EL NOVIAZGO BENDECIDO POR DIOS – Lección 1 –

INTRODUCCIÓN
Escribir en los tiempos que vivimos un libro sobre el noviazgo, pareciera ser algo ya pasado de moda. La corriente que circula por nuestra sociedad intenta “acortar” los caminos entre la amistad y la relación intima con una persona, de tal manera que ellos no puedan esperar sino que necesitan empezar a probar ahora mismo todo lo que en otro tiempo estaba reservado para la vida matrimonial. Nada mas que ahora es todo “sin compromiso”. Cada vez se habla menos de noviazgo, compromiso y ¡menos de contraer matrimonio para toda la vida! Hoy las relaciones entre el hombre y la mujer se han acelerado demasiado, donde lo que mas importa no es una relación estable y firme para toda la vida, sino un pasatiempo de algunas horas o días, viviendo con intensidad todo lo que se pueda y sin contención. Por cierto, todos conocemos los resultados de ese estilo de vida: Personas infelices, embarazos no deseados, enfermedades venéreas, Sida y un gran vacío espiritual.

En los tiempos que vivimos ser un cristiano soltero (en el proceso de encontrar el compañero/a para toda la vida) es una tarea difícil en la cual se debe trabajar arduamente para no ser seducido por el espíritu de liviandad y pecado de esta sociedad sin Cristo y sin parámetros de la Palabra de Dios.

Este libro puede ayudarte a encontrar el rumbo de Dios para tu vida sentimental. Quizás hayas tenido diversas experiencias o quizás nunca has entablado una relación sentimental con miras al matrimonio. Si estas deseoso de hacer la voluntad de Dios y recibir lo mejor de Dios, este libro ha llegado a tus manos para guiarte en el sendero del encuentro amoroso con la persona que Dios ha preparado para tu vida.

Existe una manera decadente y otra excelente de entablar una relación sentimental. La propuesta de este libro es librarte del error y ayudarte a que recibas lo mejor, que es lo excelente de Dios. ¡Es tuya la decisión!

Ritchie y Rosa Pugliese
Pastores


1.
LA REALIDAD SEXUAL DE NUESTRA SOCIEDAD

El rumbo que ha tomado la sociedad del mundo en que vivimos, en cuanto al sexo y las relaciones de noviazgo se refieren, parecieran querer cambiar y contradecir el estilo de vida llevado por décadas y vivido por miles y miles de personas.

Hoy casi ni se mencionan las palabras “noviazgo” y “compromiso”. Estas palabras han sido reemplazadas del vocabulario popular por la frase “solo somos buenos amigos”. ¿Acaso son solo amigos aquellos que se abrazan y besan efusivamente por las calles y las plazas y practican una vida sexual sin límite alguno?

¿Que le propone el mundo en que vivimos a los jóvenes de hoy? Básicamente podemos decir que lo que nuestra actual sociedad les propone es lo siguiente:

1. UNA VIDA SIN COMPROMISO DE UNOS CON OTROS
Es por eso que encontramos miles de jóvenes que solos están juntos unos pocos días para luego volver cada cual por su lado en busca de nuevas aventuras amorosas.

Los jóvenes de hoy, en su mayoría, evitan una relación de compromiso argumentando: - ¿Para que quiero comprometerme con una persona solamente, si puedo tener varias relaciones a la vez? -.

El falso concepto de éxito que nos ha presentado nuestra sociedad decadente y sin Cristo ha penetrado en la mente de la juventud, incitándolos a tener aventuras amorosas con cuanto hombre y mujer se cruce por su camino. Muchos piensan solo en hoy y no en las consecuencias devastadoras del futuro.

Nuestra sociedad es egoísta y su propuesta es el egoísmo, el satisfacerse a uno mismo, la gratificación personal sin interesar lo que pueda sucederle a los demás. La exaltación del “yo” ha hecho que todo lo que uno emprenda, aun en el relacionarse con el sexo opuesto, tenga un solo propósito: utilizar a los demás como objetos que solo existen para brindar un servicio y lograr la gratificación individual.

