EL PODER Y LA FUNCIÓN DE LA MENTE (Lección 1)

EL PODER Y LA FUNCIÓN DE LA MENTE (Lección 1)

1.
Cumplir la voluntad de Dios

Dios quiere hacer muchas cosas en nuestra vida, pero nuestro propio modo de pensar puede impedirnos recibir lo que Dios quiere darnos. Ejemplo: Los israelitas.
•Dios les dijo que fueran y tomaran la tierra.
•Ellos sabían que Dios podía darles la tierra, porque habían visto milagros.
•Pero la mente de ellos no podía aceptarlo.
•Ellos perdieron el derecho de poseer la tierra prometida.
Si tu mente no está formada correctamente, no podrás cumplir lo que Dios ha dispuesto para ti.

Nuestra mente ya está formada
•Cuando llegamos a los doce años, la mayor parte de nuestra mente ya está formada.
•Todo lo que ingrese a nuestra mente será definido por la forma de nuestra mente.
•Cualquier cosa que Dios diga será definida por la forma que ya existe en nuestra mente.
•Cuando la forma es incorrecta, la batalla ya está perdida.
Por eso Dios tiene que levantar personas nuevas para hacer su obra, porque Dios no puede cambiar formas, que ya son viejas.
Los israelitas tenían que vencer a los hititas y los jebusitas en la tierra prometida. Los hititas y los jebusitas representan esas cosas de nuestra mente que tenemos que vencer.

La mente humana

La mente es muy poderosa y tiene:
•Un banco de memoria (que puede recordar cosas del pasado)
•La capacidad de imaginar
•Una mente subconsciente (que regula tu vida)
•La capacidad de analizar (tu mente puede analizar tu memoria, tu imaginación y tus pensamientos conscientes)

Ejemplo: Algunos de nosotros nos levantamos a cierta hora todos los días, debido a la programación de nuestra mente subconsciente. Por eso podemos escuchar un mensaje poderoso y, sin embargo, seguir haciendo lo que hacías antes.

En realidad, puedes vivir en el pasado, el presente o el futuro con tu mente.

La esperanza es una imagen mental del futuro. Cuando la Biblia dice que las personas están desesperanzadas, es porque no tienen una imagen precisa del futuro. Las tendencias suicidas aparecen cuando la facultad de la esperanza se ha apagado.

•Tu mente regula lo que recibes. Puede cerrar la puerta de tu espíritu.
•La incredulidad es la decisión de tu mente de no creer.


La realidad de Dios y nuestra realidad
•Lo que tú crees, piensas y dices, forma tu propio mundo o tu propia realidad.
•El mundo de algunas personas es deprimente. Una vez que entras en su mundo, te chocas con su depresión y quieres retroceder.
•Nuestra realidad es diferente a la de Dios.
•Cuando Dios habla de su realidad, nuestra propia realidad se resiste. Por eso nos resulta difícil hacer lo que Dios dice.
•Deberíamos ajustar nuestra realidad de tal manera que concuerde con la realidad de Dios.

El plan original de Dios
El plan de Dios fue crear seres humanos que tuvieran la capacidad de transmitir su naturaleza y reflejarla por todo el mundo, para que el mundo fuera lleno de su naturaleza, como las aguas cubren el mar. El pan de Dios sigue siendo que tú y yo seamos un reflejo de Él y que juntos podamos mostrar la sabiduría multiforme de Dios.

El plan del enemigo
•Después de la caída del hombre, el enemigo vino y, temporalmente, frustró ese plan, haciendo que los hombres pensaran en cosas que no debían pensar.

•Satanás comenzó a introducir un abuso en el uso de todo. ABUSO=USO ANORMAL. Para todo lo que Dios ha creado, Satanás ha introducido el uso anormal de las mismas cosas, para poder pervertir los propósitos de Dios.

El uso anormal de la mente
Los problemas psicológicos y las adicciones surgen cuando la mente ha incurrido en cosas indebidas o equivocadas. La mente contrae ciertos defectos, que pueden impedir la expresión de una vida normal.

La facultad de nuestra mente para recordar debería usarse para recordar lo que Dios ha hecho (Sal. 103:2).

Pensamientos
La Biblia dice que Jesús respondía a los pensamientos de la época y nos muestra que los pensamientos son cosas. Puede que no sean cosas tangibles, pero aun así, son cosas. Un pensamiento es una palabra encubierta o velada. Una palabra es un pensamiento no revelado. Los pensamientos pueden viajar. (La telepatía es la transmisión de pensamientos de una mente a otra).
Fortalezas

•Una fortaleza es una cantidad enorme de pensamientos, que ha edificado una casa en tu mente.
•Esta casa de pensamientos se convierte en una habitación para la actividad demoníaca, que no puedes controlar.
•Las fortalezas conducen a adicciones y ataduras.
•Nada se forma hasta que se transmite en pensamientos, palabras y acciones.

