¿HABLA LA BIBLIA REALMENTE SOBRE LA TRANSFERENCIA DE RIQUEZAS?

¿HABLA LA BIBLIA REALMENTE SOBRE LA TRANSFERENCIA DE RIQUEZAS?

¡Es tiempo de creer en el obrar sobrenatural financiero de Dios que sigue vigente hoy!

Con el tema de la prosperidad, riquezas, en la Iglesia se han cometido demasiados errores y horrores, por lo cual hoy como nunca antes es necesario saber que dice la Palabra de Dios.

Muchos de ustedes saben que he escrito un libro titulado “La unción de riqueza", el cual fue escrito para refutar la cantidad de exageraciones y errores doctrinales que se han cometido con el tema y por sobre todo promover todo lo que dice la Palabra de Dios sobre el tema en la forma más equilibrada posible y entender el corazón y propósito de Dios con el tema de las riquezas.

Muchos han dicho que la Biblia dice en 1 Timoteo 6:9 “Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición;” para mostrar que las riquezas son malas. Es verdad, lo dice la Palabra, pero note que aquí lo que se condena no es tener riquezas sino la búsqueda desesperada y vivir como si fuera lo único o más importante de la vida. Todos aquellos que con ese espíritu pretenden enriquecerse caen en todo lo que dice la Palabra de Dios. La riqueza sin el propósito de Dios es lo que en la Palabra se condena. Para el cristiano nacido de nuevo, todo lo que tiene y recibe proviene de Dios, por consecuencia es para el propósito de glorificarle y honrarle.

De lo que yo trato en mi libro, escribo y predico es otra cosa totalmente opuesta: Yo hablo del Señor que da el poder para hacer las riquezas a los fieles con un propósito especial: Extender su Reino y financiar la gran cosecha de almas que vendrá como resultado de la predicación del Evangelio de Jesucristo. Yo hablo de lo que dice Deuteronomio 8:18 “Sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas"

¿Por qué el Señor le dice “acuérdate” a su pueblo? Precisamente para que no caigan en el olvido y cedan ante la tentación y lazo del diablo y las codicias necias y engañosas. Cuando nos olvidamos en reconocer Quién es el Dador de las riquezas y pensamos que lo que tenemos es por nuestra inteligencia y esfuerzo, entramos en terrenos peligrosos. Dios no hace nada sin propósito y con el tema de la prosperidad sucede lo mismo.

De lo que sí le puedo asegurar es que Dios en este tiempo está haciendo cosas grandes y sobrenaturales en Su pueblo con el tema de las finanzas y riquezas.

Una de las cosas que Dios está haciendo sobrenaturalmente es lo que se conoce como “transferencia de riquezas”. ¿Qué es la transferencia de riquezas?.

En la Palabra de Dios existen varios pasajes que hablan de riquezas que pertenecen a los impíos, que son trasladadas o transferidas hacia los que aman a Dios. ¿Acaso usted cree que las riquezas deben estar en las manos de hacedores de maldad y promotores de injusticia, mientras los creyentes vivimos afectados por la escasez y pobreza y no podemos ayudar para que el Evangelio sea predicado en las naciones? ¡Creo que el tiempo ha llegado para que la riqueza cambie de manos! Es decir, que las riquezas pasen a las manos de los hijos de Dios y sean quitadas de los malos.

En la Biblia existen varios ejemplos del cambio de manos de la riqueza, es decir que las riquezas que pertenecían a los paganos, pasaron o fueron transferidas o trasladadas a las manos del pueblo de Dios.

Veamos algunos pasajes bíblicos:

Proverbios 13:22 dice: “La riqueza del pecador está guardada para el justo", y Eclesiastés 2:26 dice: “Porque al hombre que le agrada, Dios le da sabiduría, ciencia y gozo; mas al pecador le da el trabajo de recoger y amontonar, para darlo al que agrada a Dios”.

Tambien leemos en Isaías 23:18, donde habla de las riquezas del mundo y dice: “... pero sus negocios y ganancias serán consagrados a Jehová. No se guardarán ni atesorarán, porque sus ganancias será para los que estuviesen delante de Jehová para que coman hasta saciarse y se vistan espléndidamente"

El pasaje profético de Isaías 60 donde se habla de la gloria es derramada sobre la Iglesia, dice en el v. 5 “... las riquezas de las naciones hayan venido a tí” y en el v. 11 se lee “...para que a ti sean traídas las riquezas de las naciones."

Todos estos pasajes hablan de lo que se conoce como transferencia sobrenatural de las riquezas de los impíos hacia el pueblo de Dios. Cuando hablamos de transferencia de riquezas, estamos hablando del traspaso o traslado sobrenatural de las riquezas que son del pecador hacia el justo, el creyente en Cristo.