2. UNA VIDA LIBERTINA, TENIENDO RELACIONES SEXUALES CON LA MAYOR CANTIDAD DE PERSONAS Y TODA LAS VECES QUE SEA POSIBLE.
¡Sexo, sexo y más sexo! Dondequiera que uno vaya, de manera encubierta y descubierta siempre se encuentra algo (si uno desea envolverse en eso por cierto) para ceder a la propuesta de esta sociedad, que es practicar y consumir sexo las 24 horas del día, los 365 días del año.

Las experiencias sexuales prematrimoniales son cosa de todos los días, algo normal y “aconsejable” entre los jóvenes. ¡Ay de aquel que todavía es virgen! ¡Se lo considera un enfermo o un atrasado mental! Ellos dicen: - ¿Todavía no has tenido ninguna experiencia sexual?, apúrate y hazlo hoy mismo o ¿acaso piensas esperar hasta el día que te cases? ¡Hazlo con cualquiera, pues no tienes que vivir atado con nadie! -. Por eso vemos que los índices de casamientos van descendiendo y son pocos los jóvenes que anhelan el matrimonio. Los que están casados, quizás lo han hecho porque tuvieron un hijo no deseado y fueron forzados por sus padres a formalizar la relación.

Para decir verdad, nuestros días vienen cargados de la mal llamada libertad sexual y muchos jóvenes han entrado por ese camino, que parece hermoso y seductor, pero su final es el mismo infierno. Aun las empresas utilizan los medios de comunicación mostrando bellas figuras sexuales para vender sus productos. La industria pornográfica, factura cada año millones de dólares promoviendo una vida sexual contraria a los ojos de Dios. Los diseñadores de modas, confeccionan ropas para mostrar sexualidad y excitar al sexo opuesto. En los recreos de las escuelas y en los bares o en una reunión informal el tema de siempre es el sexo en sus más variadas y pervertidas formas. Hoy día promover todo lo que venga empapado de sexo es seguro éxito comercial. En el trabajo, la universidad o en la escuela, el que no cuenta sus aventuras sexuales las debe inventar para no ser el “extraño” del grupo. Nuestra sociedad lamentablemente esta infectada de sexo ILÍCITO y miles de jóvenes, sin importar la condición social, raza o edad caen a diario dentro de ese juego patrocinado por el mismo diablo.

Para nuestra sociedad entablar una relación de noviazgo con miras al matrimonio es una verdadera locura.

Como joven que eres, seguramente enfrentas presiones sexuales dondequiera que vayas. En cualquier lugar siempre sale el mismo tema: sexo... sexo... sexo… pervertido.

Debemos saber que nuestro apetito sexual ha sido por naturaleza creado por Dios para disfrutarlo dentro de sus parámetros, y que ellos nos pedirán una y otra vez vía libre para dar rienda suelta a esta fuerza abrumadora y seductora que vive dentro de nosotros. ¿Que podemos hacer como jóvenes cristianos? ¿Que salida hay? ¿Podremos soportar y vencer las tentaciones diarias y no ceder a esa presión continua que nos afecta y nos perturba? ¿Es posible en este tiempo poder entablar una relación de noviazgo en forma pura para así poder agradar a Dios? ¿O la única manera de relacionarse con el sexo opuesto es solamente para practicar la vida sexual como lo propone la sociedad? Si el estilo de vida sexual de nuestra sociedad es el correcto ¿por qué hay cada vez mas jóvenes infelices, al borde del suicidio y la locura? ¿Por que cada vez los índices de divorcios y separaciones aumentan?

Es evidente, por los hechos y las estadísticas, que hay algo que anda mal, muy mal. Para ser sinceros, debemos decir que para la juventud de este tiempo no hay esperanza alguna. Nuestra sociedad con todo lo que propone, solo puede ofrecerle al joven cosas triviales, pasajeras y perecederas, no puede brindarle propósito, esperanza, felicidad. Es probable que en este tiempo te encuentres envuelto dentro de las garras del libertinaje sexual sin poder salir y anhelas fervientemente una verdadera libertad. Piensas momento tras momento ¿Hay una salida? Estas cansado de haber probado todo y desearías entablar una relación distinta con el sexo opuesto y no sabes como hacerlo. ¿Sabes una cosa? Aquí no terminan las malas noticias para ti. Hay una excelente noticia que viene de muy lejos, del mismo cielo y te dice que SI HAY SALIDA Y VERDADERA LIBERTAD. ¿Sabes quien es el que te dice esto? ¡DIOS MISMO EN LA PERSONA DE SU HIJO JESUCRISTO! Hay una libertad, la más grande por cierto, que solo Jesús puede darte. El ahora mismo puede librarte de la promiscuidad sexual que te tiene esclavizado y enseñarte un nuevo estilo de vida que te llevara entre otras cosas a ordenar (esto por cierto no significa eliminar) tu vida sexual.

