Aliento del cielo para cada día: SILENCIO

AMOS 5:13: Por tanto, el prudente en tal tiempo calla, porque el tiempo es malo.

El profeta Amós fue usado poderosamente por Dios para profetizar en un tiempo muy difícil para el pueblo de Dios.
En ese tiempo él mencionó estas palabras como un sabio consejo para practicar.
Cuando los tiempos son malos, no hay mejor cosa que callarse la boca, pues hablar puede aún complicar la situación.
Pareciera que cuando vienen los tiempos malos, se levantara alrededor nuestro toda clase de crítica, calumnia, mentira y todo el mundo pareciera dispuesto a dar su opinión sobre nuestra situación.
Nuestra reacción natural es defendernos de cada opinión ociosa, pero hacer esto aún complicará más nuestra situación.
Si nos mantenemos callados, limitándonos sólo a humillarnos en la presencia de Dios y hablar sólo con El en la intimidad, no daremos lugar a que sigan hablando de nosotros.
Aún al defendernos, esas palabras dichas por nosotros serán malinterpretadas.
Quizás en este momento de su vida, usted quisiera abrir su boca para defenderse de todas las voces contrarias, mentirosas por cierto, que se han levantado sobre su vida.
Si usted puede disciplinar su vida y cerrar su boca, la justicia de Dios intervendrá y cuando el tiempo malo termine, usted sí podrá hablar y Dios exhibirá su justicia.
Existe un tiempo para hablar y un tiempo para callar. En los tiempos malos es necesario callar. La Biblia llama a esta persona, prudente.


CONFESION DE FE:
¡ME MANTENGO EN SILENCIO POR OBEDIENCIA AL SEÑOR!

ORACION:
¡Cómo desearía poder hablar en este tiempo, Señor!, pero me doy cuenta que todo se complicaría aún más. Dame la gracia de aprender a guardar silencio y actuar con prudencia hasta que sea el tiempo de hablar. Amén.

 


Publicado en: Devocionales

clic para cerrar