La infiltración de Satanás en tu mente
•Un ejército se infiltra en el campamento enemigo antes de atacar. Satanás se infiltra en tu proceso de pensamientos antes de atacarte.
•Satanás puede enviar pensamientos a tu mente. No puedes impedir que los pájaros vuelen, pero puede impedirles que hagan un nido sobre tu cabeza. No puedes impedir que tus pensamientos den vueltas en tu mente, pero puedes no detenerte demasiado a pensar en ellos. No importa lo que el diablo quiera hacer, si él no puede tener tus pensamientos, no puede tenerte a ti.
•La formación parental y cultural ha edificado fortalezas en nuestra mente. Por ejemplo: Si eres de África, él te enviará pensamientos de que no puedes lograr nada en la vida y que eres pobre. En otra parte del mundo, te enviará pensamientos de que eres superior a los demás. Él edifica estas cosas en ti desde que eres niño. Cuánto más aceptes esos pensamientos, más dominio tendrá el diablo en tu vida.
Las personas viven su vida y luego se preguntan por qué Dios permite las cosas que les suceden. Tu realidad está siendo afectada y Dios no puede detener algunas cosas que te suceden.

El poder de tu imaginación
•Tu facultad imaginativa tiene un potencial creativo. En Génesis 11, cuando quisieron edificar la torre de Babel, la Biblia dice que nada pudo impedir que hicieran lo que habían imaginado. Esto significa que la creatividad es una habilidad imaginativa.
•Cuando tú miras muchas películas, tu memoria las almacena en tu mente, y éstas llenan tu imaginación. A la más mínima oposición que tengas en tu matrimonio, las cosas que has visto en las películas, entrarán en acción. Cuando tienes ciertas cosas al alcance de tu facultad imaginativa puedes provocar tu propio desastre. No necesitas a Dios o al diablo. El diablo está buscando tu permiso para que ocurra un desastre en tu vida cuando le das entrada a tu mente.
•Tienes que elegir. Puedes elegir lo que dejas entrar a tu facultad imaginativa. Puedes elegir lo que permites entrar a tu mente, puedes elegir lo que vas a cosechar en la vida.


Cambia la imagen que transmites
•Escuchar algo una o dos veces no te cambiará. Debes escuchar la verdad lo suficiente para cambiar la imagen que transmites y cambiar tus acciones, lo cual entonces te cambiará a ti.

Romanos 12:1-2 dice: “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”.

•El mundo está tratando de meterte en su molde al hacer que tu mente piense de cierto modo. Por ejemplo, los deseos de los ojos, que son simplemente los deseos de la carne. Los deseos de los ojos tienen que ver con lo que yo deseo, como un buen automóvil, una bella casa, una esposa hermosa, buena ropa, etc. No hay nada de malo con estas cosas en sí; pero cuando las deseamos por sobre, y más que a, Dios, entonces el mundo ha atrapado nuestra atención y nos meterá en su propio molde. El orgullo de la vida aparece cuando recibes tu sentido de importancia de tus posesiones y tus logros más que de Dios.


Las armas de nuestra batalla
En 2 Corintios 10:3-5 Pablo dice: “Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo”.
•Muchos de nosotros no somos conscientes de las armas que tenemos, porque vemos el resultado en nuestra vida, pero no vemos su causa. La causa de la mayoría de nuestros problemas es una fortaleza en nuestra mente. Tal vez, vemos la adicción o la desobediencia a la Palabra de Dios, no la fortaleza que se ha edificado para mantenernos en ese estado.
•La Palabra revelada de Dios tiene el poder de desalojar las fortalezas. Cuando escuchamos un mensaje, éste tiene la capacidad de penetrar en la fortaleza de nuestra mente. Por ejemplo, cuando escuchas: “si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron…”, eso se convierte en una revelación para ti que puede derribar las fortalezas.


Posiciónate para ser liberado
•Tú determinas qué efecto tiene en ti lo que experimentas en la vida. Alguien puede ir a una reunión con hambre de Dios y, al oír una palabra, es sanado y liberado. Aquel que va a la reunión a examinar lo que se dice, no recibirá nada de Dios.
•Tu mente puede estar llena de religión, por lo cual tiene forma de evangelio, pero niega su poder.
•La consejería no traerá liberación a menos que se transmita la Palabra de Dios, porque “las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas”. La enfermedad es una fortaleza que debe derribarse.

