Aliento del cielo para cada día: MEJOR

LUCAS 10:39-40: María ... sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra. Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude.

El clásico relato de María y Marta tiene algo importante para decirnos hoy. Nos encontramos aquí con dos mujeres, discípulas de Jesús, alborotadas por la sorpresiva visita del Señor. Cada una de ellas tomó una diferente actitud: María estaba a los pies de Jesús, pero Marta se preocupaba mucho con las cosas que tenía que hacer. Estoy seguro que la preocupación de Marta se refería a su deseo de prepararle algo rico de comer al Señor. La intención de Marta era buena pero no bastaba, pues en las cosas espirituales la “buena intención” no alcanza para agradar a Dios.
Hay muchos cristianos hoy día como María y Marta. Unos están rendidos a los pies del Señor y otros haciendo cosas para el Señor.
La palabra “preocupada” se traduce tambien como “distraída” y da la idea de caminar en círculos llevando encima algo pesado, llevar algo casi arrastrando debido a su peso.
Que Dios nos guarde de ser cristianos como Marta, que viven distraidos de lo principal y se pierden lo mejor. En las cosas del Señor debemos aprender a diferenciar lo bueno de lo mejor. Lo que hizo Marta no era algo malo sino bueno, pero ella no siguió el ejemplo de su hermana María quien hizo lo mejor. Que en este día nada pueda distraernos, aunque sean cosas buenas, de vivir siempre a los pies de Jesús. Esta actitud es la característica de los fieles del Señor.


CONFESION DE FE:
EN EL NOMBRE DEL SEÑOR APRENDO A DIFERENCIA LOS BUENO DE LO MEJOR

ORACION;
Tú eres un Dios de excelencia, oh Señor, y tu quieres que te brindemos lo mejor de nuestras vidas para vivir sentados y rendidos a tus pies. Ayúdame a tener la actitud que tuvo María en el relato de hoy.

 


Publicado en: Devocionales

clic para cerrar