Aliento del cielo para cada día: SUAVIDAD

PROVERBIOS 16:24: Panal de miel son los dichos suaves; Suavidad al alma y medicina para los huesos.

A nadie le gusta que le griten o traten mal. Por naturaleza hemos sido formados para ser tratados bien. Lamentablemente, en nuestra sociedad, encontramos personas que dondequiera que están reparten latigazos con su lengua lastimando a los oyentes. Esto sucede a menudo en la familia, en el trabajo y hasta en la iglesia. Esto nos pasa a nosotros, en momentos de tensión, donde no medimos las palabras y lastimamos aún a los seres que amamos. La Biblia nos dice que las palabras suaves son dulces como un panal lleno de rica miel, y que ellas suavizan el alma y son un remedio a los huesos. Hacer lo contrario implica lastimar el alma y enfermar los huesos. Antes de hablar hagamos un alto y midamos la calidad de nuestros dichos, para saber si vienen cargadas de dulzura y bendición. De no ser así cerremos nuestra boca, porque lo que digamos destruirá al oyente.


CONFESION DE FE:
MIS PALABRAS SALEN DE MI BOCA CON LA SUAVIDAD DE DIOS Y PARA BENDECIR AL OYENTE

ORACION:
En este momento renuncio a todo vocabulario perverso y dañino que ha gobernado mis palabras. Señor, produce un cambio de “clima” en mi lenguaje para que mis palabras sean dulces y un agente sanador para los demás. Hazlo Jesús para poder de esta manera glorificarte. Muchas gracias. Amén!

 


Publicado en: Devocionales

clic para cerrar