En las Escrituras se detallan seis transferencias de riquezas:

1) Cuando Abraham se trasladó a Egipto por el hambre que había en la tierra (Génesis 12:10). Faraón le dio a Abraham muchos bienes con la idea de casarse con Sara (12:16), cosa que no pudo ser por intervención divina y porque era la esposa de Abraham. Lo interesante del relato es que Faraón nunca le pidió a Abraham que le devolviera las riquezas que le había dado (Génesis 13:1-2)

2) En Génesis 26:1 leemos que había hambre sobre la tierra e Isaac fue a la tierra de Abimelec, rey de los filisteos para habitar como forastero (v.3). En los vv. 12-14 leemos cómo Dios lo bendijo en la tierra enemiga ese año. Isaac no sólo recibió la herencia de Abraham, sino también la de los filisteos (v.16).

3) La otra transferencia de riquezas tuvo lugar cuando Dios le dio a Jacob la riqueza de Labán. (Génesis 31:6-9).

4) José, también recibió las riquezas de la potencia mundial de ese tiempo llamada Egipto (Génesis 41:39-44).

5) Dios aquí le prometió a Moisés que cuando el pueblo de Israel saliera de Egipto, se llevaría las riquezas de los egipcios (Éxodo 3:19-22). Con este acontecimiento es bueno saber que cuando llegaron los hebreos a Egipto, ellos llegaron con todas sus pertenencias y riquezas. Los egipcios al ver que ellos eran poderosos en riquezas, dictaron un decreto que todo el oro y la plata debía ser cambiado por una moneda inventada por ellos (era de madera con la forma de una cucaracha). Los hebreos entregaron todo el oro y la plata y a cambio recibieron esa moneda. ¡Esto fue una trampa para despojar al pueblo de Dios, pues los egipcios ahora tenían todo el oro y la plata de los hebreos!. Por cierto, esa moneda egipcia no tenía valor alguno. Eso significó que el pueblo de Dios fue despojado. Por eso al salir, no se iban a ir con las manos vacías sino con lo que les correspondía y mucho más.

6) El rey Salomón es otro ejemplo de transferencia bíblica de riquezas. Dios lo exaltó sobre todos los reyes de la tierra y le dio las riquezas de las demás naciones (1 Reyes 10:23).

¿Cómo acceder o recibir la transferencia de riquezas? ¡Por fe en lo que Dios dice en Su Palabra!. La Biblia declara que para el que cree todo es posible (Marcos 9:23). Para el razonamiento natural esto es imposible pero si usted es un hombre o mujer de la Palabra, usted es un/a creyente lleno de fe, porque la fe viene por oir la Palabra de Dios (Romanos 10:17)

¿Cree que Dios puede hacer esto en su vida hoy?

¿Cree que Dios puede hacer que le depositen sobrenaturalmente dinero en su cuenta bancaria?

¿Cree que Dios puede utilizar a alguien que usted no conoce y que le diga que Dios le dijo que le diera una cantidad de dinero en efectivo o hacerle el traspaso de una propiedad o negocio?

¡Si usted es fiel a Dios, LE CREE A DIOS, y le da lo que a él le corresponde (diezmos y ofrendas), no tenga dudas que usted es un candidato seguro a la transferencia de riquezas!

Le animo en este momento a actuar en fe y por fe. Jesús dijo en Marcos 11:22-24: “Respondiendo Jesús, les dijo: Tened fe en Dios. Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho. Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá."

Jesús ha dicho que si creemos y damos la palabra de fe para que algo suceda, ¡sucederá! Aquí estamos hablando de reclamar LO QUE ESTA ESCRITO EN LA PALABRA DE DIOS.

Por eso, en este momento, créale al Señor y declare:- Señor en este momento quiero actuar con mi fe puesta en ti y en lo que tú Palabra dice sobre la transferencia de riquezas. Declaro y ordeno que se realice en este preciso momento la transferencia de riquezas a mi cuenta bancaria personal y/o ministerial, transferencia de riquezas para saldar deudas atrasadas, transferencia de riquezas para recibir donaciones de propiedades, terrenos, casas, la transferencia de riquezas para recibir negocios prósperos. Actúo en fe basado en lo que tú Palabra dice. Yo lo creo en esta hora y lo recibo en el Nombre de Jesús, y. ¡Amén!-

¡Una vez que reciba el milagro de transferencias de riquezas, dele toda la gloria al Señor y alabe su Santo Nombre, porque él es el que da el poder para hacer y recibir las riquezas con el propósito de glorificarle y honrarle! ¡Ahora usted se transformará en un canal de bendición para que la Palabra de Dios siga llegando a todos y el Evangelio de Jesucristo sea proclamado!

 


Publicado en: Artículos | Finanzas

clic para cerrar