EL MENOSPRECIO Y LA BURLA CONTRA LA MASCULINIDAD EN NUESTRA SOCIEDAD

EL MENOSPRECIO Y LA BURLA CONTRA LA MASCULINIDAD EN NUESTRA SOCIEDAD

¿Por qué el varón cada vez menos quiere asumir su función en la vida?

Vivimos en una sociedad donde de manera directa e indirecta se pretende desfigurar la figura de lo que es ser un varón. La moda y la corriente oculta que se mueve en los medios masivos, pretende crear una opción “femenina” del varón.

Todo esto que sucede tiene una razón y está enraizado en la ofensiva diabólica oculta para contrarrestar y desprestigiar un principio estipulado por Dios, el creador del ser humano-varón y del ser humano-mujer.

Prestemos mucha atención a lo que sigue pues le dará una comprensión para entender los tiempos que estamos viviendo.

Lo que dice el Creador del ser humano
Cuando hablamos del ser humano y todo lo referido a él, debemos ir a examinar lo que dice el Creador del ser humano: Dios. El Señor nos dejó Su Palabra donde encontramos conceptos creacionales importantes para entender el rol o la función en la vida del ser humano-varón y el ser humano-mujer.

La clave divina para gobernar la tierra desde el cielo fue a través del ser humano-varón. El ser humano-varón es el fundamento de Dios para la familia humana.

Generalmente cuando pensamos que el hombre es la cabeza, pensamos que tiene que estar arriba o sobre la familia. En realidad el ser humano-varón no debe estar en lo alto de la familia. Debe estar abajo, porque es el fundamento de toda la casa.

Cuando Dios creó la familia comenzó por el fundamento, por eso creó primero al ser humano-varón. El propósito de Dios ha sido extender su Reino celestial aquí en la tierra. Él es el Rey, quiere extender su reino y desea formar una familia real.

La idea de Dios era colonizar la tierra desde el cielo. Por eso Dios creó al ser humano-varón para administrar su reino en la tierra a través del programa de dominio. Dios quería llenar la tierra con la cultura del cielo. Cuando un Rey coloniza un territorio lo llena de su cultura hasta que ese territorio sea igual a su reino.

El sistema democrático de gobierno no coloniza, solo los reinos lo hacen. Por eso Jesús dijo en Mateo 6:9-10: “Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.” No dijo que oremos para ir al cielo sino que el cielo venga a la tierra.

La Iglesia hace al revés que Dios porque mentaliza a la gente para ir al cielo, cuando Dios quiere mentalizarnos para colonizar la tierra hasta que él venga.

Génesis 1:26-28 dice: “Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.”

Tener dominio fue el mandato original de Dios y sigue vigente para nuestras vidas también. La palabra “dominio” viene del hebreo “radah” que significa “poder de gobierno real, gobernar, dominar, controlar, administrar, dirigir”. El ser humano-varón fue diseñado para realizar todo esto.

El ser humano no fue creado para dominar a otro ser humano sino para dominar la tierra y los recursos de la tierra. No es dominio sobre la gente. Todo hombre ha sido llamado a gobernar los recursos de la tierra en el área de dar con sus dones y talentos.

El descubrimiento de su dominio o área de competencia es el descubrimiento de su propósito personal. El descubrimiento de nuestro propósito es la fuente de nuestro liderazgo personal.

El liderazgo tiene que ver más con descubrirse a sí mismo que gobernar a la gente. Cuando descubrimos nuestro don la gente es atraída a nosotros. Los líderes genuinos nunca buscan seguidores sino que los seguidores son atraídos por los dones del líder. Por eso, como varones, debemos descubrir cuál es nuestro don/talento.

¿Cuál es el propósito de Dios para el ser humano-varón?
Cuando Dios diseñó divinamente a la familia comenzó primero con el ser humano-varón. La palabra “humano” está compuesta por “humas” que significan “tierra, polvo” e “ish” que significa “ser viviente”. Fue un ser viviente en una caja de tierra. Por eso nuestro cuerpo es polvo.

