Aliento del cielo para cada día: DESHACER

1 JUAN 3:8: El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo.

Existen cristianos que saben poco o nada sobre el tema guerra espiritual contra las fuerzas del mal. Ellos, por su ignorancia o desconocimiento de lo que dice la Palabra de Dios, no le han dado debida importancia al tema, o quizás jamás se les haya cruzado por la mente pensar sobre el mismo.
Si usted es un verdadero cristiano, redimido por la sangre de Cristo, es parte del reino de la Luz y de una manera directa e indirecta usted se ha metido en la lucha espiritual contra el diablo.
La Biblia afirma que antes de estar con Cristo viviendo en la luz, eramos parte del reino de tinieblas cuyo rey es el mismo diablo. Usted, por recibir a Cristo y ser librado del reino de tinieblas, ha sido declarado por ese reino, un desertor.
Al diablo no le ha causado ninguna gracia perderlo a usted. El quería tenerlo en su reino de exclavitud para destruirlo y hacerle daño ahora y siempre. Ahora que usted vive en libertad con Cristo, tiene en sus manos el Poder de Dios para vencer a las fuerzas del mal que intenten molestarle.
Cuando usted enfrenta a las huestes de maldad y les dice: ¡Fuera en el Nombre de Jesús!, ellas no pueden tolerar la autoridad de Cristo y huyen cobardemente derrotados.
La Biblia dice que Jesucristo vino para destruir, aniquilar y anular las obras que el diablo había tramado contra su vida, familia y posesiones, etc. Eso si, nunca lo olvide: Mientras usted se mantenga fiel a Cristo, puede vivir tranquilo y confiado sabiendo que Aquél (Cristo) que le rescató de las tinieblas es el mismo que le protegerá de todo mal. ¡La victoria es nuestra en el Nombre de Cristo! ¡Hay gran poder en el Nombre de Jesucristo!


CONFESION DE FE:
EL DIABLO HA SIDO VENCIDO EN LA CRUZ DEL CALVARIO, POR EL PODER DE JESUCRISTO, POR ESO HOY PUEDO GANAR MIS BATALLAS ESPIRITUALES DIARIAS.

ORACION:
¡Estoy metido en una guerra espiritual y no me había dado cuenta!. Gracias Señor por abrir mis ojos a esta realidad. Yo desecho de mi vida todo temor al hablar sobre este tema, y en tu Nombre, Jesús, tomo autoridad sobre toda fuerza del mal y les ordeno que dejen de entorpecer mi camino. ¡Gracias Jesús porque tu Poder es superior al del enemigo!

 


Publicado en: Devocionales

clic para cerrar