EL MARIDO QUE TODA ESPOSA ANHELA

EL MARIDO QUE TODA ESPOSA ANHELA

Por Ritchie y Rosa Pugliese

Sin duda existe una gran diferencia entre lo ideal y lo real. El hombre “ideal” que un gran número de mujeres desea dista mucho de ser el hombre que tienen a su lado. Por ello, todo hombre que quiera conquistar día a día a su mujer deberá tener en cuenta ciertos perfiles que su esposa desearía ver en él:

1. Esposo líder:
Es el hombre que ha entendido el rol de autoridad que Dios le ha delegado y lo cumple en total dependencia del Señor y temor de Él. Es aquel que ora por ella y la cubre espiritualmente. Es aquel que la acerca más a Dios. “Porque el esposo es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia” (Ef. 5:23). La mujer desea sentirse amparada bajo la autoridad de su esposo.

2. Esposo que ama y sirve a Dios:
Para una mujer que ama y sirve a Dios no hay nada mejor que tener un esposo que también ame y sirva a Dios. De esa manera le resulta más fácil sujetarse a él como su autoridad. Este hombre no tiene una vida religiosa, sino que depende del Espíritu Santo y vive el señorío de Cristo en su vida. Pues Jesús “murió por todos, para que los que viven ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos” (2 Co. 5:15).

3. Esposo comprensivo:
Es aquél que entiende cuando su mujer tiene un día malo o está en “esos días”. Aquél que no confronta ni juzga sin piedad los errores de ella; sino que siempre trata de ponerse en su lugar y le habla de tal manera que sus palabras son como un bálsamo que sana sus heridas. “Ustedes, los esposos, sean comprensivos con ellas en su vida matrimonial” (1 P. 3:7).

4. Esposo amigo y compañero:
Es aquel que está al lado de su mujer en todo momento, bueno o malo. Aquel que la acepta tal como es, con sus virtudes y defectos. Aquel que le dedica tiempo, ya sea para comer juntos o salir de compras. Por todo eso, él es la primera persona a quien ella busca para pedir consejos y ayuda. Jesús nos dio el ejemplo en la cruz: “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos” (Jn. 15:13). El hombre debería hacerlo por su esposa, su mejor amiga.

5. Esposo fiel:
Es el hombre leal a su mujer, ya sea frente a ella como a sus espaldas. Es un hombre tan respetuoso del pacto hecho delante de Dios, que no se deja seducir por ninguna mujer por más bella que sea. Es un hombre que tiene temor del Señor y honra la Palabra de Dios, que dice: “Todos ustedes deben honrar su matrimonio, y ser fieles a sus cónyuges” (He. 13:4).

6. Esposo protector:
Es aquel que está atento al peligro, ya sea natural o espiritual. Es aquel que vela por ella. Es aquel que la cuida y se preocupa por ella. La mujer se siente segura cuando está con él. Tal como Rut dijo a sus nueras cuando se despedía en la tierra de Moab: “Que el Señor las bendiga con la seguridad de un nuevo matrimonio” (Rut 1:9).

7. Esposo proveedor:
Si bien hoy día tanto el hombre como la mujer deben salir a trabajar para hacer frente a las presiones financieras, la mujer espera que su marido sea el principal sostén económico del hogar. Ella desea abocarse más al cumplimiento de su rol de esposa y madre, como es natural de su instinto femenino. “Si alguno no provee para los suyos, y especialmente para los de su casa, niega la fe y es peor que un incrédulo” (1 T. 5:8).

8. Esposo cariñoso:
Es aquel que no solo tiene demostraciones de amor en el “dormitorio”; sino que en todo momento es cálido y tierno con su esposa. Es aquel que le muestra su amor por medio de un beso, una caricia, una palmadita, una palabra de amor, un abrazo. Es aquel que la trata con cariño como un “vaso más frágil” (1 P. 3:7).

9. Esposo comunicativo:
Ya bien sabemos que la mujer suele hablar más. Por ello necesita un marido con quien pueda conversar. Un hombre que le pregunte cómo se siente. Un esposo que sepa escucharla. El arte de escuchar es una parte primordial de la buena comunicación, y ésta es esencial en la vida conyugal. Tal como dice la Palabra: “Todos ustedes deben estar dispuestos a oír” (Stg. 1:19).

10. Esposo romántico:
Este es aquel que es caballero, gentil y amable con ella. El que le abre la puerta del auto. El que le corre la silla para que ella se siente. El que la deja pasar primero. El que la cubre con su chaqueta cuando ella tiene frío. El que busca enamorarla cada día. El que la seduce con palabras como hacía el rey con su amada en el Cantar de los Cantares (Cnt. 4).

Palabras finales para la esposa: Mujer, si después de leer estos perfiles del marido ideal, te desanimas por la realidad que te toca vivir, confía en el Señor… Él puede cambiar el carácter de tu esposo, porque “el que comenzó en ustedes la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo” (Fil. 1:6 RVC). ¡Ten fe!

Palabras finales para el marido: Hombre, si reconoces que no manifiestas estas diez características de un esposo ideal, comienza por amar a Dios con todo tu corazón y busca su presencia cada día con la seguridad de que serás transformado “de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor” (2 Co. 3:18 RVC)… ¡y llegarás a ser el marido que tu esposa anhela!

 


Publicado en: Artículos | Matrimonios

clic para cerrar