EL PODER QUE HAY EN UNA SOLA SEMILLA

EL PODER QUE HAY EN UNA SOLA SEMILLA

Un semilla contiene el poder y el potencial de multiplicarse. En si misma, no es muy vistosa pero cuando es plantada, esa pequeña semilla tiene el poder suficiente para enraizarse profundamente en la tierra.

Una persona puede necesitar alguna herramienta para cavar en la tierra, pero la semilla tiene el poder en si misma de hacerlo. Una vez que la semilla ha penetrado en la tierra, tendrá el poder suficiente también para abrirse camino y salir a la superficie en la forma de una planta.

¿De dónde proviene el poder suficiente para hacer que las raices penetren bajo el suelo? Este poder viene de la misma semilla.

Jesús nos dijo que el poder y potencial de una semilla nunca se podrá ver manifestado si se la deja sin plantar. La cosecha morirá dentro de la semilla y se perderá. Juan 12:24 dice: “De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto."

Jesús le dio a sus discípulos otro principio del reino, pero esta vez el comienzó diciendo “De cierto, de cierto os digo”. Jesús siempre dijo la verdad y lo discípulos lo sabían. ¿Qué principio Jesús consideraría tan importante para hablar tan enfáticamente?: El principio de plantar.

Una semilla tiene poder y potencial, pero nunca se verá ejercitado ese poder y potencial a menos que sea plantada en la tierra. Dios nos provee semilla si somos sembradores, pero hasta que la semilla sea plantada en la tierra, el no podrá multiplicar nuestra semilla (2 Corintios 9:10). Si no sembramos, él no tiene nada para multiplicar, pero si plantamos una semilla, veremos una cosecha.

El problema con muchos cristianos hoy es que ellos viven con la semilla en vez de vivir con la cosecha. Si tenemos veinte dólares y no lo plantamos por fe, lo único que tendremos será esos veinte dólares, pero si nosotros sembramos veinte dólares en el Reino, Dios puede multiplicar nuestra siembra y traernos una cosecha.

Podemos aprender más acerca del poder de la multiplicación, viendo a un grano de trigo. Podemos tomar un pequeño grano y comerlo, pero si plantamos ese mismo grano de trigo en la tierra, el promedio de lo que produce un grano es un tallo con dos mazorcas/choclos de trigo. Cada espiga de trigo produce un promedio de 452 granos, ¡Lo que hace un total de 904 granos de solo UN PEQUEÑO GRANO plantado en la tierra!

Podríamos cocinar esas mazorcas/choclo y comer aquellos 904 granos, y seguramente quedaríamos satisfechos por algunas horas, pero si tenemos la mentalidad de un sembrador, plantaremos los 904 granos y ellos entonces se multiplicarán en una cosecha de 746,496 granos de trigo.

Dios es Aquél que puso en funcionamiento la ley del incremento sobre la faz de la tierra. ¿Pensaríamos que él haría esta ley más efectiva para un grano plantado en la tierra que uno plantado en Su Reino? ¡No! la ley de siembra y cosecha es ún mas real en el mundo espiritual que en lo natural, asi que no temamos plantar una semilla, ¡pero creamos en el poder que la semilla tiene para multiplicarse!


(Le invitamos a leer otro artículo directamente relacionado con este tema, titulado “La ley bíblica de multiplicación", en nuestra sección de “artículos")

 


Publicado en: Artículos | Finanzas

clic para cerrar