Si estas pensando que seguir a Jesús implica anular para siempre tu vida sexual, ¡te equivocas! En este día te propongo que te ubiques del bando de aquellos que tienen a Dios, el creador del sexo, de su lado y seas feliz en esa área importante de la vida de todo ser humano y te realices como una persona calificada para amar y ser amado.

El Señor quiere ayudarte a que tus pensamientos estén llenos de cosas que te edifiquen en vez de almacenar basura obscena pornográfica que a corto plazo te llevara a la destrucción. El diablo es el que se ha propuesto pervertir el sexo presentándolo a simple vista con figuras y propuestas atractivas, pero ten por seguro que cuando atraviesas el umbral de las luces de seducción, ¡allí esta el mismísimo infierno!

Las consecuencias de desear vivir lejos de Dios y haciendo lo que venga en ganas con tu vida sexual son terribles: Enfermedades venéreas, que quizás tu y tus amigos ya las han padecido por frecuentar lugares pocos convenientes y faltos de higiene. Piensa en el AIDS (SIDA), el flagelo de este tiempo, destruyendo tantas vidas sin importar la edad y clase social.

Dicen las estadísticas que para dentro de unos pocos años, en cada familia de la tierra habrá alguien infectado con este mal ¿Por qué sucede todo esto? Principalmente por vivir lejos de Dios y practicar una vida promiscua sexual. El mundo te propone una manera tergiversada de vivir la vida. Sus valores son relativos y cambiantes que guían a las personas a la destrucción total. Piensa un instante: Si la sociedad de hoy tiene razón con todo lo que propone ¿Por que cada día va en aumento los suicidios, la desesperación, la insatisfacción, el flagelo del SIDA y todo tipo de enfermedades sexuales, además de los abortos? Este frágil mundo no tiene nada bueno para ofrecerte, solo puede conducirte al fracaso y la desilusión. El precio que se paga por vivir lejos de Jesús equivale a morir aunque físicamente estés vivo. El vivir alejado de los parámetros marcados en la Biblia te hará un joven fracasado e insatisfecho en cada área de tu vida, incluida la sexual. Solo aquellos que tienen a Cristo en su ser pueden tener vida en abundancia, vida que vale la pena vivir. Si decides seguir viviendo “a tu manera” (que si piensas bien, en realidad no es a tu manera sino como vive la mayoría, sin tener a Dios como el Señor de sus vidas) te perderás la bendición de vivir a la manera de Jesús.

Quiero animarte en este momento para que realices el gran cambio y pases del bando de los vencedores, del lado de aquellos que un día nos decidimos por Jesús... ¡y no estamos arrepentidos, sino que vivimos felices, realizados y con rumbo en la vida! Jesús nos ha guardado y librado de la inmundicia y hoy somos portadores, no de ningún mal, sino de las bendiciones de Dios. Mi propuesta para ti no es que tengas un encuentro o experiencia religiosa o te asocies a alguna organización cristiana, sino con una persona viva: JESUCRISTO. Él está vivo hoy y dispuesto a darte una mano bien grande para sacarte del lodo de la desesperación y colocarte sobre un buen fundamento. Si piensas que sin Cristo estás bien y que te agrada vivir la libertad sexual como los demás, déjame decirte algo:

Primero y principal los que dicen que viven en libertad sexual realmente no viven en libertad sexual. Más bien viven encadenados en prisiones de perversa sexualidad, atrapados y sin poder salir de las garras del mismo diablo. Este ha querido desde siempre pervertir el sexo, que Dios ha creado, y su uso y ha desparramado una morfina que ha adormecido a miles de jóvenes haciéndoles creer que su propuesta es la mejor. ¡Mentira!. Cuando hablas con personas que practican una vida lujuriosa y pervertida, ellas son personas que solo disfrutan un momento y padecen el resto del día, pues son personas vacías sin propósito y rumbo en la vida.