El hombre es un espíritu y el espíritu no tiene género (masculino o femenino). No existe tal cosa como el espíritu masculino y el espíritu femenino. Dios tomó al primer ser humano y le puso de su espíritu y lo llamó “varón”. Dios sopló en el varón y fue un ser viviente (Génesis 2:7).

Leemos en Génesis 1:27: “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.” Serían dos modelos de ser humanos (hombre y mujer) pero un solo Espíritu.

En toda mujer existe el espíritu del ser humano y dentro de todo hombre existe también el espíritu del ser humano, pero el primer físico que Dios creó fue el del ser humano-varón, porque el hombre es el fundamento de la familia humana.

Dios hizo un solo ser humano-hombre del polvo de la tierra. La mujer no proviene del polvo. Del cuerpo del hombre salió la mujer y a partir de allí todo ser humano saldría incubado del vientre de la mujer.

El hombre es el fundamento de la familia humana y Dios no ha cambiado su estrategia. ¿Puede entender ahora todo el ataque desenfrenado que hoy atenta contra la masculinidad del varón?

En Génesis 1:28 leemos: “Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.”

En el capítulo uno se da un resumen de la creación pero en el capítulo dos se la explica en detalle.
Cuando leemos Génesis 2:4-5 encontramos algo importante: “Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, el día que Jehová Dios hizo la tierra y los cielos, y toda planta del campo antes que fuese en la tierra, y toda hierba del campo antes que naciese; porque Jehová Dios aún no había hecho llover sobre la tierra, ni había hombre para que labrase la tierra,”

Dios llamó al hombre a dirigir, administrar. Dios creó al hombre para administrar sus recursos. Seguimos leyendo en Génesis 2:7-9 “Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente. Y Jehová Dios plantó un huerto en Edén, al oriente; y puso allí al hombre que había formado. Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno para comer; también el árbol de vida en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal.”

Primero Dios hizo el Edén y luego puso al ser humano-varón para que viviese en ese lugar.

Leemos en Génesis 2:15-17 “Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase.16 Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; 17 más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.”

El centro de la creación fue el hombre (ser humano-varón). El recibió de Dios toda la información. La palabra “Edén” significa en el hebreo: “presencia”. No se refiere a un lugar sino a una atmósfera o medio ambiente. Significa también “lugar”; “momento”; “puerta abierta”; “deleitoso”. El huerto sería realmente el cielo en la tierra.

El hombre no encontró el Edén, Dios lo puso allí. Fuimos creados para vivir en el Edén. Siempre que Dios crea algo pone primero su medio ambiente. Por ejemplo: creó a los peces y los puso en el medio ambiente del agua; creó las plantas y las puso en el medio ambiente de la tierra; creó las estrellas y designó el cielo como ambiente; creó al ser humano y lo puso en Edén. Si a cada una de estas criaturas las quitáramos de su medio ambiente, morirían,… ¡lo increíble es que el ser humano cuando se sale del medio ambiente estipulado por Dios se mata a sí mismo y además mata a otros!

El diablo sabe que si el varón entra en el medio ambiente de Dios, el orden de Dios vendrá. Por eso los ataca, ¡porque si un hombre entra en el medio ambiente de Dios, el enemigo lo pierde!

El medio ambiente es más importante que el producto. Esta es la razón porque hay menos hombres en la Iglesia. Si el hombre entra en la atmósfera de Dios, el orden divino viene y por cierto, el enemigo no quiere eso.

Así que, entonces, la primera cosa que Dios le dio al ser humano-varón fue un huerto. La segunda cosa que Dios le dio fue una tarea o un trabajo.

Dios le dio al ser humano varón un trabajo para hacer
El primer lugar dado por Dios fue el Edén, la primera cosa que le dio al ser humano-varón fue una tarea o trabajo. Dios le dio al ser humano-varón un trabajo o tarea antes que una mujer, y eso fue antes de la caída. El trabajo no es una maldición.

