FIGURAS PROFÉTICAS: LA CUEVA, EL DESIERTO Y EL VALLE

FIGURAS PROFÉTICAS: LA CUEVA, EL DESIERTO Y EL VALLE

Hace unos días recibí una palabra profética que decía: “La temporada de estar en la cueva, el desierto y el valle está llegando a su fin..."

Como maestro de la Palabra, me puse a investigar en la Palabra de Dios para conocer su alcance, ya que muchas veces podemos no llegar a entender lo que Dios nos está diciendo.

En algunas oportunidades podemos recibir una palabra que se entiende fácilmente pero en otras oportunidades, como en este caso, el Espíritu Santo utilizó ciertas figuras asociada con hechos bíblicos, que cuando uno los consulta entiende cuál fue la intención del Señor al darnos una palabra profética.

Analicemos su significado para creer por fe en lo que Dios nos está diciendo:

La CUEVA representa el tiempo de haber estado escondido, olvidado, oculto.
Lo vemos en David en la cueva de Adulan en 1 Samuel 22:1; Abdias se escondió con muchos profetas de la malvada Jezabel (1 Reyes 18:4). Elias, el profeta estuvo escondido en una de ellas (1 Reyes 19:9).

El DESIERTO representa un lugar de peligros y sequedad, aridez
Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto donde fue tentado por el diablo (Mateo 4:1); el Apóstol Pablo en 2 Corintios 11:26 habla de “peligros en el desierto” y en Hebreos 11:38 se habla de “errando por los desiertos", como un lugar donde uno está sin rumbo.

El VALLE representa un lugar de escasez y lucha
Esto lo vemos en 1 Samuel 17:19. Es un lugar donde no sabemos qué hacer (Joel 3:14), un lugar de sombra y muerte (Salmos 23:4); un lugar de lágrimas (Salmos 84:6) y descenso (Salmos 104:8).

¿Te sientes identificado con esta palabra? ¡Recíbela y que sea cumplida en tu vida lo que Dios ha hablado!

 


Publicado en: Artículos

clic para cerrar