo mejor lo lleva al ser humano a buscar lo que se conoce como “religión”. ¿Qué es la religión en el pensamiento general? Es la búsqueda para encontrar a alguien superior que nos pueda ayudar en la vida. A la gente no le interesa en si quien ese ese Dios, lo que le interesa es como obtener ese mundo mejor e ideal. Por eso adora imágenes de seres humanos, animales, plantas, arbustos, etc. creando lo que se conoce como idolatría.

Para muchos otros la religión puede ser el dinero, el sexo, el poder y la fama entre otras tantas cosas, los cuales los lleva a adorarlos como dioses que controlan sus vidas y les provee placer y seguridad.

El ser humano va detrás de la búsqueda del significado, propósito de la vida y la promesa de un mundo mejor. Esto lleva a la búsqueda desesperada por el bienestar. Por eso uno se muda a un lugar mejor, busca un trabajo mejor, etc. La gente utiliza generalmente a la religión pretendiendo obtener esas cosas.

Todos buscan el mundo utópico o ideal. Una sociedad perfecta con paz, seguridad, sin temor y prosperidad. Un mundo de equidad y justicia. Una comunidad de amor y seguridad.

La esperanza del más allá, en otro mundo viene incluida con la promesa de la vida eterna en la mayoría de las religiones. Generalmente las religiones dicen que hay una recompensa en el más allá” cuando uno muere. Se les habla de un estado de eternidad o de reencarnarse en otro ser para vivir mejor que en la vida anterior.

El ser humano naturalmente no quiere envejecer ni morir por eso busca por todos los medios que eso no suceda y se aferra, al darse cuenta de que este proceso es inevitable, en alguna religión.

Esta es en síntesis el vacío existencial que padece todo ser humano. Toda la humanidad corre en busca del “eslabón perdido” (A la luz de la Palabra de Dios sabemos que es la pérdida del plan original de Dios en la creación y la búsqueda desesperada del ser humano por recuperarla) pero al no tener la revelación del Evangelio van por otros caminos sin rumbo y sin destino.
Este “eslabón perdido” de la restauración de lo que perdió en Edén es lo que busca el ser humano, pero no lo sabe y lo que busca no es el camino correcto.

Es interesante destacar es que si la humanidad está en la búsqueda de “algo” es porque:
1. El hombre no puede buscar algo que nunca tuvo…si algo está perdido es porque había sido encontrado anteriormente.
2. La naturaleza de la búsqueda significa que el ser humano tuvo algo y lo perdió.
3. El eslabón perdido es la fuente de esperanza del ser humano, por eso la busca por todas partes.
4. La esperanza que tiene el ser humano de alcanzar el eslabón perdido lo conduce a todo tipo de conductas.

Muy en lo profundo del estado subconsciente del ser humano está la memoria de la utopía de un mundo mejor.

Todas las religiones tienen el concepto de un mundo mejor y de la filosofía mesiánica. Esto se ve en las religiones y civilizaciones antiguas.

Esta pasión y fuerza por la búsqueda de lo ideal ha producido en todas las culturas antiguas y modernas el “sueño mesiánico”.
¿Qué es el sueño mesiánico? La creencia de que en algún lugar, tal vez en el futuro no lejano se levantara un lugar desconocido con una persona que prometa respuestas a todas las preguntas y establezca el mundo ideal, libre de pena, odio, temor, pobreza, injusticia y traiga paz, amor, gozo y justicia para todos.

Dios conociendo como nadie la necesidad del ser humano, y lo que perdió por su desobediencia allá en el Edén, ha trazado una estrategia de restauración a través del Mesías, Jesucristo. Para lograr eso su plan fue que él viniese a esta tierra a través del proceso natural de todo ser humano (nacer del vientre de una madre) pero con la característica de que el semen reproductor fue el Espíritu Santo. Jesucristo sería el Mesías que todos anhelaban, pero para que eso suceda todos tendrían que reconocerlo y venir a sus pies.

El problema que la humanidad tiene hoy es que hay muchas voces que proclamar ser el camino o religión ideal, cuando en realidad son atajos que solo conducen a seguir viviendo sin rumbo y destino en la vida.

Aquí surge otro problema y es que el enemigo de la humanidad, el diablo, utiliza la amplia gama de religiones que existen para crear caos, confusión a fin de que el ser humano siga buscando o si encuentra una religión que sea la equivocada.

Existe en los aires un gran conflicto espiritual. El enemigo constantemente hace todo lo posible para que no les resplandezca la luz del Evangelio de Cristo a la gente. 2 Corintios 4:3-4 leemos: “Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto; en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.”