Así que el ser humano-varón necesita primero de la presencia de Dios (Edén) y luego, no una mujer y familia, sino una tarea o trabajo para hacer. Dios le dijo que cuidara y protegiera, guardara, el huerto, y luego le dijo que guardara sus mandamientos (no tocar el árbol)

Dios le dijo al ser humano-varón: Todo lo que tengo está en ti -. Eso significaba que lo que sucedería en la raza humana dependería del ser humano-varón. Por eso el enemigo hoy pretende pervertir la masculinidad. Por eso la pornografía afecta tanto al varón y lo corrompe. El diablo está detrás del varón para frenarlo a que no haga lo que Dios le dijo. Dios le puso toda la responsabilidad al ser humano-varón cuando le dijo: - “el día que desobedezcas….”

El hombre fue creado primero. Esto no significa que es mejor. Primero significa responsable por otros. Ser primero significa recibir toda la información primero. Por eso Dios no le dijo nada a la mujer, porque el hombre fue primero y ya sabía todo.

1.El hombre fue creado primero
2.Le dio una imagen ¿Por qué? Porque la segunda cosa más importante del varón es la imagen de sí mismo.
3.El lugar donde Dios puso primero al ser humano-varón fue en Edén (presencia)
4.El primer mandamiento que le dio fue trabajar, le dio una tarea. La palabra significa: “llegar a ser, convertirse en, transformarse en…”
5.El segundo mandamiento fue cultivar.
6.El tercer mandamiento fue guardar, proteger.
7.El cuarto mandamiento fue obedecer su palabra.

Todas estas cosas son nuestras responsabilidades fundamentales como seres humanos-varones.

El varón debe primero buscar la presencia de Dios, luego trabajar o tener una tarea, luego proteger todo bajo su don/talento, cultivar todo con su don o talento y obedecer.

Note que no le dijo Dios al hombre que orara, alabara sino que trabajara. La palabra “trabajo” en el hebreo no significa hacer algo o tener un empleo sino “eregon”: “Llegar a ser, convertirse en, transformarse en…”, realizar, llevar a cabo algo totalmente. Trabajar significa descubrir y llegar a ser para lo que uno fue creado a través de la manifestación de uno mismo.

Existe una diferencia entre trabajo y empleo
Dios no le dio un empleo a Adán sino un trabajo. Un trabajo o tarea no es un empleo. Un empleo es donde a uno le pagan por lo que hace. Realizar una tarea o trabajo es hacer lo que he nacido para hacer. Un empleo se refiere a habilidades, el trabajo es mi don; de un empleo puedo retirarme pero no de mi tarea o trabajo porque es mi don y lo tengo dentro de mí mismo.

Cuando Dios le dijo a Adán que trabajara, significaba: “llegar a ser o realizarse” (como una semilla plantada que se transforma en un árbol).

Dios puso en cada hombre una visión para realizar. El trabajo no es una meta sino un don manifestado. El don es lo que uno lleva adentro, para lo que uno nació para hacer en su generación. Un empleo es temporario, un trabajo es eterno. Me pueden echar de un empleo pero no de lo que yo soy.

Es fundamental que todo hombre descubra su don o la tarea que tiene que hacer porque es lo que Dios le dijo que hiciera. El don revela lo que realmente eres. El varón promedio no se ha descubierto a sí mismo por eso vive en confusión.

La prioridad del varón es su tarea o trabajo. ¿Por qué? Por qué fue el primer mandamiento que Dios le dio.
El trabajo o tarea o don es mi propósito en la vida. El propósito es la razón original por la que fui creado. El propósito es la fuente de toda visión.

Cuando un pájaro vuela está operando en su trabajo, don o tarea; cuando un pez nada está operando en su trabajo, don o tarea. ¿Hemos encontrado nosotros nuestra tarea, trabajo o don?

Tu trabajo, tarea o don es la fuente de tu visión en la vida. ¿Por qué esto es tan importante para el varón?
Proverbios 19:21 “El corazón humano genera muchos proyectos, pero al final prevalecen los designios del Señor.” (NVI)
El propósito es más importante que los planes. El propósito es más poderoso que la visión.

Uno ha nacido con un propósito, no para buscar o encontrar un propósito. Dios te ha equipado con algo para cumplir su plan. Efesios 2:10 dice: “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.”

Nací para ser y hacer una obra predeterminada por Dios. Estoy en la tierra, no como un experimento sino como una asignación. Nací con el trabajo, la tarea o el don instalado en mi interior. Nuestro problema es que nos quedamos atrapados en un empleo toda la vida.