Presenta tu cuerpo cómo sacrificio vivo
•Si no presentas tu cuerpo a Dios como sacrificio vivo, la renovación de la mente es casi imposible (Ro. 12:1-2).
•Presentar tu cuerpo a Dios significa darle a Dios el derecho sobre tu cuerpo. Eres un administrador de tu cuerpo.
•Tú tienes un espíritu, un alma y un cuerpo. En tu cuerpo funciona la ley del pecado. La carne ama el pecado. Debes entender el lugar del sufrimiento en la carne. Si la carne quiere robar, debes decirle a tu carne “¡ve a robar que yo me quedo aquí!” Después de un tiempo, tu carne recibirá el mensaje de que ella no es la que manda, sino que hay otro que tiene el mando.

La transformación de la mente
•Cambia la dirección de tus pensamientos a Dios. Hazlo varias veces hasta que la carne reciba el mensaje de que eres una nueva criatura y que las cosas viejas pasaron. Eso destruirá la forma de tu mente y empezará a transformarla. Tu mente ahora comenzará a familiarizarse más con las cosas de Dios que con las de la carne.
•Cuando tu mente es renovada, ya no tienes los valores de este mundo. Ya no tienes los impulsos de este mundo. La mente renovada significa que hay una nueva forma en ti. Una nueva forma, que es buscar agrada a Dios en todo tiempo. Una nueva forma que le permite a Cristo ser formado en ti.


La Biblia dice en Tito 1:15-16 que “todas las cosas son puras para los puros, mas para los corrompidos e incrédulos nada les es puro; pues hasta su mente y su conciencia están corrompidas. Profesan conocer a Dios, pero con los hechos lo niegan, siendo abominables y rebeldes, reprobados en cuanto a toda buena obra”.
•Ser puro significa no adulterado. Esto habla de tener una mente pura.
Actúa conforme a la Palabra

Filipenses 4:6 dice: “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias”.

•Para destruir la fortaleza de la ansiedad en tu vida, debes hacer lo que dice la Palabra. El aspecto fundamental de destruir una fortaleza está en hacer lo que dice la Palabra.
•Cada vez que actúas conforme a la Palabra, activas el poder de Dios.

Considérate muerto al pecado
Romanos 6:10-11 dice: “Porque en cuanto murió, al pecado murió una vez por todas; mas en cuanto vive, para Dios vive. Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro”.

•El pecado no tiene que señorear sobre ti.
•Reconoce que el hombre propenso al pecado ha muerto en la cruz del calvario.
•El concepto de reconocerte muerto al pecado es para que puedas reconocer que estás vivo para Dios. Cuando sientas de deseos de pecar, decide deliberadamente hacer otra cosa.


PREGUNTAS PARA EL ESTUDIANTE
1.¿Qué representa la tierra prometida en nuestra vida?
2.¿Por qué hoy día muchos cristianos pierden el derecho de entrar a la tierra prometida?
3.¿Qué representan los hititas y jebusitas?
4.¿Por qué cuando escuchamos un mensaje, nos vamos y seguimos lo que hacíamos antes?
5.Menciona algunos ejemplos de cómo muchos de los problemas de la gente están enraizados en su mente. ¿Puedes identificar problemas de tu propia vida que provienen de tu mente?
6.Satanás ha pervertido lo que Dios creó para que tenga un uso anormal. ¿Puedes dar ejemplos?
7.Cuando la Biblia utiliza la palabra “fortalezas”, ¿a qué se refiere?
8.¿Qué fortalezas prevalecen en la cultura donde has crecido?
9.¿A qué se refiere la Biblia cuando dice que no nos conformemos a este mundo? ¿Qué patrones de pensamiento trata de inculcarnos el mundo?
10.¿Cómo se edifican las fortalezas?
11.¿Cuáles son las armas de nuestra batalla? ¿Cómo podemos destruir las fortalezas en nuestra mente?
12.¿Puedes recordar un momento de tu vida cuando una revelación de la Palabra de Dios te ha liberado de las fortalezas?


PREGUNTAS PARA LA APLICACIÓN PERSONAL
1.¿Qué patrones de pensamiento has aceptado que no están de acuerdo con la Palabra de Dios y que podrían estar impidiéndote experimentar la voluntad de Dios en tu vida?
2.¿Puedes identificar las fortalezas que recibiste de tu formación familiar?
3.¿Qué realidad tienes en tu imaginación?
4.¿Qué cosas has almacenado en tu imaginación que podrían ser perjudiciales en tu futuro?
5.¿En qué áreas eres esclavo de alguna fortaleza y qué pasos puedes dar en obediencia a la Palabra de Dios para destruir esa fortaleza?

 


Publicado en: Cursos

Grupos y/o relaciones:

clic para cerrar