Por eso, cuando queremos hablarles de Cristo, la gente defraudada de las religiones (inclusive la llamada Cristiana) responde confundida: - Hay tantas religiones, que creo que todas tienen algo de verdad y todas conducen al mismo dios. Así que no me interesa lo que me propones. Estoy bien con la mía -.

Aquí aprendemos algo vital antes de predicar el Evangelio: Es indispensable utilizar la autoridad espiritual que tenemos en Cristo para remover de las mentes la venda que el diablo les ha puesto para que no puedan entender ni recibir el Evangelio del Reino de Dios. A menos que esto suceda primero, lo único que ellos oirán será de una religión más.

Una vez que ese velo diabólico sea removido de las mentes y la predicación del Evangelio de Jesucristo sea transmitida, la presencia del Espíritu Santo convencerá a la gente de su necesidad de un encuentro personal con el verdadero Dios.

El evangelio del Reino le trae luz al ser humano de que Jesucristo es el verdadero y único Camino para llegar al verdadero Dios (Juan 14:6). Cuando la persona reconoce eso, se transforma en un hijo de Dios (Juan 1:12), heredero de Aquél que lo creó para que tuviera gobierno y dominio.

Por eso, las Sagradas Escrituras se tomaron el trabajo de dejar registrado todo lo concerniente a la vida de Jesucristo, porque sin Jesucristo no se puede llegar al verdadero Dios ni se puede restaurar la posición de gobierno y dominio. 1 Timoteo 2:5 dice: “Porque hay un solo Dios (verdadero), y un solo mediador (verdadero) entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre”.

Es interesante destacar que no se sabe mucho del nacimiento de Buda o Mahoma, ni como fueron concebidos, pero todos sabemos de Jesucristo, las profecías, su concepción, alumbramiento y la promesa de que traería paz y buena voluntad entre los hombres. La entrada de Jesucristo fue celebrada por ángeles, pastores y reyes, fue un nacimiento público no privado ni desconocido.

El no reconocer la llegada del Mesías Salvador, ha llevado a la humanidad a seguir su propio camino en una búsqueda infructuosa.
La búsqueda del mundo ideal produjo en la historia una variedad de propuestas de gobiernos con sistemas “solucionadores”, entre ellos:
1. Reinos humanos
2. Imperialismo
3. Colonialismo
4. Humanismo
5. Comunismo
6. Socialismo
7. Deísmo
8. Vivir en comunidades
9. Dictatorialismo
10. Democracia
La democracia dentro de todo ha sido una de las mejores ideas pero no soluciona el deseo del ser humano, pero ninguno de estos sistemas ha traído bienestar al ser humano. Por eso, la búsqueda sigue…

El destino es muy importante…y la puerta de entrada también.
Para entender esto pondremos el siguiente ejemplo: Estamos caminando en el desierto buscando agua y a lo lejos vemos un arroyo….

¿Cuál es el camino correcto y rápido para llegar?
La solución para nuestra sed es el agua, la pregunta es ¿dónde conseguir agua? La mayoría piensa que cualquier ruta (religión) es la correcta porque lo importante es saciar la sed… La gente busca el reino que ha perdido y trata de saciar su sed en alguna religión que le pueda dar un paliativo parcial pero nunca puede satisfacerle completamente.

Dios nos ha mostrado la ruta directa hacia la saciedad: El Camino es Jesucristo, y él es único que puede saciar al ser humano. Juan 6:35 dice: “Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás.” También Juan 4:13-15 dice: “Respondió Jesús y le dijo: Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; más el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna. La mujer le dijo: Señor, dame esa agua, para que no tenga yo sed, ni venga aquí a sacarla.”

La búsqueda del ser humano en las religiones
Todas las religiones surgen como resultado de la búsqueda del ser humano de un “ser supremo” identificado como Dios o divinidad, quien respondería todas las preguntas. La religión es la búsqueda hacia el descubrimiento... el problema ha sido que ninguna religión propone lo que Dios propone a través de Jesucristo: Traer el Reino de los cielos a la tierra donde el ser humano como representante de Dios y creado a su imagen manifieste su gobierno y dominio.

El ser humano ha perdido lo que perdió en Edén: Dominio sobre la tierra para estar en control y no ser controlado, para estar arriba y no debajo. El ser humano perdió el control sobre las cosas… por eso Jesús más adelante le dice a la Iglesia en Hechos 1:8 recibiréis poder…. ¿para qué? Para gobernar, tener dominio, estar sobre y no debajo.

Aquí comienza otra dificultad y es la clase de evangelio que se predica hoy día… porque existe solo un Evangelio: El Evangelio del Reino de Dios… ¿Estamos predicando realmente el Evangelio del Reino de Dios?… hablaremos sobre esto en otro artículo.

 


Publicado en: Artículos

clic para cerrar
corner-40-years