Mi empleo puede sofocar a mi trabajo, tarea o don. Uno va al empleo todos los días donde nuestro ser real (lo que fuimos llamados a ser) se sofoca.

1.La primera prioridad del ser humano-varón es su trabajo, tarea o don

2.El ser humano-varón es definido por su trabajo, tarea o don

3.El propósito del ser humano-varón está en su trabajo, tarea o don, por eso el hombre alcanza su realización en su trabajo, tarea o don.

4.La dignidad del ser humano-varón está en su trabajo, tarea, don
En un varón su trabajo es más importante que una mujer. Dios le dio el trabajo primero y luego a ella. Una vez que le dio la asignación dijo: “No es bueno que el hombre trabaje con su don solo”
El trabajo, tarea o don le hace sentir al ser humano-varón que es de valor, que vale para algo en la vida. Por eso cuando pierde su trabajo piensa que no vale más para nada. Cuando el hombre descubre su propósito su vida se reaviva, revive. Él se siente importante, ya no necesita “buscar mujeres” para sentirse bien.

5.La estima del ser humano-varón está en su trabajo, tarea, en su don
Por eso Jesús dijo varias veces que vino a hacer la obra del Padre: “Mas yo tengo mayor testimonio que el de Juan; porque las obras que el Padre me dio para que cumpliese, las mismas obras que yo hago, dan testimonio de mí, que el Padre me ha enviado.” (Juan 5:36)

El trabajo, la tarea o don y la mujer
1.El ser humano-varón fue creado antes que la mujer
Es necesario que el varón conozca la visión para su vida antes de casarse. Eva encontró a Adan de la siguiente manera:
a)En la presencia de Dios (huerto)
b)Trabajando en su tarea, don = propósito descubierto

2.La mujer fue creada para ayudar al ser humano-varón.
“Ayuda idónea” El varón tiene que saber primero en qué ella lo va a ayudar.
Cuando Dios hizo a la mujer utilizó una palabra: “hizo” (génesis 2:22), dando la idea que le dio forma (su silueta). Al varón lo “formó” (2:7).

El señor hizo al hombre con salida, no con entrada. Todo lo que ella es sería para ayudar al varón. La mujer está más capacitada por eso es una ayuda. Cuando le pedimos, por ejemplo, ayuda a alguien para mover un mueble, lo hacemos pensando que con su ayuda lo moveremos más fácilmente. La mujer es una ayudadora. Esto no significa sirvienta, sino “equipada”.

La mujer necesita que el varón encuentre su rumbo, de otra manera no sabrá cómo seguirle y como ayudarle. La mujer necesita que el hombre encuentre su propósito. La mujer no es vaso frágil, sino una fuerte ayudadora.
Frágil significa “delicado”. ¡La ayudante es más fuerte que yo!

3.La mujer necesita que el hombre realice su trabajo, tarea o don para su realización en la vida.

4.La mujer está equipada para ayudar al varón con su visión de trabajo, tarea o don.

5.La mujer necesita un hombre que sepa cuál es su trabajo, tarea o don.

La primera pregunta que una mujer debe hacerle a un varón es “¿hacia dónde vas?, quiero conocer tu futuro. Escríbemelo en un papel y dime que vamos a hacer juntos.

Mi trabajo, tarea o don es necesario también para la realización de la mujer. Le asegura tranquilidad. La mujer no compite con el varón, lo completa.

La mujer es una incubadora, Dios la diseñó así. Lo que uno pone en una incubadora se multiplica, le da vida y se lo entrega al varón. La incubadora no se guarda nada para sí misma. ¡Uno le da una casa y la transforma en un hogar, uno le da alimentos y la transforma en un buen plato de comida; uno le dice una palabra y ella nos devuelve un discurso! Lo que le doy lo recibo multiplicado.

¿Cuál es mi asignación como varón? ¿Para que nací? Esto es lo que una mujer necesita saber de su compañero. La mujer vino para ayudarle… ¿en qué?

 


Publicado en: Artículos

clic para cerrar