FORO DE PASTORES AMIGOS 3 – Reunión 22 de Abril, 2015, Miami Florida

CURSO BIBLICO: EN BUSCA DE UN MODELO ADECUADO
Por Orville Swindoll

El paquete en que se nos presenta una mercadería puede determinar su aceptación en el mercado, especialmente para las personas que no han conocido el producto previamente. Lo mismo ocurre en el plano espiritual. Un buen representante de Cristo predispone favorablemente a otras personas a escuchar el evangelio. Pero una vida desordenada, o una conducta desagradable, no favorece la apertura de un corazón para atender el mensaje predicado.

Muchos creyentes sinceros han tropezado con modelos inadecuados que han observado del ministerio carismático como, por ejemplo:
• fanatismo ignorante y cerrado
• el gran «show», el espectáculo carismático
• el personalismo, culto al hombre
• la falta de humildad para reconocer errores o ignorancia
• la «super-espiritualización» de todo, incluso de elementos humanos
• la presunción
• las generalizaciones (ej.: «todos serán sanados»)
• la inmoralidad o la falta de ética ministerial
• la presión para reunir recursos económicos

ELEMENTOS QUE DEBEN CARACTERIZAR UN MODELO ADECUADO

A. Elementos espirituales:
• Un buen fundamento bíblico
• La intervención de Dios, actuando, repartiendo dones, inspirando, etc.
• Una sensibilidad a la guía del Espíritu Santo
• El ejercicio de fe en un marco de obediencia; una conducta que agrada a Dios
• Compasión para con los que sufren o están oprimidos

B. Características esenciales en los que ministran:
• Integridad moral y ético
• Integridad intelectual
• Ministerio plural y complementario

C. En relación con la iglesia:
• Integración del ministerio carismático en la vida normal y regular de la iglesia
• Contexto comunitario que proporciona credibilidad y facilita la integración de los interesados

D. Aspectos prácticos:
• Inserción del ministerio en el marco cultural, que facilita la comprensión y asimilación
• Un desarrollo práctico y ordenado que se puede enseñar y aplicar en diferentes situaciones
• Métodos de registro y control de los resultados, especialmente de los casos de intervención sobrenatural
• Tolerancia y margen para el aprendizaje, y para los errores de los principiantes


UN TESTIMONIO PERSONAL
En alguna medida, todos somos productos de los elementos, las experiencias, y los personajes conocidos a través de los años de formación. Al pasar los años, podemos apreciar mejor el aporte de cada elemento. En mi propia peregrinación, había algunos elementos que considero clave en mi formación. Entre ellos figuran los que anoto a continuación:

1953 – Waco, Texas: Un pastor y una iglesia con un marcado énfasis en la gracia de Dios. Me proveyó un marco de gran expectativa y la seguridad de que Dios obraría en vasos bien dispuestos, aun en nuestra humana debilidad.

1954 – Houston, Texas: Un pastor (realmente, un apóstol) con una notable unción profética, combinada con un sólido ministerio de enseñanza bíblica sistemática. Culto hermoso, fluido y carismático todos los domingos.
1957 – Southgate, California: Un pastor/profeta que nos enseñó e ilustró una gran apertura al Espíritu Santo. Marcado ministerio personal a otros con discernimiento espiritual directo e inmediato. Me involucró en el ministerio, comunicándome grandes lecciones sobre el mover del Espíritu de Dios.

1958 – Resistencia, Chaco: Milagros y sanidades en masa, sin tocar ni orar específicamente por las personas necesitadas, con la sola proclama de la palabra de Dios. Este despertar produjo la conversión de grandes multitudes.

1961/67 – Santa Fe, S.Fe: Al principio, un «desierto» espiritual para mí, duro pero necesario, que me obligó a echar raíces fuertes, y desarrollar una vida interior consecuente con Dios.

1985 – Baltimore, Maryland: Durante un seminario sobre sanidad, a cargo de John Wimber, sentí la profunda convicción de que Dios quería hacer algo sobrenatural en mí en el desarrollo del ministerio.


