Aliento del cielo para cada día: ENAMORARSE

EFESIOS 3:18-19: seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.

Para aquellos que han probado una religión cristiana fría, legalista, sin expresar su emoción a Dios es bien difícil comprender el pasaje de este día.
El deseo del Apóstol Pablo era que cada uno de sus hijos espirituales experimentara lo que yo llamo lo más importante de la vida cristiana: Enamorarse del Señor.
Muchos han sido enseñados erroneamente que por ser seres espirituales, las emociones nos pueden conducir al desequilibrio cuando en realidad, si pensamos un poco, nos daremos cuenta que la manifestación del amor viene también por medio de los sentimientos. Cuando caminamos con Dios, nuestros sentimientos son purificados y santificados para poder sentir a la manera de Dios.
Durante su ministerio terrenal a Jesús lo vemos expresando sus sentimientos, por ejemplo: Llorando ante la tumba de su amigo Lázaro o al percibir la incredulidad de la gente. Jesús fusionó su profundo amor hacia la humanidad con los sentimientos.
Cuando nuestro cristianismo vive por debajo del nivel del enamoramiento hacia Dios, todo se transforma en algo monótono, ritualista, obligatorio, donde todo se hace aferrado a una tradición o programa establecido. Cualquiera sea su trasfondo cristiano, invíte en este día al Espíritu Santo a que le dé la primera característica de su fruto, que es amor. Cuando eso suceda usted realmente disfrutará una verdadera comunión con el Señor y le amará con todo su ser


CONFESION DE FE:
DECIDO VIVIR EXPERIMENTANDO EL AMOR MARAVILLOSO DEL SEÑOR

ORACION:
Revitaliza mi amor hacia ti, oh Señor. No quiero verte como algo lejano, frío, aburrido y legalista. Renueva mi visión de ti, dándome una explosión de Amor de tu Santa Presencia. ¡Gracias Jesús!

 


Publicado en: Devocionales

clic para cerrar