LA BIBLIA HABLA DE DINERO MÁS DE LO QUE USTED CREE

LA BIBLIA HABLA DE DINERO MÁS DE LO QUE USTED CREE

¡Es verdad aunque usted no lo crea!

El dinero es un área muy controversial, ya que muchos cristianos se molestan o critican a aquellos que enseñan y predican los principios financieros del Reino de Dios.

Necesitamos saber que lo que hay en el corazón de la gente acerca del dinero es cómo ellos reaccionan. La respuesta la tenemos en 1 Timoteo 6:7-10. El amor al dinero es la raíz de todos los males, pues pueden conducir al ser humano hacia la perdición y destrucción.

El dinero no es malo en sí mismo, pero el amor al dinero sí lo es. Judas Iscariote, el hijo de perdición, se fue detrás del dinero y pereció. Él no vivió para gastar lo que recibió cuando traicionó a Cristo.

Entonces, el problema no está en el dinero, sino en nuestro corazón que tiene alojado conceptos de la vieja vida en Cristo, los cuales si no los cambiamos por los principios bendecidos de la Palabra de Dios, nos impedirán entender y disfrutar el plan financiero sobrenatural de nuestro Señor, Aquél que es nuestro Proveedor y tiene todo el poder para ayudarnos a hacer las riquezas justas.

Para Dios todo lo natural tiene un significado espiritual. Por eso la Biblia trata sobre el tema de las finanzas más de lo que nosotros pensamos o sabemos, por eso alguien ha dicho que generalmente criticamos lo que no sabemos. Notemos lo siguiente:

Uno de cada cuatro versículos en Mateo, Marcos y Lucas trata sobre el dinero.

Uno de cada seis versículos en el Nuevo Testamento trata o tiene referencias al dinero de una manera u otra.

Casi la mitad de las parábolas de Jesús tienen referencia al dinero de una manera u otra, generalmente advirtiendo contra la codicia, avaricia.

El primer pecado en Israel, lo cual trajo la derrota a todo el campamento, fue acerca de un manto babilónico, de plata y oro, que era el símbolo del mundo financiero (Josué 7:20-21).

El primer apóstol que cayó debido a asuntos de dinero fue Judas (Juan 12:4-8; 13:27-29; Hechos 1:25; Mateo 26:14-16; 27:3-10).

El primer pecado de la Iglesia Primitiva fue debido a un tema de dinero, el cual debía ser dado al Señor. Note como satanás había entrado en la escena dentro de la Iglesia, utilizando el tema del dinero (Hechos 5:1-10).

El pecado de Simón fue sobre el tema “dinero” y por pretender comprar los dones de Dios (Hechos 8:14-24).

Es interesante destacar que dos palabras del Nuevo Testamento cuyo valor numérico era igual a “666” representan riquezas y la tradición. Este es el número del sistema mundial. El poder de comprar y vender está conectado a él (Apocalipsis 13:16-18).

El problema entonces, no es hablar sobre el dinero, sino en hablar sobre el tema de las finanzas sin tener en cuenta los principios bendecidos de la Palabra de Dios. ¡Renovemos nuestra mente con los principios bíblicos para entender el tema de las finanzas como Dios quiere que lo entendamos!

 


Publicado en: Artículos | Finanzas

clic para cerrar