SUGIERO QUE HAGAMOS LO SIGUIENTE

A. Abrirnos definitiva y específicamente al soplo del Espíritu Santo. Confiar en que él se revele en visiones, sueños, revelación profética, palabras de ciencia, etc. Consideremos estas palabras de un escritor y profesor respetado de entre los cuáqueros:

Si estamos convencidos de que los sueños pueden servir como llave para destrancar la puerta del mundo interno, podemos hacer tres cosas prácticas. En primer lugar, podemos orar específicamente para invitar a Dios a que nos informe a través de los sueños. Debemos decirle que estamos dispuestos a permitir que nos hable de esta manera. Al mismo tiempo, es prudente

pedirle protección, ya que el hecho de abrir nuestras puertas a la influencia espiritual puede ser peligroso, así como también puede ser provechoso. Simplemente le pedimos a Dios que nos rodee de su protección mientras él mismo se comunica con nuestro espíritu.

En segundo lugar, debemos comenzar a escribir nuestros sueños. Las personas no recuerdan los sueños por cuanto no les prestan atención. El hecho de llevar un registro de nuestros sueños es una manera de tomarlos en serio.

Por supuesto, es necio considerar que todo sueño es tan profundamente significativo como una revelación de Dios. La única actitud que es aun más necia es la de considerar que todos los sueños son sólo algo caótico e irracional. Al escribir nuestros sueños, comienzan a surgir ciertos patrones y vienen ciertos discernimientos. No pasará mucho tiempo antes que nos sea fácil distinguir entre los sueños significativos y los que son el resultado de haber visto una película en horas avanzadas de la noche anterior.

Esto nos lleva a la tercera consideración: cómo interpretar los sueños. La mejor manera para descubrir el significado de los sueños consiste en pedir. «No tenéis lo que deseáis, porque no pedís» (Santiago 4:2). Podemos confiar que Dios nos dará discernimiento, si lo necesitamos y cuando sea necesario. Algunas veces resulta útil buscar a aquellos que tienen capacidades especiales para estas cosas. Benedicto Pererius, un jesuita del siglo XVI, sugirió que el mejor intérprete de sueños es «…la persona que tenga abundante experiencia en el mundo de los asuntos de la humanidad, y que tenga un amplio interés en todo lo humano, y que esté accesible a la voz de Dios.»
Richard J. Foster, ALABNZA A LA DISCIPLIN A, pp. 39–40

B. Someternos a nuestros colegas y a hombres maduros de confianza espiritual, para ser corregidos e instruidos en este plano. Debemos darnos cuenta de que todos los diferentes ministerios son complementarios, y se necesitan mutuamente.

C. Determinar un modelo práctico en el contexto de cada congregación, para desarrollar un ministerio carismático, que incluye:
• ministerio de sanidad a los enfermos (física, psíquica y espiritualmente)
• liberación para los oprimidos
• evangelización con los dones espirituales

D. Involucrar a todos los hermanos interesados en estas áreas, y que reúnen las condiciones mínimas para ministrar a otros.

E. Respaldar todo con oración, tanto de los pastores como de todos los demás que desean involucrarse.


MODELOS PRÁCTICOS
A. Una reunión regular (semanal, quincenal o mensual) para efectivizar este ministerio. Sugiero ciertas características:

• Uno, dos o tres de los pastores con más carga por esto podrían asumir la responsabilidad principal. Deberían orientar, enseñar y «abrir el fuego» en este ministerio.

• Estos pastores invitarían a los que tengan interés (hombres, mujeres, jóvenes) a participar en este ministerio. Se los podría dar un breve curso (una, dos o tres clases) de orientación básica.
• Luego anunciarían la fecha de la primera reunión para todos los que tienen necesidades y quieren recibir enseñanza y ministerio.
• Habría que apoyar este ministerio con oración e intercesión regular.

B. Desarrollo particular: Si algún pastor o líder entiende que Dios le está llevando a esto, que comience a moverse según su fe, en el marco de la comunidad, a fin de ser controlado e integrado, y que sirve para ánimo mutuo.

C. Aprendizaje mutuo: Sugiero que compartamos nuestras experiencias en este plano periódicamente, a fin de asesorarnos bien, corregir errores y mejorar los diferentes aspectos del ministerio.

 


Publicado en: Cursos

clic para cerrar