Dios ha diseñado al hombre y a la mujer para que disfruten de la vida sexual en su debido lugar y vivan satisfechos y felices. Debes decidir ahora mismo que hacer: Quedarte con Cristo que es el verdadero camino que conduce la vida (Juan 14:6) o continuar viviendo en tinieblas fajo las feroces garras del diablo, el destructor de la juventud y el pervertidor del sexo creado por Dios. Hoy puede ser el día de liberación si recibes en tu corazón a Jesús como el Salvador. Mañana puede ser tarde.

El Espíritu Santo de Dios te está hablando en este preciso momento para que abras tus ojos y veas tu realidad sin Cristo. Solo el Señor, que ahora mismo esta extendiendo su mano hacia ti, puede ayudarte a salir del pozo. Él desea que hoy sea el día más importante de tu vida: el día de tu salvación, donde inicies un nuevo camino que vale la pena transitar. Con Jesús vivirás seguro, El te instruirá para desarrollarte como persona y te capacitara para que realmente vivas en plenitud en cada área de tu vida, incluida la sexual. La Biblia afirma que “donde esta el Espíritu de Dios allí hay libertad” (2 Corintios 3:17). Teniendo a Jesús en tu corazón y viviendo cada día en la corriente poderosa del Espíritu Santo experimentaras verdadera libertad, inclusive en la faz sexual, área tan importante para todo ser humano y podrás relacionarte con el sexo opuesto de una manera pura, como a Dios le agrada. Quizás no sepas que hacer para darle tu vida a Cristo. Déjame ayudarte y guiarte a venir a los pies de Cristo. El te ama y te recibirá con los brazos abiertos. Sólo basta que le digas con tus propias palabras que le necesitas:
"Señor Jesús, ayúdame, quiero vivir de ahora en mas tomado de tu mano. Te recibo como el Salvador de mi vida, enséñame a caminar en tu camino para que pueda ser un joven verdaderamente feliz. Me arrepiento de mis pecados y te pido que tu sangre preciosa me limpie de todos mis pecados pasados y presentes. Gracias Jesús. Amen."
Si has dado este paso de valientes, déjame felicitarte y animarte a que te prepares porque lo mejor esta por venir. Hoy es el comienzo de una nueva vida tomada de la mano del Señor Jesucristo.

El maravilloso plan que tiene el Señor para la juventud de hoy es una vida de compromiso:

1. PARA CON DIOS.
Como joven necesitas comprometerte con la causa de Cristo para tener a Dios, el Creador de todas las cosas, en primer lugar de tu vida.

Cuando un joven reconoce que ha errado el blanco y se arrepiente de haber vivido así, de una manera liviana, y se convierte dando un giro de ciento ochenta grados, recibiendo a Cristo en su corazón, comienza para él una nueva vida digna de vivir, donde hay valores eternos y absolutos, que hacen del joven un valioso aporte para la sociedad y no una lacra social.

2. PARA CON LOS DEMÁS
Cuando esto sucede, cambian de color” las intenciones para con el sexo opuesto. Ya no procurarás utilizar a los demás para satisfacerte a ti mismo sino que dependerás de Dios para entablar una relación seria y respetuosa con el sexo opuesto, con la firme idea de formalizar la relación con el matrimonio. De esa manera te respetarás a ti mismo y a los demás.

El cambiar de acompañante a cada rato dejará de ser lo habitual en tu vida y el deseo de ser fiel a una sola persona se intensificará, dedicándole amor y cuidado para toda la vida.

El amor dejará de ser “libre” (más bien libertino) y se transformará en un amor exclusivo hacia una persona específica, buscando el bien de ella primero, en vez de tu propia satisfacción.

Realmente Jesucristo es el transformador por excelencia y quiere guiarte cada minuto de tu vida para que disfrutes la plenitud y la abundancia de Dios.

Si ya has recibido a Jesús como el Señor y Salvador de tu vida, podrás disfrutar de las relaciones personales como nunca antes, de una manera santa y pura a los ojos de Dios, y estarás en el verdadero camino para emprender una relación próspera con el sexo opuesto. El Espíritu Santo te enseñará y guiará a hacer una buena elección del compañero y la compañera que Dios ha preparado para ti.

 


Publicado en: Cursos

Grupos y/o relaciones:

clic para cerrar